Cocinillas, la gastronomía de El Español

Seguramente ya sepas que que las Oreo son casi unas galletas de culto. De hecho es muy posible que acabes teniendo un teléfono móvil cuyo sistema operativo se llame así. Desde su creación en 1912 se han vendido 450 mil millones de galletas, por lo que no es de extrañar que estén consideradas como la galleta favorita de América.

Bueno, de América y seguramente de más sitios, pues te las puedes encontrar en 100 países por el mundo adelante entre los que han conseguido que sea la galleta más vendida de lo que llevamos de siglo XXI.

1: El origen del nombre de las galletas Oreo

En sus comienzos se llamaban Oreo Biscuit. En 1921, pasaron a llamarse Oreo Sandwich. Más tarde, en 1937 se cambió otra vez el nombre por el de Oreo Crème Sandwich, que sonaba así como más fino. El último cambio de nombre, se produjo en 1974, cuando la famosa galleta fue rebautizada como Oreo Chocolate Sandwich Cookie, y desde entonces se las conoce simplemente como Oreo, para abreviar.

En cuanto al origen del nombre no termina de haber consenso, unos dicen que está en la palabra francesa Or que significa oro y haría referencia al color del envoltorio original. Otros sostienen que viene de Oreo, que en griego significa montaña porque esa esa era la forma original de las galletas. Finalmente, hay quien sostiene que es solo una combinación de letras, las “re” de Cream entre las dos o de Chocolate.

2: Las galletas Oreo no son originales

Sabemos que las galletas Oreo han sido fuente de inspiración de estas galletas en todo el mundo. Sin ir más lejos, aquí en España es difícil encontrar una marca blanca de supermercado que no tenga su propia versión.

Pero lo que casi nadie sabe es que en 1908, cuatro años antes de que empezaran a comercializarse las Oreo, ya se habían empezado a vender unas galletas llamadas Hydrox que eran casi idénticas. Como las Oreo empezaron a venderse mejor, las Hydrox acabaron por desaparecer, aunque recientemente una marca las ha rescatado y las galletas Hydrox se vuelven a encontrar en el mercado.

3: Existe una teoría conspiranoica respecto a la marca que las fabrica

galletas Oreo fábrica

El logotipo de Nabisco, fabricante de las galletas Oreo, contiene una cruz con dos brazos horizontales que se asemeja a la cruz de Lorena, relacionada con las Cruzadas y con Juana de Arco. La empresa sostiene que solo se trata un símbolo europeo que se asocia con la calidad.

El patrón de flores que ven algunos bordeando las galletas ha sido relacionado con los caballeros Templarios y los Illuminati, aunque la mayoría lo que ve es un trébol de cuatro hojas.

4: El señor Oreo existió

Así es como llamaban a Sam J. Porcello, un técnico de alimentos que inventó la versión más reciente de la crema que rellena las galletas. Según el New York Daily News, también le debemos a él la invención de las Oreos bañadas en chocolate con leche.

5: Las galletas Oreo formaban parte del trío de galletas de clase alta

En 1912, las galletas Oreo junto con las Mother Goose Biscuits y las Veronese Biscuits formaba el “trío de galletas”, pues eran unas de las galletas más selectas de la época.

6: Uno de los sabores originales dejó de fabricarse al poco de empezar

Aunque a lo largo de la historia se han ido inventando sabores de Oreo de lo más curiosos que aún existen, -las hay incluso de gominola– las de merengue de limón que empezaron a venderse en 1912, desaparecieron en la década de los 20. Aunque recientemente las han vuelto a recuperar.

7: Las doble relleno en realidad tienen algo menos de el doble de crema que las normales

galletas Oreo

Como en cualquier proceso industrial automatizado, las galletas que se fabrican con exactamente iguales. Por poner un ejemplo, la máquina que deposita el relleno, suelta siempre la misma cantidad de relleno. Pues bien, según los cálculos realizados por el matemátivo Dave Anderson, las galletas Oreo con doble relleno tienen en realidad 1,86 veces.

8: ¿Son veganas las galletas Oreo?

En sus orígenes, uno de los ingredientes era la manteca de cerdo, pero dejó de utilizarse en la década de los 90. A día de hoy, aunque no llevan ingredientes de origen animal, pueden contener trazas de leche, por lo que no se puede asegurar que sean estrictamente veganas.

9: Tienen su propia calle en Nueva York

galletas Oreo tienen una calle en NY

Está en Manhattan, en el barrio de Chelsea, entre la Octava y la Novena, junto a la antigua fábrica de la National Biscuit Company (Nabisco).

10: Existió una Oreo gigante

Fue a mediados 80 y en su campaña publicitaria se preguntaba “¿cuántas Oreo son demasiadas?” La respuesta era “una”, pues para esa edición la galleta se fabricó con un tamaño seis veces superior al habitual que tenía nada más y nada menos que la friolera de 316 calorías.

11: El test de personalidad de las galletas Oreo

Hay quien piensa que la manera que tienes de comerte una Oreo dice mucho de tu personalidad, aunque no sé yo. De momento, una encuesta realizada en 2004 en la que se preguntó a 2000 consumidores, dio como resultado que los hombres eran más de comérselas a palo seco y las mujeres más de mojar. Pero eso no es todo, Randall Sleeth, un profesor retirado de la Universidad de Virginia llegó a desarrollar un test de personalidad clasificando a los individuos según su forma de degustar las famosas galletas. Está en inglés, pero no tiene desperdicio… para echarse unas buenas risas.

12: Existe una cerveza hecha con Oreo

cerveza oreo

Bueno, esto en realidad si nos leéis con frecuencia sí que lo sabíais, porque os lo contamos hace unos meses en cuanto nos enteramos de que se estaba fabricando.

1 de 4