Cocinillas, la gastronomía de El Español

Fotograma del episodio 1 de la 10ª temporada de Los Simpsons.

No sé si será cuestión de suerte o es que llevan muchos episodios a cuestas, pero Los Simpson llevan a sus espaldas un gran número de predicciones acertadas. La última de todas quizás sea la que menos nos esperábamos: los robos de aceite de freír usado están en alza en Estados Unidos.

El pasado dos de marzo 2 personas fueron detenidas por la policía en Knoxville (Tennessee, USA) mientras intentaban robar 1 000 kg de aceite usado con una aspiradora. Un botín valorado en 600$. Pero no son los únicos, en los últimos seis meses la empresa de biodiésel Buffalo ha tenido que sustituir más de 1 000 candados rotos en sus tanques. Algo que les ha supuesto perdidas de hasta el 20% del total de su negocio.

El precio del biodiésel dispara los robos de aceite de freír

Robar grasa y aceite de freír usado puede parecer una guarrada sin sentido, pero lo cierto es que su precio se ha disparado en un 230% desde el año 2000. Aunque el mayor crecimiento se ha dado a partir de la ley energética estadounidense de 2007, que obligaba a usar a los coches, camiones y autobuses a usar biodiésel de forma escalonada hasta llegar a la cifra récord de los 7 570 823 568 de litros que se usaran este año. La mayor parte del biodiésel se produce a partir de maíz o aceite de soja pero también se usa aceite de freír usado.

Aunque no sólo ha aumentado el consumo de biodiésel, si no que también se ha reducido la cantidad de este combustible que se importa por culpa de unas disputas mercantiles con Argentina e Indonesia. De ahí que las refinerías americanas hayan tenido que aumentar su producción.

Normalmente los restaurantes y demás suelen tener acuerdos con empresas que se encargan de gestionar el reciclado del aceite, sin embargo el aumento de la demanda ha hecho que aparezcan “intermediarios” que lo roban. Eso por no mencionar que, según declaraciones del presidente de Buffalo Biodiésel a Bloomberg, hay refinerías que compran aceite robado como si de una casa de empeños se tratase.

Parece que Willy va a tener que armar guardia si no quiere que los robos de aceite de freír den al traste con su “plan de pensiones.

2 de 4