Cocinillas, la gastronomía de El Español

Preparación: 10 min   Cocción: 5 min  Dificultad: 1/5  Raciones: 2 – 3  Coste: < 5 €

Con este nombre tan simpático de soldaditos de Pavía se conoce a una de las tapas más populares de la gastronomía madrileña. Aunque existen diversas teorías sobre el porqué de este gracioso nombre, la más popular es que recordaban al uniforme de los soldados del cuartel del Tercio de Pavía, de color amarillo azafranado con tiras en rojo, semejantes al rebozado y el pimiento.

Lo habitual es preparar los soldaditos de Pavía con bacalao desalado, pero también pueden hacerse con merluza o con rape y están igualmente riquísimos. En cuanto al rebozado, también hay varias versiones, pero hoy os propongo la que hacía siempre mi madre, con la que se consigue un pescado jugosísimo que gusta a pequeños y a mayores.

Soldaditos de Pavía

Ingredientes

  • Bacalao desalado sin espinas y cortado en bastones, 300 g
  • Harina de trigo, 3 cucharadas
  • Leche, 3 cucharadas
  • Levadura tipo Royal, 1 cucharadita
  • Huevo, 1
  • Pimiento rojo, 1 (*)
  • Aceite para freír
  • Sal (**)

(*) Puede ser crudo y lo freiremos en tiras, o asado, que es lo más típico.

(**) Cuando lo hago con bacalao no le pongo sal al rebozado, pero si es merluza o rape, le va bien poner una pizca de sal al rebozado.

Preparación de los Soldaditos de Pavía

Soldaditos de Pavía

Para preparar el rebozado, mezclamos la harina con la levadura tipo Royal -y una pizca de sal si vamos a usar un pescado que no sea bacalao-, añadimos la leche, batimos bien con las varillas hasta obtener una pasta homogénea, añadimos el huevo y seguimos batiendo hasta tener una mezcla sin grumos que usaremos para rebozar las tiras de pescado.

Soldaditos de Pavía

Si el pimiento rojo no está asado -recordad lo fácil que es asarlos en el horno pinchando aquí-, lo lavamos bien, lo secamos con papel absorbente, lo cortamos en tiras y lo freímos a fuego medio hasta que esté tierno. Reservamos y, en el mismo aceite, freímos los trozos de bacalao previamente rebozados.

Es importante que el fuego no esté a tope para que se cocinen bien por dentro sin que se queme el rebozado. Cuando estén dorados los vamos dejando sobre un colador para que escurran el exceso de aceite.

Soldaditos de Pavía

Servimos los soldaditos de Pavía calientes poniendo las tiras de pimiento rojo sobre los trozos de pescado.

Resultado

Acompañados de una buena ensalada son un menú muy completo perfecto para aquellos que no son muy amigos del pescado con espinas.

2 de 3