Cocinillas, la gastronomía de El Español

¿Qué pasa cuándo juntas la pasión por Nápoles y el amor por estilo cool de Nueva York? Que nacen en Madrid restaurantes como Grosso Napoletano, a medio camino entre una pizzería napolitana y el Roberta’s de la Gran Manzana. Hugo Rodríguez de Prada, el creador de este reducto napolitano en Madrid, probó las genuinas pizzas del sur de Italia en Nueva York. De ahí viajó a Nápoles y fue cuando se enamoró perdidamente de la forma de hacer las cosas en esa ciudad a los pies del Vesubio.

Grosso Napoletano, en el top 10 de las pizzas madrileñas

Hace algunos meses abría el primer Grosso en la calle Hermosilla. En pocos días ya acumulaban llenazos, y todos queríamos ir a probar si eso que se decía era cierto. “De las mejores pizzas de Madrid”, oíamos por todas partes. Y cuando varios lo dicen, será por algo, ¿verdad? Tras afianzar el primer proyecto, hace apenas un mes abrieron un segundo local en Santa Engracia y que es el que hoy nos ocupa.

Lo bueno, si breve, dos veces bueno

La carta es breve, sí, pero ¿no os gustan cada vez más esos sitios a los que vas a tiro hecho? Con cartas larguísimas nunca sabes qué elegir. Aquí la propuesta se divide entre cinco entrantes fríos, pizzas y postres. Lo ideal, si vas con dos o tres personas, es pedir un par de entrantes y, si sois de buen comer, dos pizzas a compartir.

Entre los entrantes destaca un fantástico Vitello Tonnato a base de ternera en lonchas y mayonesa de anchoas, atún y alcaparras y la burrata pugliese con rodajas de tomate y salsa pesto. Tampoco podían faltar entre estas propuestas frías, la ensalada caprese, el carpaccio de ternera y la ensalada napolitana. Todos vienen acompañados de grissini a modo de pan.

Grosso Napoletano restaurante

Y llegamos al plato fuerte. Las pizzas, por supuesto. Tienen nueve variedades en carta, y la posibilidad de añadir numerosos ingredientes extra a tu elección. La masas son elásticas con harina de fuerza 00, bordes gruesos y esponjosos, y ahora, además, están experimentando con nuevas preparaciones para hacer que la harina pese menos en nuestro estómago. Han empezado a utilizar una masa madre con 72 horas de fermentación.

Entre las pizzas podemos decantarnos con las que tienen base rossa o bianca, es decir, que lleven o no tomate como base. El tomate que utilizan es San Marzano que crece en las faldas del Vesubio, la mozzarella de búfala campana DOP y todos los demás ingredientes de primera calidad. Entre las pizzas con base de tomate, destaca sobre todas la Grosso, la de la casa. Es simple pero deliciosa, ya que lleva tomate, mozzarella, rúcula, prosciutto di Parma, lascas de parmesano y tomates cherry. Si te gusta el toque picante, ve directo a por la Diavola, con tomate, mozarella y salami picante napolitano.

Grosso Napoletano restaurante

Entre las de base bianca, me quedo sin duda con la pizza Borghese, con base de crema trufada y mozzarella, prosciutto de Parma y champiñones. La base está de morirse y el jamón le aporta un punto salado muy interesante.

Deja hueco para el postre

Aunque estés lleno, este es un sitio de los de dejar hueco para el postre. Casi todos vienen servidos en una taza metálica en la que se introduce el placer dulce. Tienen el clásico tiramisú y otro postre para mí imprescindible, el albero da zia Lucy, una creación de lo más golosa a base de crema de nata, leche condensada y polvo de galleta. Querrás repetir. Asegurado. Y para los valientes, la inigualable, inimitable y grandiosa, pizza de Nutella y crema de mascarpone. Para morir de gusto.

Grosso Napoletano restaurante

Dicho todo esto, tenemos que destacar que han creado unas cajas especiales para su delivery. Éstas, hacen que la pizza llegue calentita y en perfecto estado a tu casa. Podrás pedirlas en el local para llevarlas, o hacerlo cómodamente desde tu sofá a través de la plataforma de Uber Eats.

Estética industrial y un potente horno de leña

¿Las diferencias con el primer local de Hermosilla? Muy pocas. Este nuevo ha ganado en tamaño, pero conserva todas las características principales del proyecto primigenio: una estética industrial, inspirada claramente en las tendencias neoyorquinas, un horno de piedra traído directamente de Nápoles, un grupo de pizzaiolos napolitanos, dicharacheros y gritones que preparan pizzas a la velocidad del rayo y muchas ganas de hacer bien las cosas. Si lo que quieres es comer pizza a porciones, este no es tu sitio. Su lema es “Fuck the slice, go bigger”, porque aquí las pizzas se comen enteras y a mordiscos.

Grosso Napoletano restaurante

Ambos restaurantes no tienen cocina como tal, ni falta que les hace. Se sirven y se bastan con su potente horno de piedra, que en Grosso Napoletano 2, ha crecido y ahora puede hornear hasta 9 pizzas a la vez. ¿Sabías que solo se necesitan 90 segundos para tenerlas listas? Mejor imposible.

Qué, dónde, cúando, cómo, cuánto

  • Grosso Napoletano abre su segundo local en el barrio de Chamberí. Su propuesta se caracteriza por servir auténticas pizzas napolitanas hechas al horno de leña, por expertos pizzaiolos.
  • Está en la calle Santa Engracia, 48.
  • Abre todos los días de 13.15h a 16.00h y de 20.15h. a 23.00h.
  • Puedes reservar en el 911 704 653.
  • El precio medio ronda los 16 euros por persona.
4 de 4