Cocinillas, la gastronomía de El Español

Solo faltan dos días para el verano y por aquí ya le hemos empezado a coger cariño al buen tiempo, porque sí, ahora el verano ha aprendido a llegar a Galicia y, cuando llega el buen tiempo, nos agasaja con una temporadita de días soleados.

Y es que es salir el sol y parece que nos aumenta el nivel de energía, porque no sé a vosotros, pero a mí me entran ganas de hacer mil cosas que en otra época del año me da más pereza. Entre eso,  que los días son más largos por lo que todo parece que cunde más y que muchos tienen vacaciones o jornadas reducidas, el verano es la época perfecta para hacer y aprender un montón de cosas que el resto del año resultan mucho más difíciles.

Los 10 mandamientos del cocinillas para disfrutar del verano

Así que, a modo de decálogo, he hecho una lista con todas las cosas que puede hacer un cocinillas para disfrutar del verano y aprovecharlo gastronómicamente hablando.

1. Te convertirás en un máster de los helados caseros

Helado ligero de fresas

En verano aprenderás que hacer helados caseros no tiene ningún misterio, un poco de fruta congelada, un yogur o un poco de queso fresco, golpe de batidora ¡et voilà!, en pocos minutos un helado casero, sanote y listo para tomar. Y como son tan fáciles, están tan ricos y en Cocinillas nos encargamos de traeros recetas para que no necesitéis heladera ni nada, el verano es perfecto para probarlos todos y convertirse en el máster de los helados caseros.

2. Amarás el vino más que en ninguna época del año

sangría, sangria, denominación, denominación de origen, receta, receta de sangría, receta sangría

Incluso si no eres un amante del vino, cada año estás más de acuerdo en que la sangría, el rebujito y el tinto de verano deberían estar reconocidos como Patrimonio de Interés Cultural.

3. Aprenderás a hacer nuevas tartas y empanadas

Tarta de fresas ligera

Porque el verano es la época en la que aumentan las reuniones de amigos, por tanto aumentan las probabilidades de probar lo que cocinan otros. Así pues, no será raro que acabes pidiendo la receta de una nueva tarta, o que te la den quieras o no ante la más mínima insinuación, que de todo hay.

4. Te aprovisionarás de todo aquello que no hay el resto del año

mandamientos del cocinillas

El verano es la época perfecta para hacerse con alimentos como tomates, frutos silvestres -¡ay, esas moras silvestres de los últimos días de verano!- o pescados como el bonito que están en su mejor momento a principios de verano, y hacer conservas caseras con las que estar surtidos para todo el invierno.

5. Servirás ensalada en cada comida

Ensalada Waldorf de pera

Porque es el mejor momento para empezar a crear unos hábitos más saludables. Y es que si no te gustan mucho las verduras, el verano es el mejor momento para acercarte a ellas, pues casi que te las pide el cuerpo.

6. Aprovecharás al máximo las ocasiones de cocinar a la brasa

barbacoas de carbón

Si por algo nos gusta a los cocinillas el buen tiempo, es por poder encender unas buenas brasas y asar cualquier cosa sobre ellas. Nos da igual que sean sardinas, pimientos, hamburguesas o chuletones, y por supuesto, nos importa un bledo regresar a casa con el pelo oliendo a humo siempre y cuando el festín gastronómico haya merecido la pena.

7. Utilizarás todas las frutas que puedas para hacer postres

Desayunos para enamorar

Pues sí, porque son golosinas naturales y ahora están en su mejor momento. Ya habrá tiempo en el invierno de comprar yogures y de hacer bizcochos. El verano es genial para preparar batidos, macedonias, sorbetes y toda clase de postres con las frutas frescas como protagonistas.

8. Jamás comprarás limonada comercial, la harás tú en casa

Limonada casera

No hay nada mejor ni más refrescante que una buena limonada casera, o incluso, si quieres cuidarte evitando las bebidas azucaradas, puedes hacer tus propios refrescos naturales sin azúcar en menos de un minuto.

9. Acabarás descubriendo un montón de nuevas recetas con tomates y sandías

Estas hortalizas son las grandes triunfadoras del verano y es la ocasión perfecta para descubrir que con los tomates puedes hacer hasta tartas y que las sandías en ensalada están riquísimas.

10. No cocinarás a la hora de la cena

Ensalada agridulce de espárragos

Porque aunque tengas ganas de hacer mil cosas, el descanso también es necesario y las cenas de verano son geniales para eso. Cualquier ensalada o picoteo frío preparado en pocos minutos sin encender el fuego será perfecto para la cena, que luego el invierno es largo y hay que llegar a él con las pilas cargadas a tope.

Estos 10 mandamientos del cocinillas se resumen en uno que consiste en disfrutar al máximo de cada día, no solo de los de verano, y si lo que te pide el cuerpo es pasar el verano de chiringuito en chiringuito, adelante, que lo mejor de la vida es poder elegir lo que uno quiere hacer. Eso sí, cuidado con las intoxicaciones de verano.


Imagen cabecera: kieferpix (iStock)

3 de 4