Cocinillas, la gastronomía de El Español

Solo en Starbucks, según reconoce la propia empresa, se utilizan 4 mil millones de vasos o tazas para café de papel desechables. Se dice pronto. Una forma inteligente de reducir estos residuos podría ser que los clientes acudiesen con su propia taza reutilizable, no sería demasiado difícil acostumbrarse y sería muy positivo para el medio ambiente.

Y en ese sentido, la startup australiana Huskee ha conseguido llevar las cosas al siguiente nivel, pues sus tazas reutilizables están fabricadas con las cáscaras de los granos del café que se desechan durante el procesado de los mismos. Cada año se generan casi 1,5 millones de toneladas de estas cáscaras y, aunque una parte se utilizan como fertilizante, por lo general se descartan completamente y se gestionan como basura.

Haciendo tazas para café con las cáscaras que antes iban a la basura

tazas para café

HuskeeCup | Huskee

Esta nueva empresa australiana ha empezado a comprar las cáscaras sobrantes de las plantaciones de café de Yunnan (junto a la frontera de China y Myanmar) para convertirlas en una resina de cerámica que utilizan para fabricar tazas para café y que, según cuentan, resisten golpes sin aparición de grietas ni desconchones y son aptas tanto para lavavajillas como para microondas. Además son totalmente reciclables y su diseño permite apilarlas en torres de altura considerable. Y no, no tienen sabor a café.

El diseño de estas tazas es de lo más funcional ya que la superficie ranurada consigue que se reduzca la superficie en contacto con nuestros dedos cuando sostenemos la taza y así no nos quemamos, las ranuras del fondo favorecen el drenaje del agua a la hora del secado después de lavarlas. También afirman que la resina de cerámica mantiene el café caliente durante más tiempo que la cerámica convencional.

El éxito en la campaña de Crowdfunding

Los fondos necesarios para fabricación de estas tazas para café hechas con una resina de cerámica obtenida a partir de las cáscaras de los granos del café han sido obtenidos gracias a un proyecto de crowdfunding en la plataforma KickStarter. A falta de 12 días para que  finalice la campaña de recaudación ya han conseguido 67 000 dólares australianos, superando con creces los 20 000 dólares necesarios para arrancar con el proyecto de fabricación de estas tazas que estarán a la venta el próximo año.

Y si estás muy interesado en hacerte con alguno de los packs de estas tazas para café tan originales, disponibles en distintos tamaños con capacidades de 180, 240 y 360 ml respectivamente y, a juego con su platillo correspondiente, puedes encargar el tuyo desde la propia página de Kickstarter y así habrás contribuido en el proyecto.

El precio de los packs de 4 tazas de cada uno de los tamaños mencionados en el párrafo anterior es de 45, 49 y 55 dólares australianos.

La verdad es que con lo bonito del proyecto y la buena acogida que ha tenido es una pena que no haya más iniciativas así, ¿no creéis?

5 de 5