Cocinillas, la gastronomía de El Español

Tomarse una copa de vino puede ser desde un acto social formal, como un brindis con tus compañeros de trabajo, o informal, cuando disfrutas de una jornada de charla y risas con tus mejores amigos, hasta un momento de placer para disfrutar en solitario. Porque sí, aunque no todos los días nos apetece relajarnos del mismo modo, en muchos de estos buenos momentos, para muchas personas, está presente el vino.

Los amantes del vino son legión y a ellos va dedicada esta recopilación de trucos que todos deberían conocer para disfrutar al máximo en el momento de saborear su caldo favorito.

Amantes del vino, estos trucos son para vosotros

Todo lo que uno debe saber para salir airoso de cualquier situación en la que haya vino de por medio y para disfrutar de esta bebida en todas las ocasiones.

Cómo abrir una botella sin sacacorchos

Si tu sacacorchos ha decidido pasar a mejor vida justo en el momento en el que te disponías a darte un homenaje con tu vino favorito, no maldigas tu suerte tan pronto, que aún tienes otros métodos al alcance de la mano para conseguir extraer el corcho de la botella.

Como enfriar el vino en un momento

Aunque no debemos servir el vino helado, algunos vinos sí hay que servirlos frescos y si nos vemos en la necesidad de tener que enfriar uno rápidamente, nos servirán los mismos métodos que para enfriar la cerveza, tanto el de envolverla en una servilleta mojada y meterla 5 minutos en el congelador como el de introducir la botella en un cubo lleno de hielo con un buen puñado de sal.

Otro método que también funciona es añadir unas cuantas uvas congeladas, que no darán sabor ni aguarán la mezcla, pero harán que la temperatura de la bebida descienda unos cuantos grados.

Cómo guardar el vino una vez abierto

La mejor forma de guardar las botellas de vino que aún no se han empezado es lejos de las ventanas o cualquier otra fuente de luz, en un mueble que nos permita inclinarlas ligeramente y a temperaturas por debajo de los 21ºC.

Una vez abierta la botella, hay que asegurarse de volver a colocar el corcho después de servir el vino y conservar el vino en la nevera una vez que lo hemos abierto, pero solo durante unos días dependiendo del tipo de vino del que se trate.

Si no tienes previsto consumir el vino en los días posteriores a abrir la botella, puedes aprovecharlo para hacer cubitos de hielo que puedes aprovechar para cocinar. Tus guisos lo agradecerán más que si dejas la botella de vino en la nevera durante semanas.

amantes del vino

Las mejores formas de comprar vino

Para tu bodega personal

Si eres uno de esos amantes del vino que lo consumen con frecuencia, una buena opción para llenar tu bodega personal y de paso ahorrar un buen dinero es comprar el vino directamente a productores con pequeñas bodegas, pues puedes encontrar vinos de gran calidad a mejores precios que los de marcas más conocidas y encima te ahorrarás el coste del mayorista, el distribuidor y minorista.

Cuando pides vino en un restaurante

Muchas veces te compensará pedir una botella en vez de pedir copas sueltas, por varias razones, las copas sueltas casi siempre son de botellas que pueden llevar días abiertas, a no ser que tengas la suerte de que justo les toque abrirla en ese momento, otra razón es que el precio por copas siempre es más caro que por botellas, y además, si pides una botella y no te la acabas, tienes derecho a pedirla y llevártela a casa.

Saber qué es un furancho

Si eres un amante del vino y vienes a Galicia, recuerda esta palabra: furancho, son pequeños locales habilitados de forma temporal en casas particulares en los que se venden los excedentes del vino que elaboran para consumo propio, normalmente acompañados de suculentas raciones de productos de la tierra. También se les conoce como “loureiros“, laurel en gallego, porque antiguamente se colocaba una rama de laurel en la puerta de la casa para indicar el comienzo de la venta.

Cómo limpiar manchas de vino

Aparte de los métodos de toda la vida de poner la mancha a remojo en leche, o utilizar maizena o polvo de talco nada más derramarse el vino para que lo absorba, que son métodos que funcionan bastante bien, hay otros más originales que también dan buen resultado:

  • Si la mancha ya se ha secado, da buen resultado poner una capa de espuma de afeitar sobre la mancha, dejarla actuar unos minutos y después lavar la prenda con agua caliente.
  • Si la mancha está húmeda, a falta de maizena, harina o polvo de talco, la arena absorbente para gatos y el posterior remojo en leche también será efectivo para hacer desaparecer el lamparón.

¿Os sabíais estos trucos? ¿Conocéis alguno más que merezca la pena añadir a la lista? Somos todo ojos para leerlos.

2 de 4