Cocinillas, la gastronomía de El Español

Si estás planeando un viaje por Japón igual quieres darle una vuelta después de conocer estos restaurantes que no puedes perderte en un viaje gastronómico por Japón.

Este verano estuve viajando por Japón. Como siempre planeo mis viajes pensando mucho en el factor gastronómico, y algunos de los destinos los elegí pensando en la comida. Muchas veces los paisajes van ligados a la gastronomía, y en el caso de Japón esto se cumple.

En Japón, como en cualquier país, hay muchísimos restaurantes y la oferta es enorme. Concretamente en Japón, y es una de las cosas que me fascinaron, es que es difícil dar con un mal restaurante. Por supuesto que los hay, pero la media es muy alta, y eso ocurre en pocos sitios. Lo que pretendo con esta guía es daros a conocer las joyas que descubrí en mi viaje, los sitios que más me gustaron. Os adelanto que algunos de ellos rozan lo sentimental y que salí emocionado después de comer en ellos.

Los mejores restaurantes para comer en Japón

Voy a seguir el orden que seguí yo en Japón, empezando en Kioto y terminando en Tokio. Me pone la piel de gallina volver a pensar en este magnífico viaje por Japón, así que vamos allá.

Mejor restaurante de Kioto: Ramen Sen No Kaze

mejores restaurantes para comer en Japón

Casi 24 horas de viaje desde mi casa hasta el hostal de pequeñas habitaciones, como es habitual en Japón, en el que dormiré tres noches en Kioto. Iberia va a empezar a volar directo desde Madrid a Tokio, pero en las fechas de mi visita (julio de 2016) tuve que coger un avión a París y desde allí a Tokio. Al llegar el metro hasta el centro de Tokio y desde allí el tren rápido o shinkansen hasta Kioto, donde vuelta al metro para llegar a mi hostal. Un viaje muy largo, pero fuera me espera Japón, uno de los países que más ganas tenía de visitar.

Afortunadamente uno de los chicos de la recepción es español y me viene genial para dar los primeros pasos, gracias Javi. Entre ellos están las recomendaciones gastronómicas de Kioto, ciudad que destaca por sus ramen. El ramen es un plato elaborado a base de un caldo, que es sagrado para los japoneses. La preparación del caldo del ramen hay que cuidarla, elegir los mejores ingredientes y hacerlo a fuego lento para conservar todos los sabores y nutrientes de los alimentos. Si vais a Japón queriendo comer sushi volveréis a España queriendo comer ramen.

El ramen de Sen No Kaze es una maravilla que me cuesta describir porque solo con empezar a pensarlo se me hace la boca agua.

La oferta de restaurantes de ramen es muy amplia, pero para mi destaca sin lugar a dudas Ramen Sen No Kaze, un pequeño local de unos 12 asientos en el que se sirve shoyu ramen (esto quiere decir que el caldo es a base de soja y pollo). Pero la clave de esta ramen está en el chashū (también escrito chashu, char siu, cha siu y de muchas otras formas). El chashū es cerdo a la barbacoa, son esas rebanadas de cerdo que se sirven con el ramen, y la diferncia que marca entre la preparación de unos sitios y otros en el ramen es enorme. El de Ramen Sen No Kaze es una maravilla que me cuesta describir porque solo con empezar a pensarlo se me hace la boca agua, y estoy escribiendo estas líneas a muy mala hora como para que me entre hambre.

Dos recomendaciones.

La primera es general casi para cualquier restaurante de Japón, y es que tengáis paciencia. Por lo general en Japón llegas, dices cuántos sois y te dan un número para hacer cola (o te pones directamente en la cola), y hay que esperar. Os recomiendo ir a deshora para no tener que esperar tanto, adelantar o retrasar un poco la hora de la comida y cena, y así os quitaréis muchas esperas de encima. La segunda es que el ramen se come sorbiendo los fideos y metiendo ruido. Identificaréis los mejores restaurantes de ramen por el sonido de sorbidos que viene de dentro, y no te cortes, si no lo comes así pensarán que no los estás disfrutando, y después de la segunda vez te saldrá tan natural que parecerás un local. Es como más se disfruta de todo el sabor del ramen. Quiero ramen.

