Cocinillas, la gastronomía de El Español

Preparación: 60 min   Dificultad: fácil  Personas: 4


¿Conocéis esa sensación cuando uno quiere algo dulce, tierno, esponjoso y fácil de hacer? Sí, la he experimentado en innumerables ocasiones, pero esta vez decidí ponerle solución. La repostería normalmente resulta una tarea de mucha precisión, de ensuciar varios cacharros y de dedicarle tiempo. Bien, con estos financiers de almendra no tendréis excusa para degustar un tierno bocado, esponjoso y con mucho sabor.

Ingredientes para elaborar los financiers de almendra


  • Almendra molida, 60 g
  • Mantequilla sin sal, 90 g
  • Azúcar moreno, 150 g
  • Harina de trigo, 65 g
  • Claras de huevo, 150 g
  • Sal, 1 pizca
  • Levadura química, 5 g
  • Almendra en cubos para decorar, 40 g

Elaboración de los financiers de almendra


01: Preparación de la mantequilla avellanada

Para esta receta necesitamos avellanar la mantequilla (beurre noisette). Es decir, separar la materia grasa del agua que contiene la mantequilla. Al separarse el agua y quemarse ligeramente la grasa se produce ese color amarronado y el olor a avellana tan característico. Para ello dispondremos en un cazo de la mantequilla y a fuego medio dejaremos derretir por completo. Dejaremos unos minutos en el fuego hasta que observemos que empieza a desprender un olor a fruto seco y el color empieza a adquirir un tono tostado. Cuidado, no debe hervir ni quemarse la mantequilla. En ese punto retiramos y dejamos templar.


02: Preparación de los elementos secos

Empezaremos tamizando la harina de almendras y la harina de trigo en un bol. Agregamos el azúcar moreno o en su defecto azúcar blanquilla, la levadura y la pizca de sal. Removemos bien para que quede bien integrado todo. Para incorporar la mantequilla que hemos avellanado, ésta debe estar atemperada. Con ayuda de un colador de malla muy fina incorporamos la mantequilla avellanada a la mezcla de elementos secos que hemos preparado anteriormente. Mezclamos con una varilla hasta que quede una especie de masa arenosa.


04: Masa final

Una vez esté la masa arenosa, incorporamos las claras de huevo batiendo con energía durante unos 5 minutos. A continuación, con papel film tapamos a piel. Es decir, que el papel film toque directamente la masa, evitando así la formación de costra. Dejamos reservar 30 minutos en el frigorífico.


05: Horneado

Colocamos la masa en una manga pastelera si disponemos de ésta. En caso contrario podéis usar una cuchara, pero me parece más cómodo usar una manga para el rellenado del molde. Yo he usado un molde de lingotes hecho de silicona. Hay infinidad de modelos en el mercado aunque en general los financiers son pequeños lingotes. Hoy en día se pueden encontrar de múltiples formas y tamaños en tiendas especializadas. Con el molde ligeramente engrasado rellenamos hasta ¾ partes cada financier ya que después crecerá en el horno. Para finalizar agregamos unos cubitos de almendra al gusto. Horneamos con el horno precalentado a 175ºC con calor arriba y abajo durante 20 minutos. Pasado ese tiempo comprobamos con un palillo si están cocidos.


06: Servir

Sacamos del horno y dejamos enfriar unos 10 minutos dentro de los moldes. A continuación, los retiramos con cuidado y dejamos enfriar por completo encima de una rejilla. A mi me gustan ya fríos del todo pero templaditos también están buenísimos. No podéis haceros una idea del olor a frutos secos que se genera mientras se hornean. El olor a almendra y avellana de la mantequilla que le hemos incorporado, hacen de estos pequeños lingotes una pequeña gran tentación. Pero creedme están mejor una vez han enfriado por completo y sus sabores se han amalgamado.

Resultado


Podemos observar como aparte de tener una apariencia genial porque son muy cómodos de comer gracias a su forma de lingote, el sabor es espectacular. Yo estoy degustando un delicioso financier de almendra mientras me tomo un rico café con leche y escribo la receta. No he podido esperar a la hora de la merienda ya que el olor y su jugosidad me pueden. Si os gustan otros frutos secos podéis utilizar nueces, avellanas o pistachos. Tan sólo debéis molerlos muy finamente con ayuda de un molinillo y listo. También podéis agregarle algún fruto como frambuesas o arándanos antes de hornear. En definitiva, una propuesta genial para degustar en cualquier época del año pero ahora que los días empiezan a ser más cortos y las tardes tan tristes, me apetecen mucho más.

Además, estos financiers de almendra resultan ideales para acompañar el café o el té de media tarde. De acuerdo, no son de origen inglés para acompañarlos con el té de las 5 de la tarde, pero estos dulces de origen francés quedan geniales también. Como os decía son de origen francés y existen innumerables recetas. Yo siempre opto por esta que es la que a mí me funciona. Una receta fácil, rápida y deliciosa. Además, al ser en forma de lingotes se comen en un visto y no visto. Te recomiendo que hagas bastantes porque si tienes invitados para la hora del café van a desaparecer con casi toda seguridad.

1 de 2