Cocinillas, la gastronomía de El Español

Preparación: 10 min  Cocción: 40 min  Dificultad: 1/5  Raciones: 2-3  Coste: < 5 €

La carbonada flamanda o carbonada flamenca es un plato típico de Flandes que es básicamente un guiso de carne de ternera fileteada con cerveza y mucha cebolla, aunque en esta ocasión he cambiado un poco las reglas del juego y en vez de ternera he usado solomillo de pavo y no será la última vez que lo haga.

En otras ocasiones también la he hecho con filetes de pechuga de pollo, pero la verdad es que con pavo me ha gustado más. Y como sé que estos días es más que probable que muchos estéis pensando en recetas para preparar carnes blancas aquí os dejo una facilísima para preparar una carbonada flamanda de pavo con la que mejor será que escondáis el pan, porque la salsa que queda, a pesar de la simplicidad de la receta es de traca.

Ingredientes

  • Solomillo de pavo, 450 g
  • Cebollas, 2
  • Aceite de oliva virgen extra, 4 cucharadas
  • Cerveza rubia, 330 ml (*)
  • Caldo oscuro de carne, 150 ml (**)
  • Sal
  • Pimienta

(*) Yo he usado una cerveza sin alcohol, pero puede ser cualquier cerveza rubia.

(**) Si el caldo no está gelatinizado por el colágeno, será necesario disolver en él media cucharada maizena para que espese la salsa.

Preparación de la Carbonada flamanda de pavo

Carbonada flamanda

Pelamos las cebollas y las cortamos en medios aros de un par de milímetros de grosor.

El solomillo de pavo lo cortamos en filetitos de algo menos de un centímetro y los salpimentamos.

Carbonada flamanda

En una cacerola ponemos a calentar el aceite de oliva virgen extra a fuego medio alto. Cuando esté caliente, añadimos la cebolla, la salpimentamos al gusto y la sofreímos sin bajar el fuego hasta que veamos que empieza a dorarse. Serán necesarios entre diez y quince minutos removiendo de vez en cuando para que se dore de manera uniforme.

Añadimos la cerveza -si es con alcohol subimos el fuego para que el alcohol se evapore, pero si no tiene alcohol no es necesario-, esperamos a que rompa a hervir y añadimos el caldo de carne -como veis, el que he usado yo, era un caldo hecho con huesos que era pura gelatina-, mezclamos bien, esperamos a que recupere el hervor y bajamos el fuego hasta que justo se mantenga un hervor ligero. El típico “chup-chup”.

Carbonada flamanda

Mientras tanto, en otra sartén antiadherente a fuego alto marcamos los filetitos de solomillo de pavo lo justo para que se doren por ambos lados. Reservamos y cuando la salsa esté al chup-chup los incorporamos.

Carbonada flamanda

Lo dejamos al fuego durante unos 20 minutos hasta que se haya reducido la salsa a la mitad y la cebolla esté tierna. Probamos y rectificamos de sal y pimienta si fuese necesario.

Carbonada flamanda

Como sugerencia de presentación os propongo unas zanahorias en bastones salteadas con unas gotas de salsa de soja y unas hojas de lechugas variadas para conseguir un plato equilibrado.

Resultado

Os lo dije más arriba y os lo repito ahora, cuando preparéis esta carbonada flamanda de pavo, o si os animáis a hacerla con pollo o con ternera, racionad el pan, porque mientras quede salsa tendréis la tentación de seguir metiendo el pan en ella. Luego no digáis que no os he avisado.

3 de 3