Cocinillas, la gastronomía de El Español

Preparación: 20 min   Dificultad: fácil  Personas: 2


Si 2017 lo vamos a recordar como el año en el que nos aficionamos al ramen y descubrimos el poke hawaiano, 2018 es muy posible como el año en el que nos volvimos locos con el Loco Moco, uno de los platos más tradicionales de la cocina hawaiana que ni puede ser más fácil de preparar ni estar más rico.

El Loco Moco hawaiano es algo muy simple, arroz blanco, una hamburguesa, gravy -salsa de carne- con o sin champiñones y un huevo frito. Algo así como la reinterpretación hawaiana de lo que aquí conocemos como arroz a la cubana pero que de cubano no tiene nada. Pero este Loco Moco, pese a lo sencillo del plato, conquista paladares de todas las edades porque está para chuparse los dedos.

Ingredientes para preparar Loco Moco hawaiano


  • Cebolla, 1/2
  • Champiñones, 8
  • Caldo de carne oscuro, 300 ml
  • Mantequilla, 1 cucharada
  • Harina de trigo, 1 cucharada
  • Hamburguesas de ternera o mixtas. 2
  • Huevos, 2
  • Arroz blanco hervido, 2 raciones
  • Sal
  • Cebolla frita crujiente, opcional

Preparación del Loco Moco hawaiano


   01: Preparar la salsa o gravy

loco moco hawaiano

En una sartén ponemos a pochar la media cebolla junto con los champiñones y una pizca de sal hasta que esté tiernos. Añadimos el caldo de carne, llevamos a ebullición durante unos 4 o 5 minutos. Finalmente añadimos una cucharada de mantequilla y otra de harina. Mezclamos todo bien para que la harina se incorpore sin dejar grumo y dejamos cocinar durante un par de minutos a fuego medio bajo hasta que espese la salsa. Reservamos caliente.

Mientras se termina de hacer la salsa cocinamos las hamburguesas en el punto que nos gusten.


02: Montar el Loco Moco

loco moco hawaiano

En el plato en el que vayamos a servirlo poemos una ración de arroz blanco caliente y encima una de las hamburguesas. Cubrimos todo con la salsa de carne, ceboll y champiñones. Terminamos de montar el plato colocando sobre las salsa un huevo frito.


03: Servir y desgustar el Loco Moco

loco moco hawaiano

Para sentarse a comer se puede espolvorear con alguna hierba aromática o con un poco de cebolla frita crujiente, o servirlo tal cual, porque ya él solo está riquísimo. Solo de recordarlo estoy empezando a salivar.

Resultado


Estoy convencida de que es una receta que, cuando la probéis, la vais a preparar un montón de veces, porque es rápida, socorrida, no lleva ingredientes raros, es fácil de preparar y de comer, es barata y es perfecta como plato único. Vamos que lo tiene todo para convertirse en un “must have” entre las recetas de cocina de diario. Ya me contaréis.

2 de 2