Por aproximadamente 10€ podemos comer el mejor ramen en Sen No Kaze.

Mención especial: Chao Chao Gyoza

mejores restaurantes para comer en Japón

Al final de Kiyamachi Dori, una de las pequeñas calles más concurridas de Tokio por su enorme oferta gastronómica, se encuentra Chao Chao Gyoza, donde evidentemente ponen gyozas. La gyoza es una especie de empanadilla japonesa rellena con ingredientes muy diferentes, tanto para carnívoros como para vegetarianos, hay de todo.

Las gyozas de Chao Chao están muy buenas, y tienen varios premios a las mejores gyozas de vaya usted a saber dónde, porque lo pone todo en japonés, pero inspira confianza. Lo mejor del sitio es el ambientazo que hay, muy buen rollo donde todos los trabajadores del local te saludan y despiden a gritos cuando entras y sales del local. Merece la pena una visita, aunque las colas son considerables. Recuerda que ir a deshora es la mejor idea. Estando allí me enteré que se puede reservar, así que merece la pena echarle un ojo.

Las gyozas en Chao Chao son muy baratas, con 15€ nos podemos poner ciegos y beber un par de cervezas.

Mejor restaurante de Osaka: Ajinoya

ajinoya

Osaka es una ciudad loca, posiblemente la más loca de todo Japón. Las calles del centro están llenas de neones y enormes carteles animados de luces, incluso veremos un bogavante gigante motorizado que saluda. Hay que verlo, Osaka es el Japón que imaginarán los amantes de Blade Runner, una especie de mezcla entre avance tecnológico y sociedad en decadencia donde puedes encontrar gente sacando a pasear una serpiente enorme.

ajinoya2

Gastronómicamente destaca por el okonomiyaki, una especie de tortilla hecha a la plancha. En realidad es una masa de huevo y harina a la que se añaden diferentes ingredientes según de qué la quieras. Se cocina a la plancha de una forma bastante espectacular delante de ti y luego se rocía con salsas. Puede parecer una guarrada total, pero está muy rica y solo experimentar cómo la cocinan es una maravilla. Hay muchos sitios para comer okonomiyaki en Osaka, pero yo os recomiendo Ajinoya. Principalmente porque en el día que pasé allí fue en el que comí yo y porque me encantó. Eso sí, intenta que te sienten delante de las planchas porque ver cómo las hacen es parte de experiencia.

El okonomiyaki en Ajinoya cuesta unos 7€.

Mención especial: Puestos callejeros de takoyaki

Otro plato típico de Osaka es el takoyaki, unas bolas de masa hecha con harina de trigo que lleva trozos de pulpo dentro. Si las hacen bien y la proporción de masa/pulpo es decente (vamos, que no son todo masa sin rastro de pulpo), están buenísimas. No hay un sitio mejor para tomarlas, lo ideal es comprarlas por la calle como aperitivo e ir comiéndolas mientras se pasea. El truco para encontrar las buenas es el de siempre, buscar los puestos donde más japoneses se apelotonen esperando a ser atendidos.

EL takoyaki es muy barato, por unos 3-4€ tenemos una docena.

Mejor restaurante de Takayama: Kotaro

kotaro

Después de visitar la zona de Kioto y Osaka viene la duda de todo turista, seguir hacia el sur y visitar Hiroshima, uno de los puntos más turísticos del país, o ir hacia el norte, zona más desconocida para el turista occidental. Yo fui hacia el norte y no me arrepiento nada. Una opción si quieres seguir hacia el sur es dedicarle un día a Takayama, un pequeño pueblo de casas de madera precioso. Eso sí, hay días que está llenísimo, especialmente los fines de semana, y puede perder todo su encanto. Lo que es increíble de Takayama es su gastronomía, una zona más montañosa llamada Hida, donde encontraremos la carne de Hida. ¿Os suena el buey de Kobe? Pues en Japón hay muchas más denominaciones, y de las que probé Hida fue la que más me gustó. En Takayama la podréis encontrar.

