Cocinillas, la gastronomía de El Español

Si os hablo de unos chorizos gallegos hechos con la mejor carne pero que son  amarillos y saben a curry, o negros con sabor a chipirón, o que llevan queso de Cabrales o pimientos do Couto -joya de la gastronomía gallega mucho menos conocida fuera de Galicia que los pimientos de Herbón (o Padrón)-, o chorizos de cerdo ibérico con sabor a chocolate o mismo unos chorizos criollos con pipas y cacahuetes seguramente pensaréis que se trata de algún invento de la campaña de alguna marca de productos cárnicos famosa con intención de dar que hablar. Pero no.

Estos chorizos de sabores son obra de Bruno Casal, de quien seguramente no has oído hablar jamás a no ser que seas vecino de la localidad coruñesa de Narón, donde se encuentra la carnicería que lleva su nombre.

chorizos de sabores

MikeyGen73 / iStockphoto

Chorizos de sabores, llega la gastrocarnicería

Aunque no es la primera vez que este emprendedor gallego se lanza a innovar dándole un nuevo aire a los productos que uno se suele encontrar en una carnicería, pues en su haber cuentan varios bestsellers como la hamburguesa negra hecha con carne de pollo y tinta de calamar o la hamburguesa con fresas.

Sus ideas surgen tras observar que las carnicerías se han quedado anticuadas ya que muchos de los clientes que acuden a su establecimiento no buscan ahora lo mismo que buscaban los de hace veinte años. Ahora mucha gente busca más productos preparados de calidad que se cocinen en poco tiempo y menos piezas de carne para asar que necesitan ser cocinadas durante horas.

Según cuenta el propio Bruno, “no se trata de productos pensados para que a todo el mundo les gusten todas las opciones, sino que es más la intención de ofrecer experiencias gastronómicas distintas“. Con este nuevo proyecto de gastrocarnicería en marcha, la idea de este empresario naronés es ofrecer interpretaciones vanguardistas de los productos clásicos de carnicería que irán cambiando semanalmente y, en un futuro, adquirir lo necesario para darle al cliente la opción de llevarse el producto a su casa ya cocinado si así lo desea.

Aunque no se trate de un modelo pionero en España, pues el concepto es muy similar al implantado desde hace años en Madrid por Hamburguesa Nostra, sí se trata de algo novedoso a nivel local. Y quién sabe, por mucho que el chorizo con chocolate parezca una guarrindongada, es muy posible que acabe siendo todo un éxito.


Imagen de cabecera | fcafotodigital (iStock)

1 de 2