Cocinillas, la gastronomía de El Español

Para terminar de rellenar la bandeja navideña que Cris nos contaba el otro día en su receta de polvorones faltaban los mazapanes. No hay unanimidad en el origen de los mazapanes aunque lo más posible es que sea de origen árabe. Sean originarios de donde sean la primera referencia escrita data del 1577 en Toledo, por eso se han arraigado tanto a esa ciudad donde es posible encontrar mazapanes todo el año. Hacer este dulce navideño en casa es sencillo y barato comparado por lo que nos suelen cobrar por él en estas fechas  o en otras señaladas como San Dionís en Valencia.

Para darle un toque navideño a los mazapanes, en vez de las típicas figuras he usado los cortapastas con las formas más navideñas que tenia, abetos, estrellas fugaces, corazones, estrellas y pétalos. El mazapán es una pasta que se puede aromatizar como gustéis, limón, naranja, anís, ron.. Así podréis ir buscando el toque que más os guste, en mi caso agua de azahar a la masa y unas pinceladas de Cointreau al salir del horno.

Ingredientes para 30 unidades

  • 300 gr almendra molida
  • 200 gr azúcar
  • 100 gr de agua (medio vaso)
  • 1 cucharada agua de azahar
  • 1 huevo mediano
  • Cointreau
  • Piñones

Preparación de mazapanes caseros

Poned al agua y el azúcar en una cazo a fuego medio. Mover la mezcla mientras se calienta hasta que el azúcar se haya diluido por completo, cuando esto ocurra podéis subir un poco el fuego y debéis dejar de remover.

Vamos a hacer un almíbar de hebra fina. Esto se consigue cuando el almíbar alcanza los 105º . Si, como yo, no tenéis un termómetro para medir ese punto tenéis que observar cuando el almíbar empieza a espesar un poco. En ese momento sacamos un poco de mezcla con un cucharita. Con los dedos, previamente mojados en agua fría, tomamos un poco de esa mezcla como si fueran unas pinzas y los separamos. Si empiezan a aparecer pequeños hilillos ya tenemos el almíbar en su punto.

Mezclamos con una cuchara el almíbar con las almendras molidas y el agua de azahar. Comprobamos que no quema y lo pasamos a una superficie lisa y limpia, en ese momento incorporamos la clara del huevo. Lo amasamos con las manos durante 10 minutos. Si la pasta la veis demasiado húmeda la podéis corregir añadiendo más almendra molida.

Dejamos reposar la mezcla 30 minutos. Extendemos la pasta de almendra en una lámina de 1 o 1,5 cm y la cortamos con los cortapastas. A algunas figuras les añadimos unos piñones para darles un toque diferente. Las figuras cortadas las ponemos en una bandeja con papel de horno.

Encendemos el grill del horno a máxima potencia. Batimos la yema del huevo y pintamos todas las figuras de mazapán. Metemos la bandeja a media altura y esperamos a que se doren. No nos separamos del horno porque estarán en 2 o 3 minutos, pero en cuanto te descuidas se empiezan a quemar.

Nada más sacarlas pintamos los mazapanes con el Cointreau y ya están listos.

Resultado

Al ser unos bocaditos tan deliciosos es probable que desaparezcan con facilidad de la bandeja de dulces, tened cuidado y racionadlos si quieres que os duren más de un día. Al aromatizarla con los sabores que más os gusten, los mazapanes caseros, tienen un algo que no se lo pueden dar en las pastelerías, a no ser que seáis pasteleros y los hagáis a vuestro gusto.

Como pintamos los mazapanes en caliente el poco alcohol que llevan se evapora y es un dulce apto para todos los públicos. Como con la receta del turrón de chocolate, un vez esta mezclada la pasta de mazapán los más peques pueden meter sus manitas y ayudar a hacer las figuras con los moldes, formar otra vez una bola, volver a extender, otra vez hacer más moldes…

Si no tenéis cortapastas simplemente haciendo bolitas y aplastándolas con el dedo os quedaran unos mazapanes más rústicos pero igual de irresistibles que con cualquier otra forma. Para que no se resequen guardadlos en un lugar cerrado cuando no estén en la mesa. ¡Que aproveche!

Tiempo: 25 minutos + 30 reposo  + 10 minutos

Dificultad: 2/5

Digestión: 3/5

Precio:4 euros

1 de 1