Cocinillas, la gastronomía de El Español

Preparación: 20 min  Dificultad: muy fácil  Raciones: 1  Coste: medio


Vivir solo y tenerle poco amor a la cocina es tener muchos números para acabar tirando de comida precocinada  y hoy vamos a demostrarte que esto no tiene por qué ser así, ya que vamos a proponerte un menú completo y equilibrado que puedes tener listo en 20 minutos. No necesitas más para preparar este solomillo con champiñones, arroz blanco y ensalada de tomate.

Ingredientes


Para la ensalada de tomate:

  • Tomate, 1
  • Sal, pimienta, aceite de oliva y orégano, para aliñar

Para los champiñones al ajillo:

  • Champiñones, 150 g
  • Aceite de oliva virgen extra, 1 cucharada
  • Sal
  • Ajo, 2 dientes
  • Perejil fresco, 2 o 3 cucharadas

Para el solomillo a la plancha:

  • Solomillo de ternera, 130 g
  • Aceite de oliva, para engrasar
  • Escamas de sal

Para acompañar:

  • Arroz blanco, 150 g (*)

(*) Pesados ya cocidos,  si no tenemos arroz blanco ya cocido en la nevera, será lo primero que hagamos cuando nos pongamos a cocinar, así mientras se cocina el arroz tenemos tiempo de hacer el resto de preparaciones.

Preparación del solomillo con champiñones y ensalada


1: Preparar la ensalada de tomate

ensalada de tomate

Lavamos el tomate, lo troceamos, lo aderezamos con sal, pimienta molida, orégano y un hilo de aceite de oliva virgen extra. Reservamos.


2: Preparar los champiñones al ajillo

champiñones al ajillo

En una sartén a fuego medio-alto ponemos a calentar el aceite. Cuando coja temperatura, pero sin llegar a humear, añadimos los champiñones limpios cortados en cuartos, salamos al gusto, añadimos los dientes de ajo prensados y el perejil picado. Salteamos durante 3 o 4 minutos hasta que los champiñones estén dorados.


3: Cocinar el solomillo a la plancha

solomillo a la plancha

Engrasamos la sartén con el fuego a tope y marcamos el solomillo por ambos lados. Con un minuto por cada lado es suficiente para que nos quede al punto. Antes de sacar de la plancha salamos con unas escamas de sal.


4: Servir

solomillo con champiñones y ensalada de tomate

Solo nos queda calentar el arroz -si no se ha estado cocinando mientras hacíamos el resto- y servir una ración de arroz blanco, junto con los champiñones, el filete de solomillo y, aparte, la ensalada de tomate que teníamos reservada. Mi forma favorita de comerlo es ir picoteando trozos de tomate mientras me voy comiendo el resto.

Resultado


Fácil, rápido, completo y equilibrado. Por supuesto, puedes cambiar el solomillo por cualquier otro filete de pollo o de pescado, serán tu ración de proteínas, los champiñones por cualquier otro salteado de verduras -será tu ración de verduras cocinadas-, el arroz por una ración de pasta o patatas -será tu ración de carbohidratos- y la ensalada por cualquier otra siempre y cuando tenga un aliño sencillo.

Las combinaciones son infinitas y no es tanta la inversión de tiempo como para acabar siempre cayendo en comida precocinada.

3 de 4