Cocinillas, la gastronomía de El Español

Un año más te has propuesto comer más verduras, pero no han pasado ni tres meses y estás a punto de rendirte. Empiezas a aborrecer las cuatro verduras contadas que eres capaz de comer sin arrugar la nariz y sabes que cómo no hagas algo tus planes de vida saludable van a sufrir un serio revés.

Por supuesto también sabes que la mayonesa, la mantequilla y las toneladas de queso fundido, aunque hacen que disfrutes del plato, no son los mejores amigos de lo verde, quiero decir, si queremos que lo verde sea sano.

Pues tranquilo, no lo des todo por perdido, que vamos a ponerle remedio con estos 7 condimentos para verduras que no deberían faltar nunca en tu despensa, pues sirven para darle la vuelta al sabor de muchas verduras sin cargarlas de calorías. ¡Toma nota!

7 condimentos para verduras que harán que las disfrutes mucho más

Vamos a obviar la sal, el vinagre y el chorrito de aceite de oliva virgen extra por encima, porque esos seguro que ya te están empezando también a aburrir.

1: Salsa de soja

sustituir la salsa de soja

Puedes incluso prescindir de la sal cuando la utilices y tienes distintas alternativas a las que echar mano en función de tus necesidades, por ejemplo, si eres celíaco y no puedes tomar trigo, una buena opción es el tamari. Si tienes opción a elegir, a mí me parecen mejores las que se compran en tiendas de productos asiáticos que las que hay en el supermercado.

El caso es que un par de cucharadas de salsa de soja en tus salteados de verduras, tus sopas o en los aliños de tus ensaladas pueden suponer un antes y un después.

2: Setas deshidratadas

risotto de setas y gambones

También son geniales para saltearlas con otras verduras o para añadirlas a sopas. Por supuesto, si es para una sopa puedes utilizar el agua de haberlas hidratado para que el sabor sea mucho más potente. A mí me encantan las shitake, los boletus y las colmenillas.

3: Ajo

condimentos para verduras

El ajo crudo no es el mejor amigo del aliento fresco, aunque algunas hortalizas como el tomate o las judías verdes se crecen con una pizca de ajo fresco rallado. Otra opción, menos “olorosa” y más social consiste en confitar una buena cantidad de dientes de ajo en aceite a baja temperatura (unos 65ºC) hasta que los ajos estén tiernos, después podremos utilizar como condimentos tante el puré de ajo como el aceite colado con todo el aroma que queda.

4: Salsa de pescado o nam pla

Los condimentos más raros que se usan en la cocina

Es típica de la cocina tailandesa, pero tranquilos que no es picante, simplemente da un toque salino y yodado que va genial en caldos y aliños. También puede combinarse con salsa de soja.

5: Curry

Tipos de curry

Las mezclas de curry son un must en la alacena de cualquier aficionado a los potajes de verduras y legumbres, con mayor o menos intensidad de picante, hay un curry para todos los gustos… Así que, por favor, no vuelvas a decir que no te gusta la coliflor hasta que no la hayas probado con curry.

6: Alcaparras y otros encurtidos

condimentos para verduras

Esas pequeñas flores encurtidas son geniales para las ensaladas y tienen muchas menos calorías que las aceitunas, así que puedes cambiar parte de estas últimas por las primeras. Otros encurtidos que dan un toque a las ensaladas sin aportar apenas calorías son los pepinillos en vinagre -mira en el envase que no tengan azúcar- o las piparras.

Lo bueno de las alcaparras es que en algunos guisos como la caponata de berenjenas son gloria bendita.

7: Miso

condimentos para verduras

Miso significa literalmente “fuente de sabor“. Creo que con eso ya está prácticamente todo dicho, porque el miso, en cualquiera de sus variedades de sabor más o menos intenso, es puro umami, el quinto sabor o sabor delicioso. Se conservan muchísimo tiempo en la nevera y las sopas y caldos de verduras compiten en otra liga cuando se les añade un poco de miso.

Ojo, no todas las versiones son aptas para celíacos, pues alguna lleva cereales con gluten como puede ser la cebada. A mí personalmente me gustan las de sabor más intenso, como el mugi-miso, además, como se suele usar menos cantidad, cunden mucho más.

Por supuesto, todos estos condimentos se pueden combinar, ajo y alcaparras, salsa de pescado y salsa de soja, miso y salsa de pescado… Se trata de probar, experimentar, descubrir sabores nuevos que seguramente hasta ahora desconocías que podían estar en un plato de verduras.

1 de 3