Cocinillas, la gastronomía de El Español

Preparación: < 5 min Cocción: < 30 min  Dificultad: 1/5   Raciones: 2   Coste: < 6 €

Volvemos a los sabores asiáticos con este pollo con anacardos, una receta sencillísima, sabrosa, completa y rápida de hacer. Perfecta para acompañar con arroz blanco o fideos y para no comer la pechuga de pollo siempre de la misma manera.

Una receta que nos aporta las proteínas de la carne y las grasas saludables de los frutos secos y que nos servirá para matar esos antojos de comida asiática sin necesidad de llamar al chino de turno.

Ingredientes

  • Pechuga de pollo, 350 g
  • Anacardos, 75 g
  • Cebolla, 1
  • Salsa de soja ligera, 5 cucharadas (*)
  • Ajo, 3 o 4 dientes
  • Agua, 150 ml
  • Maizena, ½ cucharadita
  • Aceite de oliva virgen extra, 3 cucharadas
  • Sal
  • Cilantro fresco

(*) Si es salsa de soja normal, es conveniente rebajarla con un poco de agua (por ejemplo, 3 cucharadas de salsa y 2 de agua) para que el resultado final no quede excesivamente salado.

Preparación del Pollo con anacardos

Pollo con anacardos

Empezamos tostando ligeramente los anacardos en una sartén a fuego moderado hasta que tomen un poco de color y los reservamos.

En la misma sartén ponemos a calentar el aceite a fuego medio y doramos los dientes de ajo pelados y cortados en trozos muy pequeños. Cuando empiece a dorarse anadimos la pechuga de pollo en trozos de bocado, subimos el fuego y salteamos la pechuga durante un par de minutos removiendo sin parar hasta que cambie de color.

Añadimos la cebolla cortada en plumas, la dejamos que se fría durante un par de minutos, añadimos la salsa de soja y mezclamos bien.

Añadimos la maizena disuelta en el agua, esperamos a que rompa a hervir, bajamos el fuego al mínimo y dejamos que se reduzca la salsa.

Pollo con anacardos

Finalmente, añadimos los anacardos que teníamos reservados y dejamos cocinar el conjunto un par de minutos más. Probamos por si fuese necesario rectificar de sal y servimos con un poco de cilantro fresco por encima.

Resultado

No tardamos ni media hora en tener listo nuestro pollo con anacardos y, si lo acompañamos de un poco de arroz blanco que podemos ir cociendo a la par, tendremos un menú perfecto para cualquier día de diario.

Imágenes | Danny

Te puede interesar
4 de 4