Cocinillas, la gastronomía de El Español

No sé si vosotros os lo habéis planteado alguna vez pero, entre mi círculo más próximo, es recurrente la discusión de que comer sano sale caro y que si tienes un presupuesto limitado para comprar comida es imposible comer de manera saludable.

Por supuesto que hay casos y casos por lo que nunca es bueno generalizar, pero es que comer sano no significa comer solomillo y rape, sino que hay muchas opciones para comer sano, rico y barato.

De hecho, no puedo escribir este post, sin recordar el proyecto “5 euros al día” llevado a cabo por Anna Mayer y Jorge Guitián, un par de blogueros españoles que en 2013 hicieron el experimento de intentar dar de comer (bien) a una familia de 4 personas con un presupuesto de 5 euros al día. Y sí, se puede comer bien gastando (muy) poco dinero.

Trucos para comer sano gastando poco dinero

Olvídate de la comida precocinada

A veces puede parecer que ese euro o dos euros que nos piden por una ración de algo procesado no es mucho dinero, pero cuando uno se sienta y hace cuentas, en realidad esas pequeñas raciones las estamos pagando mucho más caras de lo que nos costaría hacer en casa una cantidad mucho mayor. De hecho, justo hablábamos de esto el otro día cuando os pedíamos que no compréis hummus.

Compra unas cosas en grandes cantidades y otras a granel

Aunque puede parecer contradictorio eso de comprar en grandes cantidades, tiene su lógica, pues si hay productos que usamos siempre, al comprarlos en grandes cantidades normalmente conseguimos mejores precios. En cambio, cuando se trate de productos que no usamos a menudo y solo necesitamos una pequeña cantidad cada vez, lo mejor será comprarlos a granel y así tendremos solo la cantidad que necesitamos.

Aprende a disfrutar de las verduras y las legumbres

No todos tus platos han de llevar obligatoriamente carne o pescado, ya que las legumbres son una opción muy económica para obtener proteínas, fibra y antioxidantes y puedes combinarlas con quinoa, trigo o arroz para hacer un menú completo.

Si no te gustan las legumbres, los huevos también son una fuente barata de proteínas y se combinan genial con un montón de verduras para preparar tortillas, quiches, revueltos, etc

Compra cortes de carne más baratos

El filete a la plancha no es la única carne saludable, y tanto la ternera como el cerdo tienen cortes que cuestan la mitad y que si se cocinan el tiempo suficiente a fuego lento nos permitirán disfrutar de la carne sin descontrolar el presupuesto.

En el caso del pollo, como ya os explicamos en su momento, la mejor opción es comprar el pollo entero.

También te puedes permitir alimentos ecológicos

Una vez te organices con la compra verás que no tienes que renunciar a comprar alimentos ecológicos, pero muchas veces te tocará informarte y, si acaso, compartir la compra con tus amigos. Por ejemplo, seguramente te salga más barato comprar una caja de 15 kg de naranjas directamente al productor en Valencia. Eso sí, a no ser que tengas una  familia muy numerosa, lo mejor es pedir con un grupo de amigos.

Para los huevos, seguro que hay alguna granja cercana que tiene buenos huevos a buen precio, todo es ponerse a buscar.

Visita el mercado y los mercadillos

Las ofertas del súper no son los precios más baratos a los que pueden comprarse las cosas, ya que en mercados y mercadillos suele haber más variedad y casi siempre a mejor precio, sobre todo si te pasas a última hora y se te da bien regatear.

No tires nada que sea comestible

Congela las partes feas de las verduras para hacer caldos junto con los huesos de las carnes, aprovecha las sobras para cocinar otros platos. Improvisa con los ingredientes que tienes en la nevera antes de que se estropeen. Congela lo que puedas congelar.

Planta tus propias especias

No se trata de que te montes un huerto urbano, pero sí puedes ahorrarte bastantes euros al final de año si tienes algunas macetas con las especias que más usas en la cocina, aparte de que darán un toque acogedor a tu cocina.

Te puede interesar
4 de 4