Cocinillas, la gastronomía de El Español

No tenía ni tengo intención de comprarme el robot de cocina de Lidl, pero cuando hace unos días nos enteramos de que se ponía a la venta el Monsieur Cuisine Plus, nos pareció interesante compartirlo con vosotros porque sabemos que sois muchos los que el año pasado os quedasteis con las ganas de haceros con uno de estos aparatos y viendo que aparecía un modelo mejorado, pues simplemente os informamos de ello.

Viendo que empezásteis a preguntarnos muchísimo sobre el aparato y sobre si merecía la pena comprarlo, nos pareció oportuno retomar el tema y recopilar las características y el precio de este robot de cocina y sus repuestos comparándolos con los de la Thermomix TM5. En ningún momento la idea era debatir si uno era mejor o peor que otro, simplemente elegimos comparar con la Thermomix TM5 porque en este tipo de robots es el referente que todo el mundo tiene en la cabeza. Y, sobre eso, pues que cada uno sacase sus conclusiones. Esa era la idea.

¿Merece la pena comprar el robot de cocina del Lidl?

La pregunta buena que hay que hacerse es si realmente merece la pena comprarse un robot de cocina de este tipo

A raíz de este segundo post, esa es la pregunta que más se ha repetido y, lamentablemente, solo os puedo contestar a la gallega, porque la verdad es que depende, depende de lo que uno necesite. De hecho, creo que la pregunta buena que hay que hacerse es si realmente merece la pena comprarse un robot de cocina de este tipo.

Y para intentar ayudaros a encontrar una respuesta os voy a contar mi experiencia y mi opinión personal.

No me han regalado el Monsieur Cuisine Plus como he leído por ahí -y en Cocinillas tampoco nos llevamos comisión-, pero sí he tenido a mi disposición la Thermomix 31 durante varios años y nunca la he visto como algo imprescindible, supongo que porque tengo los suficientes electrodomésticos en mi cocina con los que puedo hacer todo lo que hace un robot de este tipo y que en muchos casos, me permiten hacerlo de una forma más cómoda que utilizando el robot, por lo que aunque tengas la Thermomix o un robot similar, no vas a dejar de usar esos otros electrodomésticos. Esto es, la Thermomix es uno más, pero es raro -aunque imagino que habrá casos en los que sí- que vaya a sustituir a todo lo que ya tengas en casa. Yo, ahora que no la tengo, no es algo que eche de menos.

Os voy a poner varios ejemplos, para que lo entendáis:

  • Si tienes que picar una cebolla, tardas menos picándola con un cuchillo y lavando después el cuchillo y una simple tabla de cortar que picándola con la Thermomix y teniendo que lavar vaso, cuchillas, tapa y cubilete escrupulosamente y cuidando de que no queden olores para que luego cuando vayas a montar nata no te sepa a cebolla. Eso sí, si vas a hacer una empanada para 10 y tienes que picar 2 kilos de cebollas y no tienes otra picadora eléctrica, pues ahí sí agradecerás un robot que te haga de pinche y te facilite la tarea.
  • Si tienes que montar un brick de 200 ml de nata, hacer una mayonesa de un huevo o montar una clara a punto de nieve, acabas antes usando cualquier bol y una batidora corriente de brazo o de varillas que no ensuciando el vaso enorme de estos robots y luego teniendo que limpiar todas las piezas.
  • Si tienes que pesar algo, te va a resultar mucho más cómodo hacerlo en una báscula de cocina.
  • Si quieres hacer una masa de croquetas en un momento, puedes hacer masa de croquetas con fantásticos resultados en el microondas.
  • Si lo que quieres es un aparato para cocinar guisos caseros sin tener que estar pendiente de la cocción, obtendrás mejores resultados con una olla de cocción lenta o Crock-Pot que con cualquier robot de este tipo y son mucho más baratas que el robot de cocina del Lidl.

Con todo esto no quiero decir que a este tipo de robots no se les saque partido, todo lo contrario, de hecho si no se les sacara partido no serían de uso casi obligado como pinches en cocinas profesionales en las que se cocina mucho cada día.

  • Son geniales para hacer salsas con texturas finísimas que acompañen a los platos que estamos cocinando por otro lado.
  • Están muy bien si tienes niños pequeños en casa que se alimentan a base de purés para preparar la comida de los peques mientras te dedicas a preparar la comida de los mayores.
  • Van genial si tienes que recurrir a tápers a diario y solo tienes una tarde para cocinar, pues mientras el robot va haciendo unas lentejas, un puré de verduras y un arroz con leche -uno tras otro, evidentemente- tú puedes ir aprovechando para cocinar otros platos que requieran más atención.
  • Si no tienes una amasadora o panificadora y te gusta hacer pan en casa, te facilitará mucho la tarea.

Ahora bien, en mis circunstancias y a día de hoy, yo es un electrodoméstico que no necesito en mi cocina. Y cada uno tiene que evaluar sus necesidades y su presupuesto para decidir qué es lo que le merece la pena o no comprar.

Mi experiencia con electrodomésticos de Lidl

Para terminar, aunque no tiene que ver con robots de este tipo, pero sí con otro tipo muy popular, os voy a contar mi experiencia con electrodomésticos de Lidl.

Hace 7 años quise comprarme una batidora-amasadora, en realidad quería comprarme una Kitchen Aid, para qué nos vamos a engañar, pero me daba miedo gastarme el pastizal que costaba sin saber si realmente iba a sacarle partido, así que cuando vi algo similar en Lidl por 59€ me lo compré pensando que sería una buena máquina para empezar y para saber si realmente le iba a dar suficiente uso como para que, más adelante me mereciese la pena comprarme una Kitchen Aid.

Al fin y al cabo, si finalmente le daba mucho uso aunque me durase dos o tres años, estaría bien amortizada y, si no se lo daba, pues tampoco dolería tanto como si me hubiese gastado 400 euros.

El caso es que al final la he utilizado mucho más de lo que podía imaginar y todavía no me he comprado una Kitchen Aid, básicamente porque esa máquina de características similares, 7 años después, sigue funcionando como el primer día y, el día que deje de hacerlo, no dudaré en comprarme otra igual. Repito, es solo mi experiencia y mi opinión.

2 de 2