Cocinillas, la gastronomía de El Español

Foto por Asier G. Morato.

Preparación: 20 min  Dificultad: fácil  Raciones: 4  Coste: medio


Los franceses saben lo que se hacen. Pocos postres tienen la capacidad de levantarte tanto el animo como los crepes sin gluten. Da igual si están rellenos de mermelada, chocolate y fresas o si sólo llevan nata. Pueden parecer complejos de preparar, especialmente sin gluten, pero lo cierto es que con esta receta hasta un niño puede cocinarlos.

Ingredientes


Para preparar crepes sin gluten para cuatro personas vas a necesitar los siguientes ingredientes:

  • 200 g de harina de arroz.
  • 4 huevos.
  • 25 g de azúcar.
  • 50 g de mantequilla.
  • 500 ml de leche.
  • Aceite de oliva.
  • Y una pizca de sal.

Cómo hacer crepes sin gluten


1: Preparar la masa

Crepes sin gluten

Foto por Asier G. Morato.

El primero paso para preparar estos deliciosos crepes sin gluten es colocar la mantequilla en un vaso y meterla al microondas para que se derrita. Con unos pocos segundos es más que suficiente. A continuación lo vertimos en un bol y lo mezclamos con la leche hasta que quede homogéneo.

Crepes sin gluten

Foto por Asier G. Morato.

En otro bol tamizamos la harina de arroz y le añadimos el azúcar, la pizca de sal y los huevos bien batidos. Mezclamos y, según se vaya compactando, le añadimos poco a poco la mezcla de la leche con la mantequilla.

Crepes sin gluten

Foto por Asier G. Morato.

Para terminar la masa sólo hay que mezclarla con la ayuda de unas varillas, o el robot de cocina, hasta que quede homogénea y sin grumos. La masa de crepes sin gluten no es muy densa, si no más bien tirando a líquida.


2: Vuelta y vuelta en la sartén

Crepes sin gluten

Foto por Asier G. Morato.

Por último, ponemos una sartén a fuego medio/alto y le añadimos un poco de aceite de oliva. Lo ideal es usar una sartén de crepes, puesto que es más fácil darles la vuelta, pero cualquier sartén antiadherente vale. Sólo necesitas un poco más de maña con la espátula.

Cuando la sartén esté caliente y el aceite se haya esparcido por toda la superficie echamos la masa con la ayuda de un cazo. Lo ideal es que quede una capa muy fina de masa de crepes sin gluten. Una vez se haya dorado le damos la vuelta con cuidado de no romperla. El truco está en separar la masa poco a poco de la sartén con la ayuda de la espátula. Y lo mismo cuando se haya cocinado por el otro lado. No te asustes si el primero es un desastre, siempre se sacrifica para que sus compañeros salgan perfectos.

Ya sólo te queda decidir si los acompañas con fresas y chocolate, mermelada o con un poco de nata.

3 de 5