Pocas veces un plato te emociona y menos todavía queda grabado para siempre en tu mente, nunca podré olvidar lo que sentí al probar el hida beef de Kotaro.

No es fácil elegir dónde comer en Takayama, pero si tengo que recomendar un restaurante imprescindible de todo Japón (no me he equivocado, me refiero a todo Japón, no solo a Takayama) me quedaría sin pensarlo con Kotaro. En este pequeñísimo local sirven dos o tres platos diferentes, algo raro en este país, pero todos muy bien preparados. Hay que pedir el plato de ternera de Hida que preparan en salsa de miso. Os prometo que con el primer bocado se me saltaron las lágrimas, nunca había probado algo así. No solo era una carne suave y melosa que se deshacía en la boca, el sabor de la salsa era increíble. Soy de los que normalmente prefieren la carne con sal y nada más, pero esto fue una experiencia de otro mundo. Pocas veces un plato te emociona y menos todavía queda grabado para siempre en tu mente, nunca podré olvidar lo que sentí al probar el hida beef de Kotaro.

En total el plato de hida, que lleva sopa de miso, arroz, encurtidos y alguna cosa más cuesta en torno a los 20€, incluyendo la bebida.

Como extra, ojo con Hidatakayama Kyoya. También es muy bueno, pero a mi no me gustó tanto y es bastante más caro.

El otro mejor restaurante de Takayama: Teuchisoba Ebisu

teuchisoba-ebisu

Os lo había advertido, Takayama es un destino muy especial cuando hablamos de gastronomía, y no puedo elegir solo un sitio. Durante los dos días que pasé allí tuve mucha paz porque no había nadie y comí de maravilla. Y descubrí dos joyas, Kotaro del que ya os he hablado y Ebisu, un excelente restaurante de fideos.

La carta de Ebisu es sencilla, podemos elegir fideos o fideos y tempura. Si vamos en verano además podemos elegir si los fideos los queremos con sopa caliente o fría. Y ya está, que es la gracia, porque en la especialización está la clave de la cocina japonesa. Es muy común que un restaurante se especialice en un plato o un tipo muy concreto de cocina, y fuera de eso se pueden pedir muy pocas cosas. En Teuchisoba Ebisu su especialidad son los fideos soba, y es que llevan décadas elaborándolos de forma artesanal. La tempura, aunque escasa, es excelente. Y eso unido a los soba más ricos que he probado en un restaurante con un jardín zen en el centro dan como resultado una experiencia que no puedes perderte en Takayama. Atención porque son asientos tradicionales japoneses, sobre todo presentes en la zona de montaña en el interior, que se componen de un cojín y suelo. Es decir, que hay que sentarse en el suelo.

Por unos 15€ podemos comer unos soba para no olvidar nunca en Ebisu.

Mejor restaurante de Shirakawago: Bunsuke

bunsuke

Desde Takayama, si tenemos tiempo, es muy fácil coger un bus a Shirakawago, un pueblo típico de las montañas con casas de paja y arrozales. El sitio es precioso, y aunque se llena de turistas es fácil alejarte un poco de las masas y tener un poco de paz. A mí me parece que merece mucho la pena pasarse a visitarlo, es un lugar único.

El problema es comer, porque está casi todo lleno de restaurantes para turistas con muy mala pinta. Tanto miedo me dio que tuve que echar mano de internet y tras un rato buscando encontré un restaurante con muy buena pinta a las afueras del pueblo. Es una caminata de unos 15-20 minutos para llegar, pero si quieres comer bien merece la pena. Bunsuke es una casa típica de Hida con un estanque, muy sencillo pero encantador. Preparan trucha de formas diferentes, a mi me encantó la que estaba hecha con lo que parecía ser sake y azúcar, riquísima. No creo que en ningún sitio de Shirakawago se coma mejor que en Bunsuke.

