Cocinillas, la gastronomía de El Español

polémica del azúcar

Esta imagen ha sido el origen de una polémica que dura ya varias semanas. Un Veggie de Zumosol al lado de siete terrones de azúcar, intentando denunciar el elevado nivel de azúcar oculto de los productos que consumimos a diario. Pero, ¿es real esta imagen? ¿Tiene todo este azúcar oculto un Zumosol Veggie? ¿O es una imagen engañosa?

En Cocinillas sabemos que tanto el azúcar como el resto de carbohidratos refinados deberían ser reducidos al máximo en nuestra dieta y somos los primeros en apoyar cualquier iniciativa que promueva unos hábitos de alimentación saludables.

Por eso, cuando hace unas semanas tuvimos conocimiento de la iniciativa de SinAzucar.org nos pareció realmente interesante el proyecto y nos estudiamos bien las fotografías, pero había algunas que llevaban a confusión por ser algo engañosas y así os lo contamos en su momento.

La polémica del azúcar del Zumosol Veggies

Hoy precisamente por una de esas fotos que nos chocaban ha saltado la polémica, ya que los abogados de Zumosol han pedido la retirada de la fotografía que aparece más arriba en la que se compara el contenido de azúcares del producto -28 gramos de fructosa naturalmente presente en la fruta- con el de 7 terrones de azúcar de mesa refinado.

Un Veggies tiene 28 gramos de azúcar, todos ellos provenientes de la fructosa natural de las frutas con las que se hace. Es decir, no tiene azúcar añadido. En la imagen de la polémica se ven 7 terrones de 4 gramos de azúcar cada uno (28 gramos en total), dando a entender que esos 28 gramos a los que se llamó “azúcar oculto” son azúcares refinados, cuando están presentes de forma natural. La imagen no está mal, pero lleva a confusión.

Cuando en Cocinillas nos hicimos eco de la campaña, fue precisamente esta una de las fotografías que más nos llamó la atención, puesto que nos chocó que se comparasen los azúcares naturalmente presentes en la fruta con los del azúcar de mesa refinado porque tal como se da a entender a la vista de dichas fotografías, el mencionado zumo poseería casi el doble de azúcar oculto que un bollo industrial azucarado tal como se sugiere en la imagen de cabecera.

El zumo contiene 28 g de fructosa, un azúcar con un índice glucémico de 23 que supondrían una carga glucémica de 6,44 g, en cambio, la misma cantidad de sacarosa, con un índice glucémico de 65, supondría una carga glucémica de 18,2 g, casi el triple de la que aporta el zumo.

Eso sí, de momento la web SinAzucar.org no ha retirado la fotografía y ha publicado un texto explicando que los terrones de azúcar representarían la cantidad de azúcares libres en el alimento tal como se definen estos en las recomendaciones de la OMS respecto a la ingesta de  azúcar.

Habría sido mucho mejor para todos que a la hora de hacer las fotografías se hubiesen hecho los cálculos con algo más de rigor, distinguiendo los distintos tipos de azúcares y usando como factor de comparación algún valor más realista que tuviera en cuenta las diferencias entre unos y otros como podría ser la carga glucémica de cada uno de los alimentos analizados.

2 de 4