Cocinillas, la gastronomía de El Español

Preparación: 30 min     Cocción: 25-30 min    Dificultad: fácil     Unidades: 28


Me gusta elaborar dulces navideños caseros porque están mucho más ricos y además controlamos los ingredientes que llevan. Anímate a preparar estas Navidades estas hojaldrinas de naranja, con o sin Thermomix, y seguro que repites porque son muy sencillas y deliciosas.

Normalmente este tradicional dulce se suele elaborar con manteca de cerdo, como la mayoría de los dulces en estas fiestas, pero en esta ocasión he sustituido la manteca por mantequilla, que también da un resultado muy bueno.

Ingredientes para elaborar las hojaldrinas de naranja


  • Mantequilla, 200 g
  • Azúcar, 100 g (*)
  • Vino blanco dulce, 25 g (**)
  • Zumo de naranja, 25 g
  • Ralladura de piel de 1 naranja
  • Sal, una pizca
  • Harina de repostería, 300 g

(*) Utilizaremos 30 g de azúcar para elaborar la masa y 70 g (al gusto) de azúcar para rebozar las hojaldrinas y darles el acabado final espolvoreándolas con abundante azúcar glass.

(**) Aunque no es lo tradicional, puedes sustituir el vino blanco dulce por Cointreau, ya el suave sabor a naranja de este licor ayudará a potenciar ese sabor en nuestras hojaldrinas.

Elaboración de las hojaldrinas de naranja con Thermomix


01: Preparar la masa

Vertemos en el vaso de la Thermomix 100 g de azúcar. Vamos a pulverizar los 30 g que necesitamos ahora para elaborar la masa, más 70 g que utilizaremos para rebozar y espolvorear las hojaldrinas después de horneadas. Programamos 10 seg/vel 10. Reservamos.

Ponemos en el vaso 30 g de azúcar glass, la ralladura de la naranja, el zumo de naranja, el vino blanco, la pizca de sal y la mantequilla, bien fría, cortada en dados. Programamos 2 min/vel 4.

Añadimos al vaso la harina y amasamos 1 min/vel. espiga.

Comprobamos que todos los ingredientes están bien integrados formando una masa. Retiramos la masa del vaso de la Thermomix, que saldrá fácilmente, sin engancharse. De todas formas, ya sabes que si te quedan restos adheridos a las cuchillas los puedes recuperar programando unos segundos a velocidad alta, de esta forma los restos quedarán pegados en las paredes del vaso y los podrás recuperar sin ningún problema.

Formamos una bola y la envolvemos en papel film. La aplanamos un poco para facilitarnos luego el comienzo del estirado de la masa. Dejamos reposar la bola en el frigorífico durante al menos una hora o incluso podríamos dejarla toda la noche.


02: Estirar la masa

Después del tiempo de reposo retiramos la masa del frigorífico. La masa se habrá endurecido, si está muy dura deja que se atempere antes de comenzar a estirarla.

Espolvoreamos la encimera con un poco de harina y estiramos la masa en forma de rectángulo. Vamos a doblar la masa sobre sí misma en tres dobleces, para ello cogemos un extremo y lo doblamos hasta la mitad y cogemos el otro extremo y lo doblamos y colocamos encima del primero. Ya tenemos la primera vuelta. Giramos la masa 90º en el sentido de las agujas del reloj y repetimos hasta 3 ó 4 veces este paso de doblar sobre sí misma en tres, girar y amasar. No sé si he conseguido explicarme de forma clara, pero si no es así seguro que el paso a paso en fotografías te ayuda.

Dejamos la masa estirada con un grosor aproximado de 1,5 – 2 cm. Si tienes unas tablillas medidoras te resultará más sencillo estirar la masa entre ellas y conseguir este grosor y una perfecta forma rectangular, consiguiendo con ello desperdiciar menos masa; aunque te confieso que los recortes los cortado y horneado igualmente, y aunque no son tan bonitos están igualmente ricos.

Volvemos a refrigerar la masa estirada tapada con papel film durante 30 minutos.


03: Precalentar el horno

Precalentamos el horno a 200ºC con calor arriba y abajo. Forramos una bandeja de horno con papel de hornear.


04: Cortar la masa

Sacamos la masa del frigorífico y vamos a cortar los bordes dejando un rectángulo perfecto. Eso sí, hay que tener cuidado de que el corte sea limpio y no aplastemos los cantos porque entonces la masa no crecería bien. Necesitamos un cuchillo o un cortapastas bien afilado.

Cortamos la masa en cuadrados iguales y los colocamos un poco separados entre sí en la bandeja de hornear que habíamos preparado. Yo he cortado las porciones de tamaño de bocado, de 3 x 3 centímetros, pero por supuesto puedes hacerlas del tamaño que más os guste.


05: Hornear

Cuando el horno esté caliente, introducimos la bandeja con las hojaldrinas, bajamos la temperatura a 180º C y horneamos durante 15 minutos. Pasado este tiempo, bajamos la temperatura a 160º C y horneamos unos 10-15 minutos más, para que queden secas y crujientes.

Finalizado el tiempo de horneado comprobamos si las hojaldrinas están cocidas, para ello sacamos una del horno y la cortamos por la mitad. Comprobamos si está bien cocida y si no es así las dejamos unos minutos más.

Cuando aún estén templadas, rebozamos las hojaldrinas con azúcar glass y las dejamos enfriar completamente sobre una rejilla.


06: Servir las hojaldrinas de naranja

Hojaldrinas de naranja

Ya frías, y con ayuda de un colador,  espolvoreamos nuestras hojaldrinas generosamente con más azúcar glass para darles el toque final.

Resultado


Estas hojaldrinas de naranja tienen un delicioso y sutil sabor a naranja, y a pesar de la gran cantidad de mantequilla que llevan no resultan nada grasientas ni empalagosas.

Por supuesto también puedes elaborar manualmente este dulce, es muy sencillo. Comenzamos tamizando la harina en un bol amplio. Añadimos la mantequilla en pomada (para poder trabajarla mejor), el azúcar, el vino, el zumo de naranja, la piel de naranja y la pizca de sal. Amasamos y mezclamos bien todos los ingredientes hasta que consigamos una masa uniforme y manejable, similar a la de las galletas. Formamos una bola, la envolvemos en papel film, la dejamos reposar en el frigorífico y seguimos los pasos arriba indicados.

Nuestras hojaldrinas de naranja se conservarán perfectamente en una caja metálica durante bastante tiempo, aunque con lo ricas que están dudo que os duren mucho … También podemos envolver estos dulces navideños en papel de seda de colores y aprovechar para regalar a nuestros familiares y amigos dulces caseros estas Navidades, ¡verás qué sorpresa más agradable se llevan y cómo les gustan!

3 de 4