Cocinillas, la gastronomía de El Español

Por desgracia cada vez hay más celíacos en España, una enfermedad con la que hay que tener mucho cuidado a la hora de cocinar sin gluten. Como todo en esta vida, el secreto está en los pequeños detalles. Usar alimentos sin gluten es un primer paso, pero sobre todo hay que tener cuidado con la contaminación cruzada. Por eso, tanto si acabas de ser diagnosticado como si quieres preparar un banquete para un buen amigo, aquí tienes una lista con todo lo que tienes que saber para cocinar sin gluten.

Cuidado con los alimentos que usas para cocinar sin gluten

cortar verduras para cocinar sin gluten

Existe la creencia popular de que el gluten es igual a trigo pero, aunque es uno de los principales alimentos que lo contienen, también está presente en productos que ni te imaginas. Desde pintalabios hasta helados, las trazas del gluten se esparcen por todos lados.

Por eso lo primero es leer la etiqueta de todos los productos que tengamos pensado usar. En ellas suelen aparecer los alérgenos, a veces en forma de ingrediente y otras en forma de trazas. Esta última parte es muy importante, puesto que hay alimentos que pese a ser libres de gluten (como la avena) acaban contaminados por la forma en la que se procesan.

Cuidado con la contaminación cruzada

cuchillos para cocinar sin glutenSi no andas con ojo es fácil acabar contaminando todo tipo de alimentos sin darte cuenta. Desde la mantequilla si metes el cuchillo después de untar la tostada hasta el azúcar si usas la misma cuchara con la que has cogido la harina. Por eso, es importante…

Prestar atención a los utensilios…

Como es lógico todo tiene que estar limpio (desde el menaje hasta la encimera), aunque también tienes que tener especial cuidado con:

  • Las tablas de cortar. Se suele recomendar usar una tabla para cada tipo de alimento (carne, pescado, verduras, pan…). No hace falta que tengas tantas, pero al menos ten una para el pan y otra para el resto. Es fácil que el gluten se quede atrapado entre las rajas.
  • Utensilios y cuchillos. Lo mejor es que no sean de madera, puesto que al ser un material poroso se pueden quedar restos de gluten. Aún siendo de metal o plástico no se pueden usar para cocinar sin gluten si no se limpian bien con agua y jabón.
  • El horno, planchas y tostadores. Lo mejor es tener uno dedicado (sobre todo en el caso del tostador), pero se pueden usar siempre y cuando estén descontaminados. A una mala se puede envolver en papel de aluminio o, mejor aún, usar una bolsa de papel para hornear como las que recomienda la FACE.
  • Ollas y sartenes. Si vas a freír o cocer algo, tienes que cambiar el agua/aceite si este ha estado en contacto con algún producto con gluten. No frías patatas en el mismo aceite en el que has hecho las croquetas.

Y vigilar tus movimientos

El caso de la mantequilla es sólo una de las muchas formas en las que podemos provocar la contaminación cruzada sin darnos cuenta. De nada sirve lavarte las manos si te secas con un trapo sucio. Y lo mismo con el delantal o la manopla del horno.

No metas la pata en la mesa

poner la mesa después de cocinar sin gluten

Pero sobre todo presta atención en la mesa. Todas estas precauciones no sirven de nada si a la hora de comer las migas vuelan por todo el mantel. Crea una pequeña reserva sin gluten sentado juntos a celiacos y gente familiarizada con lo que no hay que hacer. Si vais a compartir, sirve a cada comensal en su plato y, sobre todo, resiste la tentación de untar el pan en toda salsa que no esté en tu plato.

Se que son muchas cosas de las que estar atento, pero al final todo se resume en tener cuidado y sentido común. Hay detalles a los que cuesta acostumbrarse y otros que son un peñazo, pero merecen la pena con tal de que todos puedan disfrutar de tus especialidades.

Te puede interesar
4 de 5