Cocinillas, la gastronomía de El Español


Hace unos meses cuando os pusimos la receta del Pincho San Fermín os dimos los puntos clave para cocer huevos duros perfectos para rellenar, pero a la hora de cocer un huevo y que quede en su punto entra también en juego el gusto de cada uno y hay quien prefiere la clara cuajada y la yema líquida, quien solo quiere el huevo como si estuviera pasado por agua, quien quiere la yema que no esté líquida pero que se pueda untar o quien lo quiere duro pero duro. Eso, independientemente del punto que le guste a cada uno, siempre buscamos un huevo con la yema lo más centrada posible y que la cáscara se despegue de la clara sin mayores dificultades.

Así que en Cocinillas, le hemos echado huevos al asunto, hemos puesto en marcha el cronómetro y nos hemos liado a cocer huevos como si no hubiera un mañana para que a partir de ahora los huevos nos salgan siempre en su punto. Estad atentos, porque un solo minuto de más o de menos puede suponer una gran diferencia.

El tiempo que hace falta para cocer un huevo duro perfecto

Para hacer este experimentillo hemos usado huevos de tamaño L, más que nada porque eran los que estaban de oferta en el supermercado :-). Si fuesen huevos de tamaño M, habría que restar unos 30 segundos en las cocciones más cortas y unos 60 en las más largas.

Cocer un huevo duro perfecto

He aquí una docena de huevos tamaño L a temperatura ambiente, esto es importante, si están de la nevera los resultados no serán los deseados, avisados estáis.

Cocer un huevo duro perfecto

Para cocer huevos, como todos sabéis, hace falta agua, así que la ponemos a calentar con un pellizco de sal. Al menos yo siempre le pongo sal, aunque he leído que también se puede poner bicarbonato.

Cocer un huevo duro perfecto

Y un chorro de vinagre, aproximadamente 1 cucharada por cada litro de agua.

Cocer un huevo duro perfecto

Y sí, necesitamos un alfiler, a ser posible de cabeza grande para que sea más fácil de manejar.

Cómo cocer huevos duros en su punto

Y con ayuda del alfiler hacemos un pequeñísimo orificio en el lado más ancho del huevo, con eso conseguiremos que al calentarse el huevo no estalle.

Cocer un huevo perfecto

Cuando el agua hierva es el momento de echar los huevos.

Cocer un huevo duro perfecto
Hay que hacerlo con delicadeza para evitar que se rompan, por eso lo mejor es dejarlos caer sobre el fondo de la olla con una cuchara.

Cocer un huevo duro perfecto

Así hasta que los hayamos sumergido todos en el agua hirviendo.

Cocer un huevo duro perfecto
Durante los primeros minutos debemos remover el agua para que se formen remolinos y los huevos cambien de posición arrastrados por los mismos, esto debemos hacerlo para que las yemas queden lo más centradas que sea posible.

Cocer un huevo perfecto

En cuanto se cumpla el tiempo necesario para alcanzar el punto que buscamos, los sacamos y los dejamos en un recipiente con agua fría.

Cocer un huevo duro perfecto

A veces es inevitable que en algún choque se rompa la cáscara de alguno de los huevos, pero gracias al vinagre no se saldrá por fuera. Aquí fue eso lo que pasó.

Cocer un huevo perfecto

Y aquí los doce huevos con distintos puntos de cocción en hueveras improvisadas con vasos de chupito.

Cocer un huevo duro perfecto

Durante los cuatro primeros minutos (fila superior) no es posible pelar el huevo porque la clara, aunque ha empezado a cuajar, no se ha solidificado. En los 4 minutos restantes (fila central), la clara está más cuajada y la yema pasa de estar líquida a estar “untuosa”, en la fila inferior, entre 9 y 15 minutos, los huevos pasan de estar en el punto perfecto para preparaciones como los huevos rellenos a estar sobrecocidos.

Cocer un huevo perfecto
Y he aquí el resultado del experimento:

  • 1 minuto: En el interior de la cáscara se ha cuajado aproximadamente un milímetro de clara y el resto del huevo está crudo.
  • 2 minutos: Entre 2 y 3 mm de clara cuajada y el resto líquido
  • 3 minutos: La clara está casi completamente cuajada, pero muy blandita y la yema cruda.
  • 4 minutos: La clara está completamente blanca y la yema cruda.
  • 5 minutos: A partir de los 5 minutos ya se puede pelar sin romperse, la clara está cocida y la yema todavía cruda.
  • 6 minutos: Clara cocida y yema aún líquida aunque ya no sabe a crudo.
  • 7 minutos: La yema empieza a cuajar.
  • 8 minutos: La yema está casi completamente cuajada y tiene una textura untuosa.
  • 9 minutos: Se sigue endureciendo la yema.
  • 10 minutos:  Es lo que normalmente conocemos como huevo duro.
  • 12 minutos: La yema está sobrecocida y se empieza a deshacer.
  • 15 minutos: La yema tiene un exceso de cocción y tiene una textura harinosa. Si no se consume de inmediato se empezará a poner verdosa.

Para mí están perfectos a los 8 minutos, ¿y para vosotros?

1 de 4