Cocinillas, la gastronomía de El Español

Preparación: 50 min   Dificultad: fácil  Personas: 4


Si hay una receta que me parece singular y sencilla de cocinar es ésta: el guiso de pollo con almejas. Menuda combinación, este mar y montaña casa realmente bien. Su sabor es exquisito, su salsa, una auténtica delicatessen para no parar de untar pan.  Un plato que puedes preparar con antelación y después volver a calentar en la cazuela y poder seguir haciendo otras tareas. Ideal para la vuelta a la rutina ya que puedes dejarlo preparado por la mañana o la noche anterior y cuando llegues, calentar, un buen chusco de pan y a disfrutar.

En casa es un plato típico de los sábados y además es tan ligero que después siempre podrás probar el postre si quieres. No es nada pesado ya que su sofrito es a base de cebolla y un poquito de ajo. También es bajo en carbohidratos si no rebañamos toda la salsa con pan ( es casi una necesidad  hacerlo)…

Ingredientes para hacer el guiso de pollo con almejas


  • Contramuslos de pollo deshuesadoss, 1 kg
  • Almejas, 1 kg
  • Ajo, 1 diente
  • Cebolla, 1 ud mediana
  • Pimienta negra
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra, 8 cucharadas
  • Vino blanco, 300ml
  • Perejil, 2 cucharadas

Elaboración del  guiso de pollo con almejas


01: Peparación de los ingredientes

Lo primero que haremos es, por un lado,  cortar el pollo ya deshuesado en trozos de bocado y salpimentarlo,  por otro lado,  lavar bien las almejas que habremos tenido a remojo en agua con sal durante  ½ hora para que suelten cualquier arenilla y aclararlas bien. También trituraremos la cebolla junto con el ajo y picaremos el perejil bien fino. Reservamos todo y nos ponemos manos a la obra.


02: Sofreír el pollo

Guiso de pollo con almejas

En una cazuela echamos el aceite y añadimos el pollo, doramos a fuego medio hasta que quede tostadito y adquiera color. A continuación, añadimos la cebolla triturada junto con el diente de ajo y rehogamos bien hasta que veamos que está bien integrada y cocinada. A continuación, echamos el vino blanco y dejamos que evapore el alcohol.


03: Terminar el guiso de pollo con almejas

Guiso de pollo con almejas

Echamos entonces las almejas y tapamos inmediatamente para que se abran. Dependiendo del tipo de almeja los minutos variarán. Una vez abiertas, echamos el perejil y dejamos cocinar unos minutos hasta que quede una salsita espesita.


 04: Servir

Servimos inmediatamente el pollo con las almejas y una cantidad generosa de salsa por encima acompañado de un buen trozo de pan.

Resultado


El resultado es espectacular como podéis ver. Un plato sencillo, poco graso y que necesita pocos ingredientes. Como plus, le podemos añadir unos piñones durante el sofrito que le darán un toque genial os lo aseguro. No obstante, no es un ingrediente imprescindible.

Como siempre, si está recién hecho estará en su mejor punto, pero como os decía, no hay inconveniente en hacerlo de un día para otro o la misma mañana y después darle un toque de calor antes de servir.

Si tenéis invitados quedarán entusiasmados por su sabor ya que es indescriptible.¡ Ah y tened una barra de pan a mano para los más paneros!

2 de 2