Cocinillas, la gastronomía de El Español

Preparación: 10 min    Cocción: 25 min    Dificultad: 1/5    Raciones: 1     Coste: < 1 €

Me he apuntado al gimnasio, que ya iba siendo hora y voy a última hora de la mañana, por lo que cuando llego de vuelta a casa, lo hago con el tiempo justo para prepararme algo de comer y realmente hambrienta, por lo que intento pensar en cosas fáciles, pero equilibradas que me ayuden a recuperarme del esfuerzo en el gimnasio.

Suelo optar por ensaladas de verduras crudas, algunas verduras cocinadas o legumbres y pescado o carne magra como el pavo o el pollo cocinados sin apenas grasas, pero siempre intento comer variado y que la comida de un día no se parezca demasiado a la del anterior y, aún con prácticamente los mismos ingredientes, intento que sean platos totalmente diferentes. Si hace algunos días os enseñé cómo preparar un curry de calabaza y espinacas, hoy os traigo este rosti de calabaza y patata, hecho con otro trozo de la misma calabaza y que lo acompañé de una ensalada de espinacas y tomate crudo y un filete de pechuga de pollo cortado en tiras y salteado en la plancha caliente.

Ingredientes

  • Patata, 1 pequeña del tamaño de medio puño
  • Calabaza, 200 g
  • Sal
  • Pimienta
  • Mantequilla, 1 cucharadita
  • Huevo M, 1 opcional (*)
  • Harina de garbanzo, 1 cucharada opcional (*)
  • Queso parmesano rallado, 1 cucharada opcional (**)

(*) Podemos mezclar con un huevo batido o con una cucharada de harina de garbanzo mezclada con dos de agua si queremos que la consistencia final sea más firme. Así también será más fácil darle la vuelta sin que se rompa, aunque yo en esta ocasión no le he puesto nada.

(**) El queso parmesano también hará que la consistencia final sea más firme y el acabado quede más crujiente.

Preparación del Rosti de calabaza y patata

Rosti de calabaza

Pelamos la patata y la calabaza y, con ayuda de un rallador grueso, las rallamos.

Rosti de calabaza

En un bol mezclamos la patata y la calabaza rallada y salpimentamos al gusto. Podemos añadir también queso parmesano rallado y huevo batido o una mezcla de harina de garbanzo con agua.

Rosti de calabaza

Engrasamos una sartén pequeña con la mitad de la mantequilla y la ponemos a calentar a fuego bajo, añadimos la mezcla que tenemos preparada y la compactamos bien con ayuda de una espumadera. Distribuimos por encima el resto de la mantequilla y dejamos que se cocine a fuego suave durante unos 15 minutos.

Pasado ese tiempo le damos la vuelta con cuidado y la dejamos unos 10-15 minutos más por el otro lado.

Resultado

En esta ocasión, el rosti de calabaza y patata,  al no llevar huevo ni queso ni ningún tipo de harina, tiende a deshacerse un poco ya que el único ligante que tiene es el almidón que suelta la patata, pero a cambio, tiene menos calorías, así que ahí ya cada uno que decida cómo lo prefiere.

A mí con las tiras de pechuga de pollo a la plancha y la ensalada me han resultado una comida estupenda y la misma calabaza junto con los restos de la bolsa de espinacas aún dieron para preparar otra receta que pronto os pondré por aquí.

1 de 2