Cocinillas, la gastronomía de El Español

Preparación: 35 min   Dificultad: fácil  Personas: 2


Hoy necesitaba un plato de esos que reconfortan cuerpo y alma tras un día muy ajetreado y agotador. Sí, de esos que apetecen en cualquier época del año pero que ahora que empieza a refrescar todavía apetecen más. Además, con muy pocos ingredientes se consiguen unas albóndigas sefardíes de escándalo.

Esta receta es un clásico en las épocas otoñales e invernales en casa, porque entran de maravilla con un buen trozo de pan. A priori no dejan de ser unas albóndigas, y sabemos que cada uno en su casa las hace de un modo distinto en lo que a la salsa o relleno se refiere. Esta receta que os presento hoy y que tanto nos gusta en casa se caracteriza por el sabor algo exótico. Uno de los sabores que más predominan en estas deliciosas albóndigas es el de la ñora. En este caso la comeremos en forma de pimentón de ñora. Además, el comino, el jengibre y la cúrcuma aportan un toque delicioso que cuando se amalgaman todos ellos forman una sinfonía de sabores única.

Ingredientes para elaborar las albóndigas sefardíes


  • Carne picada de vacuno, 400 g
  • Huevo M, 1 ud
  • Sal
  • Pan rallado, 3 cucharadas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Pimentón de ñora, 1 y ½ cucharada
  • Ajo, 3 dientes
  • Piñones, 20 g
  • Jengibre molido, 1 pizca
  • Cúrcuma molido, 1 pizca
  • Comino, 2 cucharaditas
  • Caldo de carne, 240 ml
  • Cebolleta pequeña, 1 ud

Elaboración de las albóndigas sefardíes


01: Formar las albóndigas

Empezamos machacando bien los ajos o picándolos finamente. Agregamos éstos al huevo batido. Echamos una pizca de sal, la cúrcuma y el jengibre. Revolvemos bien y agregamos la carne picada y los piñones. Mezclamos bien agregando las cucharadas de pan rallado hasta que quede una mezcla consistente para formarlas. Reservamos.


02: Elaboración de la salsa

Cortamos la cebolla en juliana y ponemos a fuego medio. Una vez esté blandita y transparente, agregamos el pimentón de ñora y el comino. (Para hacer el pimentón de ñora, limpiamos bien las ñoras secas de las semillas y trituramos con un  molinillo hasta que quede muy finamente molida). Revolvemos y dejamos por un minuto para que se rehogue bien con la cebolla. Debemos tener cuidado para que el pimentón no se nos queme. Agregamos a continuación el caldo de carne y retiramos. En este punto si preferimos una salsa más fina podemos triturar la salsa. Reservamos.


03: Freír las albóndigas

En la misma cazuela donde después seguiremos cociendo las albóndigas y con un fondode aceite de oliva virgen extra de un par de centímetros, marcaremos las albóndigas dorándolas ligeramente. Una vez bien marcadas las retiramos y eliminamos el exceso de aceite que haya quedado en la cazuela  y los posibles restos de carne desmenuzada.

Agregamos de nuevo las albóndigas a fuego medio y agregamos la salsa que ya teníamos reservada. Dejamos cocer unos 15 o 20 minutos hasta que la salsa espese ligeramente. De este modo todos los sabores se amalgamarán y las albondigas se acabarán de cocer.


04: Servir

Probamos antes de retirar del fuego por si debemos rectificar de sal. Servimos inmediatamente en una fuente o directamente sobre los platos sin perder ni un minuto. Os aseguro que el olorcito a especias que han dejado mientras se cocinaban abrirán el apetito de cualquiera. Una salsa espesita, con mucho sabor y un relleno espectacular porque los piñones y las especias le dan un toque increíble a estas albóndigas sefardíes. Unas albóndigas que no necesitan mucho más acompañamiento excepto una buena barra de pan para untar la salsita.

Resultado


Como podéis observar la pinta es increíble. Unas albóndigas con mucho sabor, jugosas y sencillamente deliciosas. En casa nunca falta una buena barra de pan cuando toca preparar estas albóndigas sefardíes. ¿Por qué? Porque es una condición sine qua non para degustarlas.

Además, es un plato perfecto para un día festivo o uno cualquiera en el que nos queramos dar un homenaje. Cuando las hagáis, prestad atención al aroma que desprende la cazuela ya que se os irá abriendo el apetito por momentos y deseareis hincarles el diente lo antes posible.

2 de 2