Cocinillas, la gastronomía de El Español

En los últimos tiempos la leche ha pasado de ser una de las estrellas del súper que no faltaba en ningún desayuno a casi caer en desgracia. El aumento de personas intolerantes a la lactosa, al igual que ha ocurrido con los celíacos y el gluten, ha generado la falsa creencia de que la leche y su lactosa nos sienta mal a todos.

De ahí que cada vez más personas se acerquen al súper en busca de alternativas a la leche de vaca y hoy en día haya una gran variedad de opciones. Tanto si te sienta mal como si quieres probar nuevos sabores y variedades aquí tienes una gran variedad de leches y bebidas vegetales entre las que elegir.

¿Qué diferencia hay entre la leche y una bebida vegetal?

alternativas a la leche de vaca

Couleur / Pixabay

En los últimos tiempos ha habido bastante polémica al respecto. Unos consideran que leche sólo es aquella bebida que procede de un animal mientras que otros quieren que también sirva para hablar de las bebidas vegetales.

Ante la duda uno acudiría al diccionario de la RAE para despejarla, pero lo cierto es que no puede ser más ambiguo. Por un lado habla de leche como el “líquido blanco que segregan las mamas de las hembras de los mamíferos para alimento de sus crías” pero al mismo tiempo también dice que puede ser el “jugo blanco obtenido de algunas plantas, frutos o semillas”.

Para zanjar la discusión ha tenido que dictar sentencia el Tribunal de Justicia de Luxemburgo y no lo han podido dejar más claro. Sólo los productos de origen animal pueden llamarse “leche”, “nata”, “mantequilla”, “queso” o “yogurt”. Aquellos que sean de origen puramente vegetal tienen que usar otras denominaciones como “bebida”.

De ahí que cuando hablemos de alternativas a la leche de vaca tengamos que diferenciar entre lácteos y bebidas vegetales.

Leches alternativas a la de vaca

alternativas a la leche de vaca

Agence producteurs locaux Damien Kuhn / Unsplash

Dentro de la definición de “leche” y “lácteo” que ha dictaminado la Unión Europea nos encontramos con una gran variedad de alternativas a la leche de vaca. Las más fáciles de encontrar en los supermercados españoles son las leches de cabra y oveja.

La leche de oveja ha sido una habitual en las regiones del Mediterráneo, donde se ha consumido desde el año 8 000 A. C. Es algo más grasa pero a cambio tiene más proteínas. Por su parte, la leche de cabra tiene un aroma y sabor más fuertes. Tiene más nata y sus niveles de calcio son más elevados. Es buena para la digestión pero no tanto para hacer dieta.

Aunque no se ven tan a menudo también son aptas para el consumo humano la leche de búfala, yak, camella, llama, alpaca, reno, alce, yegua o burra. Puede que en España nos suenen a chino mandarino pero son muy populares en ciertas regiones del planeta, donde se llevan consumiendo desde hace siglos.

La leche de búfala, por ejemplo, es muy popular en Italia donde preparan la famosa mozzarella de búfala. La leche de camella es habitual en la gastronomía del noroeste de África mientras que la de llama y alpaca es muy usada en los Andes sudamericanos.

Bebidas vegetales alternativas a la leche de vaca

alternativas a la leche de vaca

Bigfatcat / Pixabay

Tal y como ha dictado el Tribunal de Justicia de Luxemburgo ya no podemos hablar de estas bebidas como lácteos o leche. Puede parecer una tontería pero lo cierto es que aunque a primera vista todo parezca un líquido de color blanco hay muchas diferencias entre las bebidas vegetales y la leche.

Para empezar, carecen de lactosa lo que hace que sean ideales para los intolerantes a ella. Aunque no ocurre en todos los casos, algunas bebidas vegetales pueden contener gluten por lo que los celíacos deberían comprobar la etiqueta. Alérgenos a parte, también cambia el sabor y la textura aunque muchas marcas intentan imitarlos lo máximo posible.

Una de las bebidas alternativas a la leche de vaca más conocidas es la soja, que en gran parte se ha encargado de abrir camino a las demás. Es de las más consumidas junto con las bebidas de almendra, arroz o coco y es fácil encontrar símiles lácteos como “yogures” hechos con ella. La bebida de soja es la que contiene más proteínas, tiene los aminoácidos esenciales y cuenta con lecitina (ayuda a combatir el colesterol).

alternativas a la leche de vaca

Andreas160578 / Pixabay

También se preparan bebidas alternativas a la leche de vaca con:

  • Almendras. Es rica en vitamina E y B12, también cuenta con muchos minerales. Tiene poca proteína, grasas y carece de colesterol.
  • Arroz. Es perfecta para los que tienen alergia a los frutos secos. No contiene calcio ni proteína pero cuenta con más carbohidratos que la leche animal.
  • Sésamo. Al igual que la soja, es una bebida rica en lecitina. Carece de colesterol y gluten. Tiene vitaminas B1, B2, E, B3, B5, B6, K, ácido fólico pero no calcio.
  • Coco. Es una bebida con un alto contenido en grasa aunque a cambio es muy cremosa. Es rica en hidratos de carbono y también aporta calcio, fósforo, potasio, magnesio, hierro y ácido fólico.
  • Avena. Es una bebida que se suele mezclar. Es rica en fibra, tiene poca grasa y mucha vitamina B. Carece de colesterol.
  • Alpiste. Es muy poco común y se elabora a partir de alpiste (la comida de los pájaros), agua, aceite de girasol y sal. Contiene fósforo, calcio, magnesio, potasio, hiero, vitaminas, Omega 3…
  • Avellanas. Es una de las bebidas con mejor sabor. Entre sus nutrientes nos encontramos calcio, fósforo, magnesio, potasio, vitamina E y antioxidantes.
  • Semillas de girasol. Además de aceite, las semillas de girasol también pueden dar una bebida alternativa a la leche. Es rica en vitamina E, D, calcio, fósforo y ácido fólico.
  • Quinoa. Además de usarse en ensaladas la quinoa se puede usar para crear una bebida sustitutiva de la leche. Es muy completa en nutrientes y es fácil de digerir.
  • Espelta. Las bebidas alternativas a la leche de vaca que se obtienen de este cereal aportan proteinas, oligoelementos, fibra, hierro, fósforo, potasio, magnesio y vitaminas E y B.
  • Castañas. Es una bebida muy energética y de fácil digestión. También resulta muy nutritiva.

Aunque normalmente no se considera una bebida vegetal capaz de sustituir la leche de vaca, dentro de este grupo también entra la horchata. Se elabora a partir de la chufa y su sabor divide tanto como la cebolla en la tortilla de patata. Es rica en vitaminas (C y E), calcio, fósforo, magnesio y hierro pero su (habitual) alto contenido en azúcar hacen que no sea muy recomendable beberla a diario.

alternativas a la leche de vaca

Freestocks org / Unsplash

Como veis hay una gran variedad de plantas de las que se puede obtener sustitutos de la leche. Una lista que se multiplica si tenemos en cuenta las mezclas que realizan las empresas que las comercializan.

Como os explicamos en este artículo, alguna de estas bebidas vegetales se pueden preparar en casa aunque si no queréis complicaros mucho también podéis comprarlas en el supermercado.


No todas saben igual, ni resultan tan económicas, pero como veis hay una gran cantidad de alternativas a la leche de vaca entre las que elegir. Si tienes alguna preferida no dudes en contarnos el porqué en lo comentarios.

4 de 4