Cocinillas, la gastronomía de El Español

Preparación: 10 min  Reposo: 2 h Cocción: 35 min  Dificultad: 1/5  Coste: < 1 €

Hacía mucho que no le sacábamos tanto partido a un electrodoméstico como le estamos sacando a la olla GM F programable, pues nos estamos haciendo desde guisos hasta panes, como este pan de semillas fácil.

Muchos pensaréis que hacer pan en casa no ahorra tiempo ni dinero, y eso es completamente cierto, pero la sensación de disfrutar de un trozo de pan amasado con tus propias manos es algo que hace que compense esperar cada minuto hasta que esté hecho.

Ingredientes para hacer Pan en olla GM F

  • Harina de fuerza, 350 g
  • Levadura fresca de panadería, 25 g
  • Semillas al gusto, 80 g (hemos usado sésamo y pipas de girasol)
  • Agua templada, 200 ml
  • Sal, 7 g
  • Aceite de oliva virgen extra, 2 cucharadas

Preparación del Pan de semillas fácil en olla GM F

  1. Ponemos todos los ingredientes en un bol amplio.
  2. Los amasamos a mano hasta formar una masa homogénea y lisa. También podemos hacerlo usando los ganchos de una batidora de varillas.
  3. Dejamos que la masa fermente durante 30 minutos tapada con un paño y en un lugar alejado de corrientes de aire.
  4. Pasados los 30 minutos volcamos la masa en la encimera y la apretamos para quitarle el aire, formamos una bola con ella, volvemos a tapar con el paño y dejamos fermentar de nuevo 1 hora y media.
  5. Una vez finalizada la segunda fermentación realizamos unos cortes en la parte de arriba de la bola de masa, colocamos la rejilla en la cubeta, ponemos un trozo de papel de horno y colocamos la masa sobre él.
  6. Programamos en menú horno a 180ºC durante 35 minutos y cerramos la tapa, con la válvula abierta o directamente quitando la válvula.
  7. Pasado este tiempo, abrimos la olla y sacamos nuestro pan de semillas fácil con cuidado de no quemarnos.
  8. Dejamos enfriar sobre una rejilla.

Resultado

Pocas cosas hay tan placenteras en la cocina como hacer nuestro propio pan, es como mágico que con unos ingredientes tan simples se pueda hacer algo tan increíble. Si es que muchas veces uno no puede ni resistir la tentación de darle el primer pellizco cuando todavía quema después de salir del horno.

2 de 2