Cocinillas, la gastronomía de El Español

A estas alturas es de sobra conocido que Japón es otro universo si hablamos de Kit Kat. En el país nipón cualquier excusa es buena para sacar una edición especial limitada cuanto más rara mejor y, de ser posible, que sea difícil de conseguir, por aquello de alimentar la sensación de hacerse con algo exclusivo que solo está al alcance de muy pocos.

A estas alturas de la vida, hemos visto chocolatinas de los sabores -y colores- más insospechados. Chocolatinas de tarta de queso, de té verde, de sake, de wasabi o de chili, pero lo que no habíamos visto hasta ahora es un Kit Kat con sabor a medicina.

El Kit Kat con sabor a medicina que lleva medicamento para la tos

Kit Kat con sabor a medicina

Parece una locura, pero los japoneses lo tienen todo muy bien pensado. El  motivo del lanzamiento de esta edición especial de Kit Kat es animar a la seleccion japonesa de fútbol durante las eliminatorias asiáticas que se están celebrando estos días en Arabia Saudita con el fin de obtener la clasificación para el próximo Mundial que se celebrará en año que viene en Rusia.

Y como cuando uno anima a su equipo suele acabar desgañitándose y la garganta se resiente, qué mejor que un Kit Kat que entre sus ingredientes incorpora un 2,1 por ciento de polvo de pastillas para la tos, para poder gritar a gusto sin que te duela la garganta.

El Cough Drop Kit Kat, que así se ha bautizado a la chocolatina cuesta 140 yenes (poco más de 1 euro) y se puede comprar desde ayer hasta el próximo 10 de septiembre. En el envoltorio aparece Yasutaru Matsuki, un antiguo jugador de fútbol japonés y actualmente comentarista deportivo que aparece gritando “¡Otro punto! Es una batalla que no se puede perder“, muy en la línea de lo que significa el Kit Kat en Japón, cuyo nombre recuerda a las palabras que significan, “ganarás seguro” y normalmente se usan como regalo a los estudiantes para desearles suerte en los exámenes.

1 de 2