Por unos 15€ se puede comer en Bunsuke con bebida incluida.

Mejor restaurante de Toyama: Sushiei

sushiei

Al terminar nuestra visita a Takayama tenemos que decidir si seguir hacia el norte o volver al sur. Yo seguí al norte, así que mis recomendaciones van por ahí, y te aconsejo este recorrido porque es precioso y te permitirá ver el impresionante castillo de Matsumoto y hacer la ruta Nakasendo desde Magome a Tsumago. En mi caso decidí subir hasta Toyama para hacer desde allí la ruta alpina de Tateyama a Kurobe, la presa más grande de Japón, desde donde cogí un tren a Matsumoto.

Al estar en la costa, Toyama es una de las zonas donde el sushi es más importante en Japón, así que con esto creo que ya te he podido convencer para subir. Además, al ser poco turístico los precios son bastante más asequibles, especialmente si comparamos con Tokio. Siguiendo el consejo de algunos locales que conocí allí y de varias páginas webs me decidí a visitar Sushidei, y el resultado no pudo ser mejor. Fue mi primera visita en Japón a una auténtica barra de sushi, y qué os voy a contar, eso hay que probarlo. Muchos me preguntan cuál es la principal diferencia entre el sushi aquí y en Japón, y siempre empiezo diciendo que lo principal no es el producto o el sabor, es la experiencia, el ambiente, el amor que hay por el arte del sushi. Tener a un maestro preparando una por una cada pieza de las que vas comiendo no tiene precio, ¿y sabéis cómo te ponen el wasabi? Cogen el rábano fresco y lo rallan en el momento.

Un menú completo en Sushidei son unos 45€.

Mejor restaurante de Matsumoto: Torishin

torishin-yakitori

Si visitas Japón tienes que ir a un yakitori, y esto no se puede negociar (a no ser que seas vegetariano). El yakitori es una especie de bar o tasca en la que solo se sirve pollo a la plancha en un ambiente informal, normalmente muy divertido. En este tipo de locales se preparan todas las partes del pollo con diferentes mezclas de especias a la parrilla.

La gracia de Torishin no es solo lo rico que está todo, sino que cuando los cocineros sazonan los pinchos lo hacen con una especie de baile que no podría ser más gracioso. Además el ambiente es genial, lleno de japoneses pasándolo bien que seguro te dirán algo sorprendidos de ver un occidental por ahí. No hablan ni papa de inglés, pero con decirles algo que suene a “recomendation” sabrán que pueden ponerte un poco de todo. Eso sí, ojo porque antes de empezar te preguntarán algo, y déjame que te lo traduzca: “¿Pollo crudo quieres?”. Sí, el primer plato es una tapa de pollo crudo marinado, solo apto para los más valientes. Si te atreves está muy bueno.

Lánzate a ponerte ciego de pinchos de pollo y a beber mucha cerveza bien fría en Torishin y no te costará más de 20€.

Mención especial: Hop Frog Cafe y Sakura

Un par de menciones rápidas que no puedo dejar pasar en Matsumoto. Hay un pequeño restaurante moderno que se llama Hop Frog Cafe. El dueño habla inglés perfectamente y es un sibarita del café y la cerveza artesanal, así que sin lugar a dudas uno de los mejores sitios para tomar café de Japón y con unas de las cervezas artesanales más ricas que he probado, muchas de Hokkaido.

sakura-ramen

Por otra parte tenemos Sakura, no muy lejos del castillo de Matsumoto. El ramen de Sakura está muy bueno, pero cuidado con las colas que hay que hacer para entrar. Se mueven rápido, que no te asuste la longitud.

