Cocinillas, la gastronomía de El Español

Hoy vengo a contaros algo que lleváis tiempo preguntándome, y es cómo adaptar las cantidades al tamaño de los moldes que tenéis en casa para que los bizcochos salgan con la misma altura que el que habéis visto en la receta que vais a preparar, así no nos arriesgamos a que nos salga un bizcocho tan plano que parezca una crepe o que acabemos con un volcán en erupción que se desborde en nuestro molde.

Cómo adaptar las cantidades al tamaño de los moldes que tenemos en casa

Y no solo porque no tengamos otro molde, sino porque muchas veces nos apetecerá hacer un bizcocho de más o menos raciones que el que hemos visto y el tener que estar haciendo cuentas a ojo en estos casos nunca nos suele llevar al éxito.

Pero como hacerlo bien es cuestión de sacar lápiz y papel -o una calculadora- y echar cuentas y sé que a muchos os gustan las mates bastante menos que a mí, hoy me he puesto y os he hecho yo las cuentas para que la próxima vez solo tengáis que echar un ojo a este post.

Cómo adaptar las cantidades de ingredientes a un molde circular de distinto tamaño

Adaptar las cantidades al tamaño de los moldes

Como cuando queremos hacer un bizcocho de distinto tamaño al de la receta que tenemos, lo que buscamos es un bizcocho que sea igual de alto y esponjoso, pero con la base más pequeña, en lo que nos tenemos que fijar no es en el volumen, sino en la superficie de la base, que en el caso de un molde circular se calcula multiplicando el radio (que es la mitad del díametro) por sí mismo y por el número pi (π = 3.1416).

Y si hacemos esa cuenta con los diámetros más comunes obtenemos los resultados que os pongo en la tabla inferior, es decir, si nuestro molde es de 24 centímetros de diámetro tendrá una superficie de 452 cm².

Adaptar las cantidades al tamaño de los moldes

Pues bien, para calcular las cantidades de ingredientes que necesitamos para nuestro molde solo tenemos que multiplicar las cantidades de la receta por el número que se obtiene al dividir la superficie de nuestro molde entre la superficie del molde que se ha usado en la receta tal como os pongo en la fórmula que veis a continuación.

Adaptar las cantidades al tamaño de los moldes

Esto quiere decir que si, por ejemplo, queremos usar un molde de 24 cm para preparar una receta cuyas cantidades están calculadas para un molde de 20 cm, tendremos que dividir 452 entre 314 y, el resultado que es 1,44 es el número por el que tenemos que multiplicar las cantidades de todos los ingredientes. O lo que es lo mismo, por cada 100 g de un ingrediente en la receta, nosotros usaremos 1,44 · 100 g = 144 g.

Y para que no digáis que no os lo pongo fácil, en la tabla siguiente tenéis el número por el que tenéis que multiplicar para la mayoría de combinaciones.

Adaptar las cantidades al tamaño de los moldes

Cómo adaptar las cantidades de ingredientes a un molde de distinta forma

Pues una vez más aplicamos la fórmula básica de dividir la superficie de nuestro molde entre la superficie del molde que nos indican en la receta. La superficie de los moldes circulares la tenéis en la primera tabla que os he puesto y, a continuación os explico cómo calcular la superficie de moldes cuadrados y rectangulares.

Adaptar las cantidades al tamaño de los moldes

Si nuestro molde es cuadrado, es tan fácil como multiplicar la medida del lado por sí misma. Por ejemplo, si es un molde de 20 cm de lado, la superficie será 20 x 20 = 400 cm²

Adaptar las cantidades al tamaño de los moldes

Si nuestro molde es rectangular, es tan fácil como multiplicar la medida del lado más grande por la del más pequeño. Por ejemplo, si es un molde de 20 x 30 cm de lado, la superficie será 20 x 30 = 600 cm²

Como habéis podido comprobar, no es nada difícil y haciendo uso de la tabla que os he preparado, creedme que vais a ahorrar mucho tiempo evitando hacer reglas de 3, de hecho, si horneáis con frecuencia usando distintos tamaños podéis descargar la tabla para tenerla siempre a mano.

1 de 1