Cocinillas, la gastronomía de El Español

 Preparación: < 15 Cocción: < 1 h   Dificultad: 2/5   Raciones: 3  Coste: < 8 €

Mucho tiempo llevábamos sin publicar una receta de carrilleras, uno de nuestros cortes de carne favoritos por su textura suave y su buen precio, y hoy le vamos a poner remedio a esa situación con esta receta de carrilleras de cerdo al vino tinto en las que para ahorrarnos muchísimo tiempo en la cocción hemos utilizado la olla a presión, pues con ella es posible reducir el tiempo de elaboración de la receta en unas tres horas que, como suele decirse, no es moco de pavo.

Aunque este corte de carne es cada vez más popular, lo más probable es que no lo encuentres en las bandejas del supermercado, por lo que si te animas a preparar esta delicia, es aconsejable que encargues las carrilleras con anterioridad a tu carnicero y ya de paso le pidas el favor de que les retire el hueso y con ello te ahorras trabajo en casa 🙂

Ingredientes

  • Carrilleras de cerdo sin hueso, 6
  • Cebolla, 1 pequeña
  • Puerro, la parte verde de uno mediano
  • Ajo, 2 dientes
  • Pimiento verde, 1 mediano
  • Harina de trigo
  • Aceite de oliva virgen extra, 3 cucharadas
  • Vino tinto de buena calidad, 300 ml
  • Caldo de carne, 150 ml
  • Sal
  • Pimienta

Preparación de las Carrilleras de cerdo al vino tinto en olla a presión

  1. Pelamos, lavamos y secamos las hortalizas. Las picamos en trozos pequeños y reservamos.
  2. Secamos bien las carrilleras con papel de cocina, las salpimentamos y las pasamos por harina sacudiendo muy bien el exceso.
  3. Ponemos a calentar el aceite de oliva virgen extra en la olla a presión a fuego medio-alto y sellamos las carrilleras. Solo necesitamos que se doren ligeramente por ambos lados. Cuando estén, las sacamos y las reservamos.
  4. En la misma olla a presión y en el aceite que ha quedado de dorar las carrilleras, pochamos las hortalizas, para ello dejamos que se sofrían durante un par de minutos sin bajar el fuego, y después lo bajamos, salamos ligeramente y las dejamos que se pochen lentamente durante unos 15 minutos removiendo de vez en cuando.
  5. Cuando las hortalizas estén tiernas, echamos el vino tinto, subimos el fuego a tope para que se evapore el alcohol y lo dejamos que hierva durante unos dos minutos -sabremos que se ha evaporado el alcohol cuando deje de oler a vino-, en ese momento, añadimos el caldo y las carrilleras de cerdo que teníamos reservadas, esperamos a que rompa a hervir, cerramos la olla a presión y bajamos el fuego a potencia media-baja.
  6. Si es una olla ultrarrápida, con 10 minutos contados a partir de que la válvula esté en la posición 2 será suficiente, pero dependiendo del tipo de olla que tengas puedes necesitar hasta 30 o 40 minutos que, aún así, es un ahorro considerable respecto a las casi 4 horas que te llevaría hacerlo de la manera tradicional. Lo mejor, si aún no controlas los tiempos de tu olla es que eches un vistazo a las tablas de tiempos del fabricante. Pasado ese tiempo, retiramos la olla del fuego y, sin abrir la válvula para que salga el vapor, la dejamos enfriar durante unos minutos hasta que la válvula baje y nos permita abrir la olla, de esta manera se aprovecha el calor y la presión residual.
  7. Una vez abierta la olla, pinchamos la carne con el tenedor y comprobamos el punto de cocción, si es necesario, volvemos a cerrar la olla y cocinamos durante unos minutos más.
  8. Cuando la carne esté muy tierna, sacamos las carrilleras y, a partir de ahí tenemos dos opciones, o trituramos la salsa con las verduras o las retiramos y dejamos reducir la salsa con la olla destapada durante unos  minutos para que nos quede una salsa más fina.

Resultado

Estas carrilleras de cerdo al vino tinto, pese a lo fáciles que son de preparar, son una receta perfecta para lucirse en cualquier comida de fiesta. Se pueden acompañar de las típicas patatas fritas, de arroz blanco o, como hemos hecho nosotros en esta ocasión, de un simple puré de patata y unas cebollitas glaseadas en mantequilla.

Imagen | Danny

Te puede interesar
3 de 3