Mejor restaurante de Tsumago: Hanaya Ryokan

hanaya-ryokan

Desde Matsumoto podemos tomar diferentes caminos para seguir el viaje, pero yo os aconsejo bajar un poco hacia Magome y Tsumago, aunque luego sea para subir otra vez camino hacia Tokio. Allí podréis además andar el Nakasendo una ruta por el bosque preciosa, y disfrutar de dos de los pueblos más bonitos de Japón, Magome y Tsumago. Yo fui en tren hasta Nakatsugawa, desde donde se coge un bus a Magome Desde allí se anda el Nakasendo hasta Tsumago, donde pasé una noche.

En Magome y Tsumago no comí en ningún restaurante porque casi todos los alojamientos aquí son ryokan e incluyen cena y desayuno. Pero me gustó tanto la cena del ryokan Hanaya que tengo que hacer mención a ella. Si no me pusieron 10 platos a la vez con diferentes cosas no sé cuántos fueron, pero en la mesa había trucha, sashimi, encurtidos, ternera, cerdo, sopa de miso, arroz… un festín.

Mejor restaurante de Fujiyoshida: Fuji Tempura Idaten

fuji-tempura-idaten

Tsumago no es la zona mejor conectada de Japón, pero ya planeé que desde aquí tendría un viaje largo para llegar a mi próximo destino. Me dirijo hacia Fujiyoshida, uno de los pueblos a pie del monte Fuji. Para ello hay que coger un bus desde Tsumago a la estación de Nagiso, y de allí dos o tres trenes (según la hora de conexión) para llegar a Otsuki, estación desde la que se coge el tren a Fujiyoshida. Un viaje duro, pero quería hacer una parada por el Fuji antes de ir a mi destino final, Tokio.

Fujiyoshida no es ni mucho menos el pueblo más bonito que vais a ver en vuestra vida, pero tiene una conexión directa con el Fuji. A las 6 de la mañana cogí el primer bus camino a la quinta estación para hacer la subida al punto más alto de Japón a 3776 metros de altura. Fue una de las experiencias más bonitas de mi vida, y si te gusta la montaña lo recomiendo mucho. Se puede hacer con noche entre medias para salir de madrugada y ver la salida del sol, pero yo subí en el día. Estando medianamente en forma se tarda unas 6 horas y es una subida bastante exigente, aunque no hay partes técnicas (solo una zona con mucha roca en la que hay que trepar un poco).

El caso es que al llegar abajo, después de un enorme esfuerzo físico, me esperaba abajo Fuji Tempura Idaten, un restaurante de tempura que me encantó. Hacen de todo en tempura, hasta huevo duro, y está riquísimo. Yo probé fuera de carta la anguila y el hanabiratake, una seta que estaba espectacular. Yo no me lo perdería, y es una forma estupenda de reponer energía después de subir el Fuji.

Más o menos un menú con bebida ronda los 15€.

Mejor restaurante de Tokio: Daiwa Sushi

daiwa-sushi-01

Llegamos al final del viaje y esto no me gusta nada. No me gustó acabar cuando estaba allí y no me gusta ahora, porque estoy disfrutando como un niño recordando este increíble recorrido por Japón, donde la gastronomía tuvo un papel tan importante. Elegir restaurante en Tokio es una tarea imposible, pero os voy a decir los que más me gustaron y sorprendieron, por eso he hecho una elección de cuatro locales.

Si te gusta el sushi tienes que comer en Daiwa Sushi. El mítico mercado de Tsukiji en Tokio es de los más conocidos del mundo, y si tienes la oportunidad visítalo. Lo malo es que en noviembre de 2016 se mudará a su nueva localización, y por razones de sanidad ver la subasta del atún ya no va a ser lo mismo, ya que se hará a través de unos paneles de vidrio y no directamente como era hasta ahora. La experiencia de la subasta del atún en Tsukiji es única, pero desgraciadamente se va a perder en parte.

Dentro del mercado de Tsukiji hay varios restaurantes con muchos tipos de comida, pero los famosos son los de sushi. La buena noticia es que con la mudanza se mantendrán, así que seguiréis teniendo la posibilidad de comer en Daiwa Sushi, el que para mi fue el mejor sushi de los que probé en Japón. Está junto a Sushi Dai, que es más conocido. Sin embargo, o al menos eso me dijeron los locales, la única diferencia real es que en Sushi Dai hay que hacer 3 horas de cola y en Daiwa Sushi 30 minutos. Una diferencia sutil.

