Cocinillas, la gastronomía de El Español

Una ensalada es siempre un buen acompañamiento para las comidas e incluso sirve como una cena sana para quienes prefieren ir a la cama con el estómago ligero. Pero a veces nos resultan repetitivas, y aunque es ideal ir cambiando de ingredientes, hay un producto clave que no nos puede faltar: los aliños de ensaladas.

Aliños de ensaladas, mejor caseros

La mayoría de ocasiones optamos por comprar los aliños de ensalada en los supermercados porque nos pensamos que hacerlo nosotros mismos es algo muy complicado o laborioso. Nada más lejos de la realidad, hay muchas formas de hacer estos aliños o salsas nosotros mismos, y que además de quedar más ricos, son más económicos. En Cocinillas ya os enseñamos el truco para preparar buenos aliños en general, ahora os vamos a enseñar tres aliños muy especiales y fáciles de hacer.

Aceite de romero, placer por el que merece la pena esperar

El primero de ellos es uno muy rico y no muy conocido, pues hace falta tener paciencia para preparar un aceite de romero como aliño de ensaladas. El procedimiento en sí es muy sencillo. Hay que coger una o varias ramitas de romero, lavarlas muy bien y dejarlas secar al sol. Cuando estén secas hay que introducirlas en un bote de cristal, añadir un diente de ajo (con la piel incluso) y rellenar el bote hasta arriba de aceite de oliva virgen extra. Ahora viene la espera. Y es que para que el aceite agarre bien los aromas del romero y el ajo necesita estar al menos un mes guardado en un lugar oscuro. Creedme, este tipo de aliños de ensalada merecen siempre la pena.

Salsa de yogur, perfecta para ensaladas verdes

La segunda opción es la salsa de yogur, una de las más populares. Para prepararla solo necesitas mezclar yogur natural con aceite, un poco de vinagre y hojas de menta machacadas. Esta opción es muy sabrosa e ideal para ensaladas verdes. Y es muy fácil de preparar. Además puedes aprovechar y hacer salsa de yogur para otras muchas cosas mientras esperas a que tu aceite de romero esté listo.

Salsa rosa, la más atrevida

La tercera y última es la salsa rosa, una de mis favoritas. Prepararla es muy fácil, solo hay que mezclar dos partes de mayonesa, a ser posible casera, con una de kétchup, y añadirle a esta atrevida mezcla un chorrito de whiskey y otro de zumo de naranja y/o zumo de limón. Sé que a simple vista parece una locura mezclar kétchup con whiskey o mayonesa, pero es una de las salsas más ricas para ensaladas que puedes hacer en menos de 3 minutos.

Eso sí, mucho ojo con la salsa rosa y recuerda a los amigos de la DGT: Si tomas salsa rosa no conduzcas. No podemos cocinar por ti.

Si te gustan estas salsas y aliños de ensaladas y conoces alguno más puedes contarnos en los comentarios.

4 de 5