Cocinillas, la gastronomía de El Español

Preparación: 60 min  Dificultad: Fácil     Personas: 2


La alubia pocha es una variedad de alubia blanca que se consume antes de que madure por completo y que no se deja secar, sino que se consume fresca. Su temporada son los meses finales del verano, y se congela para ser consumida fuera de temporada. Es una legumbre que se consume típicamente en Navarra (especialmente en San Fermines), pero también en La Rioja, el País Vasco y otras regiones del norte de España.

Las pochas a la navarra es una preparación a base de verduras, en las que las alubias se comen viudas. Nosotros las vamos a preparar de un modo muy similar, pero al final las vamos a añadir unos maravillosos trozos de pulpo para darle otro nivel.

Las acompañaremos también de unas guindillas verdes o piparras, tan utilizadas por esos lares para refrescar guisos de legumbres y potajes, dado que su acidez corrige la pesadez que puedan generar este tipo de preparaciones.

Ingredientes


  • Alubias pochas frescas, 350 g
  • Pulpo cocido, 150 g
  • Cebolla, 1
  • Pimiento verde italiano, 1
  • Tomate,1
  • Pimientos choriceros, 2
  • Dientes de ajo, 6
  • Guindillas piparras
  • Pimentón dulce
  • Pimentón picante
  • Laurel
  • Agua o caldo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Cómo hacer pochas guisadas con pulpo y piparras


01: Comenzamos sofriendo ajo, cebolla y pimiento verde

Pochas guisadas con pulpo y piparras - Paso 1

Picamos el ajo muy pequeño y lo sofreímos. Troceamos 3/4 partes de la cebolla y del pimiento en trozos más gruesos (si te gusta como a mí que se note la verdura, si no pícalos mucho) y sofreímos junto con el ajo.


02: Añadimos las pochas y el resto de los ingredientes y guisamos

Pochas guisadas con pulpo y piparras - Paso 2

Cuando empiece a coger color, añadimos las pochas, los pimientos choriceros, el laurel y una cucharada de pimentón dulce. Introduciremos el tomate y la cebolla y pimiento restante en una malla y la agregamos a las pochas también.

Cubrimos de agua o caldo, salamos y cocemos a fuego lento 45-60 minutos, o hasta que la alubia esté tierna, añadiendo agua si fuera necesario. A los 10 o 15 minutos, rescatamos los pimientos choriceros y reservamos en un plato.


03: Trituramos la vedura de la malla y ponemos a punto el caldo

Pochas guisadas con pulpo y piparras - Paso 3

Cuando estén las alubias pochas guisadas, sacamos la malla y echamos la verdura en un vaso batidor. Añadimos también un poco de caldo de cocción y alguna alubia que se haya reventado, para que nos ligue más el caldo. Con una cuchara raspamos la carne del pimiento choricero y la añadimos también al vaso.

Batimos y agregamos el puré al guiso. Ponemos el caldo a punto de sal y de espesor (si está muy espeso añadiremos agua y si está muy líquido reduciremos el caldo aparte).


04: Añadimos el pulpo y el refrito y servimos acompañadas de las piparras

Pochas guisadas con pulpo y piparras - Paso 4

Cortamos el pulpo cocido en rodajas y se lo añadimos a las pochas.

Vamos a hacer también un refrito para dar a las pochas más sabor. En una sartén echamos aceite generosamente, añadimos 3 dientes de ajo troceados gruesamente y cuando empiecen a coger color, sacamos del fuego.

Añadimos pimentón picante, damos un par de vueltas y colamos de inmediato sobre las pochas. Mezclamos bien y cocinamos todo unos pocos minutos.


05: Servir las pochas guisadas con pulpo

pochas guisadas con pulpo

Servimos con las piparras, picadas o enteras, por encima.

Resultado final


La alubia fresca es mucho más mantecosa y suave, puesto que no tiene tanto pellejo ni es tan basta como la seca. Esto, añadido a la frescura del pulpo y la acidez de las piparras hacen que este sea un plato ideal para comer legumbres durante todo el año, tanto en invierno como en otras estaciones más calurosas.

De todas maneras, si no encontráis pochas, esta preparación os quedará genial también usando alubia blanca o incluso pinta u otro tipo que no sea muy potente como las verdinas. Lo que tendréis que tener en cuenta es el previo remojo y la cocción más prolongada que requiere la alubia seca, pero por lo demás podéis adaptar la receta a la alubia que soláis gastar.

Pochas guisadas con pulpo y piparras - Resultado

Con estas pochas que os proponemos descubriréis otra forma de comer legumbres con la que evitaremos el exceso de grasa animal de la mayoría de guisos de alubias, pero que no escatima ni mucho menos en sabor. El conjunto de la pocha cremosa, el caldo gordito y sabroso, la personalidad del pulpo y el estallido de las piparras no puede fallar, es un éxito asegurado.

Otras recetas de alubias con sabor a mar


Si eres un fan de las legumbres, pero no soportas los potajes grasientos cargados de chorizo, morcillas y compangos varios estos guisos de pochas o alubias blancas, pintas o verdinas combinados con frutos del mar son la solución perfecta.

Aparte del que te acabamos de presentar hoy, no olvides estas otras propuestas:

Estas judías blancas con pulpo serían una versión de la receta de hoy pero elaborada con alubias blancas secas y en olla a presión para ahorrar tiempo ya que la alubia seca, a pesar del remojo previo, siempre necesita de algo más de cocción.

En Cocinillas nos adaptamos al mercado y si un día no hay pulpo pero se nos pone a tiro una buena sepia y unos mejillones frescos, no le hacemos ascos y nos montamos una fiesta de mucho cuidado.

Incluso tenemos versión para los días de fiesta y comidas por todo lo alto con estas alubias blancas con almejas, ligeras, sabrosas y mucho más fáciles de lo que piensas.

3 de 3