¿Y qué tal es el sushi de Daiwa Sushi en Tsukiji market? No tengo palabras. No vais a probar un sushi más fresco en la vida, porque el producto sale directo del mercado, y la preparación es pieza por pieza para cada comensal.

A Daiwa Sushi y al resto de restaurantes de Tsukiji hay que ir a primera hora de la mañana, sobre las 5 ó las 6. Y si quieres ir a Dai Sushi hay gente desde las 3 haciendo cola. ¿Es normal para un japonés desayunar sushi? No mucho, pero esto es Tokio.

El precio del menú completo de sushi con té verde en Daiwa Sushi es de unos 40€.

Cuidado en Tokio con Kyotatsu Sushi, el restaurante de sushi de lujo del aeropuerto de Narita.

Kyotatsu Sushi: “Yo fui porque leí auténticas maravillas sobre él y me decepcionó muchísimo”

De hecho cometen algo que es pecado capital en el mundo del sushi en Japón, te sirven todas las piezas a la vez en lugar de ir preparándolas una a una. Además de eso son pequeñas y el corte del pescado no tiene nada que ver con lo que encontramos fuera del aeropuerto. Sobre todo teniendo en cuenta que cuesta unos 85€.

Mención especial 1: Sugoi Niboshi Ramen Nagi

sugoi-niboshi-ramen-nagi

Si en Kioto probé el ramen que más me gustó en Sen No Kaze, en Tokio encontré el más original y diferente. Aquí el caldo se hace a base de sardinas secas, y no podéis imaginar lo rico que está. No es el sabor típico de sopa de pescado que conocemos, de hecho no tiene absolutamente nada que ver, es mucho más fino y sutil, muy difícil de describir. Supongo que cuando los japoneses hablan de umami es a esto a lo que se refieren. De verdad, ve a probarlo.

El local es diminuto, así que intenta ir algo antes de la hora de comer para pillar sitio sin problema. El precio es de unos 10€.

Mención especial 2: Karashibimisoramen Kikanbo

karashibimisoramen-kikanbo

Aquí sirven lo que ellos llaman algo así como “el ramen del infierno”. Puedes elegir el grado de picante, y el más suave ya tiene un nivel considerable. Si eres valiente juégatela, pero será bajo tu propia responsabilidad. La verdad es que el ramen de Sugoi está buenísimo, así que merece la pena pasarse y sudar la gota gorda con esta especialidad picante.

Mención especial 3: Jiro Sukiyabashi

jiro-sukiyabashi

Y no podría irme de aquí sin hablar de Jiro y su mítico sushi. Tuve la suerte de poder reservar en el restaurante más exclusivo de sushi del mundo, y posiblemente el restaurante más caro que existe en relación al tiempo que pasas allí. Lo resumo rápido: Unas 20 piezas de sushi servidas en más o menos 20-30 minutos por un precio de 300€. Y no fue el sushi que más me gustó de Japón. Eso sí, ni loco diría que fue un error ir, y si tuviese que elegir repetiría sin pensarlo. Comer en el restaurante de Jiro fue una experiencia única, y es uno de esos pocos casos en los que la fama y lo mítico que es justifican el gasto. Para una única vez, eso sí, pero si quieres comer en un restaurante que es leyenda viva tienes que ir a Jiro Sukiyabashi.

Lo más difícil es conseguir mesa, pero aquí te cuento cómo reservar en Jiro Sukiyabashi.

Y aquí termina mi viaje por Japón, espero que hayáis disfrutado como yo de una de las mejores gastronomías del mundo. Si estáis pensando en ir a Japón no os lo penséis, id. Y comed, comed mucho, disfrutadlo, probad cosas nuevas y experimentar nuevos sentimientos gracias a la magia de uno de los países que más respetuosos son con la comida.

1 de 3