Cocinillas, la gastronomía de El Español

Que el calentamiento global es algo que afecta a la vida no es algo que necesite demasiadas explicaciones. Sin ir más lejos, nosotros mismos lo estamos experimentando cada año con veranos cada vez más calurosos e inviernos más benévolos.

Pero esto que quizás pudiese parecer una ventaja para algunos, pues al haber menos días fríos que hace algunos años se podría pensar que la única consecuencia de esto es un ahorro en la factura de la luz y, nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que el calentamiento global supone un riesgo para el planeta.

Muchas especies están sufriendo cambios en su ciclo de desarrollo y algunas, como es el caso del café, podrían llegar a desaparecer. Según un estudio reciente, las zonas de Sudamérica -continente líder mundial en producción de café- en las que se puede cultivar podrían descender hasta un 88% en 2050 como consecuencia del calentamiento global.

El calentamiento global nos puede acabar dejando sin café

Para los que vivimos en zonas templadas, el hecho de que suban un poco las temperaturas puede ser hasta motivo de alegría, pero en zonas cálidas, el cambio climático puede acabar con un gran número de especies tanto animales como vegetales, así como endurecer las condiciones de vida de millones de personas.

Datos curiosos sobre la cafeína

Según el estudio publicado por la revista PNAS, podrían desaparecer hasta el 88% de las zonas aptas para el cultivo del café en Latinoamérica. Esa es la principal conclusión tras analizar el impacto del calentamiento sobre las plantaciones de café y las abejas, sus principales agentes polinizadores.

Según Taylor Rickets, investigador de la Universidad de Vermont y coautor del estudio, “el café es una de las materias primas más apreciadas de la Tierra, pero para que la producción sea buena necesita de un clima adecuado y de abejas que lleven a cabo la polinización”. Es la primera vez que se hace un estudio a nivel continental sobre el efecto conjunto del aumento de la temperatura sobre los cafetales y las abejas. Las conclusiones indican que los países que salen peor parados son Nicaragua, Honduras y Venezuela.

El cambio climático no solo nos deja sin café

La posible desaparición del café en un futuro a medio plazo no solo convertiría a esta bebida en un artículo de gran lujo, sino que también supondría la desaparición del único medio de vida para muchísimas personas, pues el cultivo del café es la principal fuente de ingresos en las poblaciones rurales de muchos países de Latinoamérica.

Supondría un problema a nivel continental del que solo se salvarían México, Guatemala, Colombia y Costa Rica, pues poseen zonas de montaña en las que los efectos del calentamiento son menores y las abejas tienen más posibilidades de sobrevivir.

¿Es posible salvar el café?

Alimentos que se deben evitar antes de dormir

Según Lee Hannah, del centro Moore para las Ciencias en Arlington -otro de los autores del estudio-, los modelos que se han utilizado para para determinar cómo deberían gestionarse adecuadamente los recursos para minimizar los impactos negativos del calentamiento global recomiendan el cumplimiento de tres normas:

  1. Aumentar el hábitat de las abejas en zonas próximas a las plantaciones de café.
  2. Como extensión a la anterior, proteger los bosques y cualquier tipo de vegetación autóctona para salvaguardar la población de abejas y otros insectos polinizadores.
  3. Fomentar la implantación de cultivos con impacto climático mínimo.

Así pues, debemos tomar conciencia de la importancia que tiene hoy en día que actividades como la agricultura o la ganadería se realicen de manera sostenible y respetuosa para con el medio ambiente.

3 de 3