Cocinillas, la gastronomía de El Español

Preparación: 10 min   Reposos: 2 h   Cocción: 30 min

Dificultad: 2/5  Unidades: 4-5  Coste: < 1 €

Nos encanta el pan chino calentito, pero para disfrutarlo en casa sin que se enfríe lo mejor es hacerlo nosotros mismos que, aunque pueda parecer complicado, es mucho más fácil de lo que parece. Además, ni siquiera hace falta tener una vaporera especial y para que lo veáis os vamos a enseñar cómo cocerlos sin este utensilio.

El pan chino al vapor puede comerse tal cual, o freírse después de cocido, aunque obviamente resulta más digestivo si no se fríe.

Ingredientes

  • Harina de trigo, 275 g + 1 cucharada sopera colmada
  • Azúcar, 30 g
  • Levadura fresca de panadería, 25 g
  • Leche templada, 150 ml
  • Agua templada, 40 ml
  • Aceite, 1 cucharada
  • Sal, 6 g

Preparación del Pan chino al vapor

Pan chino al vapor

  1. En el bol de la amasadora ponemos el agua tibia y la levadura fresca, mezclamos con una cuchara hasta que se disuelva la levadura y añadimos una cucharada de harina y el azúcar. Mezclamos con la cuchara, tapamos y dejamos reposar media hora.
  2.  Añadimos el resto de ingredientes y ponemos a funcionar la amasadora, primero unos 3 minutos a velocidad lenta para que se mezcle todo bien y luego unos 10 minutos a velocidad rápida para amasar hasta obtener una consistencia elástica tal como veis en la imagen inferior. Tapamos y dejamos reposar una hora en un sitio cálido y sin corrientes de aire.
  3. Pasado ese tiempo la masa habrá doblado su volumen y es el momento de volcarla sobre la encimera, amasar ligeramente, cortarla en porciones, darles forma de bolas y dejar reposar de nuevo media hora.
  4. Para cocerlos ponemos a calentar agua en una cacerola alta hasta que hierva, cuando esto pase colocaremos un colador con cuidado de que el fondo del colador no toque el agua. Los dejamos cocer de 25 a 30 minutos en función del tamaño. Durante la cocción aumentarán de volumen y se formará una especie de corteza dura.

Pan chino al vapor

Resultado

Este pan chino al vapor está buenísimo recién hecho tanto solo como relleno. Si sobran y se quedan fríos, entonces os recomiendo freírlos durante unos segundos en aceite muy caliente hasta que se doren por ambos lados justo cuando se vayan a comer.

Imágenes| Danny

3 de 3