Cocinillas, la gastronomía de El Español

Revisas tus redes sociales en el autobús de camino a casa después de una dura jornada de trabajo. Abres Instagram y te encuentras con que alguien acaba de subir la foto de un plato suculento. Estás muerto de hambre y lo único que desearías en ese momento es poder meter la mano en la pantalla y devorar todo lo que hay dentro. Tendréis que reconocer que casi todo el mundo ha deseado alguna vez que las fotos de Instagram fuesen comestibles.

Fotos de Instagram que sí te las puedes comer de verdad

fotos de Instagram

Precisamente en esa situación tan cotidiana para muchos se ha inspirado la última campaña publicitaria de una conocida marca de salsas en Brasil que lleva por título “Posts irresistibles“.

Todo empezó con una publicación de la marca en Instagram Stories en la que el chef Santi Roig preparaba una suculenta hamburguesa. Los afortunados seguidores que en ese momento se encontrasen en la localidad brasileña de Sao Paulo y se les antojase la hamburguesa iban a poder comerse literalmente el post, simplemente debían deslizar la historia hacia arriba, rellenar un formulario y la marca les haría llegar la hamburguesa de la foto en un packaging que simulaba la interfaz de Instagram para que “literalmente” pudiesen meter mano en la publicación para comerse la hamburguesa.

La pena es que la acción solo se llevó a cabo un día a la hora de comer, imagino que el tiempo que necesitó la agencia encargada de la campaña para conseguir el material suficiente con el que grabar este vídeo en el que unos cuantos afortunados consiguen que se haga realidad ese deseo recurrente de comernos lo que sale en la pantalla cada vez que vemos algo que nos hace salivar.

Ahora bien, después de la campaña, quién sabe si a algunos les puede dar por reutilizar la idea y empiezan a utilizar Instagram para intentar vendernos comida a domicilio a todas horas. Pero que sepáis que así no mola, la gracia está en poder meter la mano y que te inviten, que para eso es un sueño :-).

1 de 1