Cocinillas, la gastronomía de El Español

Preparación: 5 min  Dificultad: 1/5  Raciones: 4  Coste: barato

Una nueva entrega de recetas fáciles, rápidas, baratas y muy veraniegas, de esas que apetece comer bien fresquitas y que son perfectas para prepararlas con antelación. En esta ocasión os propongo un sencillísimo pastel frío de patata relleno de unas cuantas cosas que siempre suele haber por la nevera, perfecto para una cena rápida o como entrante a la hora de la comida.

A mí me gusta en su versión más simple, sin complicarme mucho la vida, pero es una buena receta para lucir vuestro arte si queréis darle una presentación más cuidada cubriéndolo con mayonesa o salsa rosa, eso sí, teniendo en cuenta que esas coberturas harán que la receta sea un poco más pesada.

Ingredientes para hacer un pastel frío de patata

  • 450 g de puré de patatas frío
  • 100 g de jamón cocido en taquitos
  • 75 g de queso rallado
  • 5 cucharadas de tomate frito
  • 2 huevos duros (y, opcionalmente, otro más para decorar)
  • 10-12 aceitunas

Preparación del pastel frío de patata

  1. Extendemos el puré de patatas frío sobre un trozo de papel film, lo tapamos con otro trozo del mismo papel y lo aplastamos con las manos -también podemos usar un rodillo- hasta obtener un rectángulo de aproximadamente un centímetro de grosor.
  2. Colocamos en el centro una capa de jamón cocido, encima el queso rallado, cubrimos con el tomate frito y terminamos colocando los huevos duros cortados en mitades y las aceitunas.
  3. Con ayuda del papel film cerramos como si fuese un rollo, lo servimos sobre una cama de lechuga y decoramos como más nos guste.

Resultado

Este pastel frío de patata es perfecto para los más peques de la casa porque es, como decía mi madre, blandito, rico y sin huesos ni espinas. Si lo vais a preparar con antelación, os recomiendo dejarlo en la nevera envuelto en el papel film una vez enrollado y decorarlo como más os guste en el momento en el que lo vayáis a comer.

También está rico si en vez de jamón y queso, ponéis otros ingredientes, como por ejemplo, atún, maíz, pimientos asados, gambas… Un montón de posibilidades para aprovechar todo lo que hay abierto por la nevera.

Te puede interesar
1 de 1