Cocinillas, la gastronomía de El Español

Hoy os voy a demostrar que la cocina nunca deja de sorprendernos. Voy a hablaros de la Calabaza Espagueti, un fruto que descubrí un día en internet buscando algo (no recuerdo qué, ni cuándo, ni cuántas cervezas me había tomado esa tarde).

¿Sabías que el cabello de ángel se hace con una variedad de calabaza verde llamada cidra, formada por hebras? La calabaza espagueti se comporta de manera muy similar, pero su consistencia se asemeja más a la de la pasta. Tiene un tacto mucho más suave, y elimina ese efecto”hilos” del cabello de ángel que muchos odiamos. Es amarilla, de forma amelonada y, aunque es difícil de encontrar, se puede comprar en fruterías o verdulerías especializadas.

Al comportarse de forma parecida a los espaguetis, se suele utilizar como sustituta de éstos, con la ventaja de que tiene solamente 42 calorías por ración en vez de las 220 calorías que tiene una ración de pasta, y es apta para celiacos por su ausencia de gluten.

Para regocijo de nuestros lectores vegetarianos, hoy la he preparado con una falsa salsa boloñesa, sustituyendo la carne por champiñones y berenjenas, y os puedo asegurar (tanto a vegetarianos como a carnívoros) que está de muerte.

¿Quieres conocer los secretos de este raro fruto? Pues sigue leyendo.

Ingredientes

1 calabaza espagueti

6 tomates de pera (o 4 tomates maduros medianos)

1 berenjena

250g de champiñones

1 cebolla grande

2 dientes de ajo

Aceite, sal y especias (orégano, albahaca…)

Preparación:

La calabaza espagueti

Cogemos la calabaza y la pinchamos muchas veces y en diferentes puntos con un palo de brocheta.

La metemos en el horno de 45min a 1 hora a 220º.

Pasada una hora o si vemos que se está quemando por fuera, la sacamos y dejamos enfriar un poco para poder abrirla. Abrimos por la mitad, y voilà! ¡Tenemos espaguetis! Quitamos las pipas con una cuchara y con un tenedor sacamos los “espaguetis” (salen muy fácilmente).

La falsa boloñesa

Mientras la calabaza está en el horno preparamos la salsa.

Partimos la berenjena y el tomate en cubitos y los champiñones en trozos no muy grandes (ver foto), y picamos también la cebolla. Echamos un muy buen chorro de aceite en una sartén muy grande u olla antiadherente, y con el fuego a potencia media, echamos la cebolla y la berenjena. Cuando la cebolla empiece a ablandarse añadimos los champiñones, un poco de sal, el ajo picado y las especias, y después de uno o dos minutos añadimos también los tomates.

Bajamos el fuego a 3/10 y veremos como el tomate empieza a hacerse líquido y a cocer lentamente. Dejamos reducir hasta que quede una salsa consistente (unos 15 minutos).

Resultado

No me podía creer que iban a salir espaguetis de una calabaza, suena ridículo. Lo he tenido que ver con mis propios ojos para saber que es cierto.

La consistencia es muy suave, sin hebras (yo odio el cabello de ángel) y va perfecto con cualquier salsa para pasta. Además tiene la ventaja de que te puedes comer un buen plato y no te deja la sensación de que vas a reventar.

El aspecto meteorítico final de la calabaza se debe a que se me ha quemado un poco por fuera, pero eso es cosa de mi horno, que siempre lo quema todo superficialmente (el tiempo y temperatura en la receta están bien).

Espero que os haya gustado tanto como a mí este mini-descubrimiento culinario.

Tiempo: 1 hora

Dificultad: 3/5

Digestión: 1/5

Precio: 8€

2 de 2