Cocinillas, la gastronomía de El Español

Preparación: 7 h  Dificultad: media  Personas: 6


Hoy os traigo un dulce navideño típico de Austria, Alemania, Bohemia, entre otros. Es un dulce que no llega a ser un bizcocho o bundt cake como en un principio puede parecer. Puede asemejarse también con el famoso panettone italiano, pero tampoco sería una definición acertada para este delicioso dulce. Si sois de dulces que no empalaguen en exceso, éste sin duda es uno de los que debéis preparar. Es ideal para desayunar, merendar o para sacarlo tras una comida navideña. En Alemania es muy típico realizarlo durante el adviento o la Navidad. Se suele comer concretamente el día 25 de diciembre por la mañana para desayunar. En casa también lo hemos hecho en varias ocasiones para esa fecha y para otras ya que resulta un desayuno genial y que gusta a todos por igual.

Ingredientes para hacer el Kugelhopf de Navidad


  • Harina de fuerza, 100 g
  • Leche entera, 360 ml
  • Pasas, 90 g
  • Pepitas de chocolate, 50 g
  • Naranja, 1 ud
  • Limón, 1 ud
  • Ron añejo o Kirsch , 60 ml
  • Harina panadera, 640 g
  • Mantequilla en pomada, 150 g
  • Azúcar, 90 g
  • Huevos, 2 uds
  • Yema de huevo, 1 ud
  • Levadura fresca, 20 g
  • Sal, 1 pizca
  • Azúcar glas, al gusto

Elaboración del Kugelhopf de navidad


01: Elaboración del prefermento

kugelhopf

Empezaremos realizando el prefermento de nuestra masa. Para ello en un bol mezclamos 100 g de harina de fuerza, 60 ml de leche entera y la levadura fresca desmenuzada. Mezclamos bien hasta obtener una bola compacta y firme. Tapamos con un papel film y dejamos reposar 3 horas y media en un lugar cálido. Mientras tanto, pondremos el ron en un cazo y esperamos a que empiece a hervir. Justo entonces apagamos el fuego e incorporamos las pasas. Lo dejamos tal cual dejando que las pasas se hidraten bien con el ron hasta que empecemos a trabajar la masa final. Es decir, esperaremos a que el prefermento esté listo.


02: Elaboración de la masa

kugelhopf

Una vez que nuestro prefermento esté preparado, disponemos los siguientes ingredientes en un bol: 600 g de harina panadera, 300 ml de leche, azúcar, los huevos y la yema, la pizca de sal, el prefermento y la ralladura de limón y naranja. Mezclamos bien con el gancho de nuestra batidora eléctrica a velocidad media hasta que la masa se desprenda de las paredes del bol. Si no disponéis de dicho aparato no os preocupéis, podéis hacerlo a mano hasta que la masa no se enganche y quede compacta. A continuación, agregamos la mantequilla en pomada en tres tandas y batimos nuevamente a velocidad media hasta que la masa vuelva a estar firme y no se pegue en los laterales del bol. Agregamos entonces las pasas junto con el ron que haya quedado sin absorber en cazo. Amasamos de nuevo hasta conseguir una masa elástica pero que no se pegue.


03: Primer leudado de la masa

kugelhopf

Una vez tenemos la masa en su punto la bolearemos y colocaremos la bola en un bol limpio recubierto con un poco de aceite de girasol o mantequilla. Tapamos bien con papel film y dejamos leudar unas 2 horas aproximadamente. Dependerá del calor ambiental, humedad, etc. Por ello debéis fijaros si a partir de la hora y media la masa ha doblado su tamaño ya que entonces la tendremos preparada.


04: Segundo leudado de la masa

kugelhopf

Una vez ha leudado, espolvoreamos nuestras manos y la superficie de trabajo con un poco de harina. De este modo será más sencillo trabajar la masa. Desgasificamos y volvemos a formar una bola. Ahora como si de un roscón de reyes se tratase, le hacemos un agujero en medio donde después quepa la chimenea de nuestro molde Kugelhopf. Dejamos así mismo leudar 30 minutos sobre la superficie de trabajo.

Mientras tanto con un poco de aerosol desmoldante o mantequilla y harina, engrasamos bien nuestro molde. Una vez engrasado espolvoreamos unas almendras laminadas o a cubitos para que se impregnen bien por las paredes del mismo. Finalmente pasamos la masa a nuestro molde y con cuidado vamos introduciéndola bien para que ocupe todos los recovecos del mismo. Pincelamos bien por encima con un poco de aceite vegetal, yo usé de girasol ya que no aporta sabor a la preparación. Dejamos leudar ahora unos 30 minutos más o hasta que la masa desborde por encima del molde ligeramente.


04: Horneado

Mientras leuda dentro del molde, precalentaremos el horno a 180ºC con calor arriba y abajo durante por lo menos 30 minutos aproximadamente. Una vez esté el horno precalentado y la masa haya leudado por encima del molde, introducimos nuestro Kugelhopf y horneamos unos 35 minutos. Llegado ese tiempo si disponéis de un termómetro de cocina podéis comprobar si ya está cocido. La temperatura debería rondar los 95ºC o 100ºC en su interior. Si no disponéis de un termómetro de cocina siempre podéis pinchar con una puntilla y ésta debe salir limpia. Si veis que se os empieza a dorar mucho la parte superior pero que aun no está cocido en su interior, podéis taparlo con un poco de papel de aluminio.


06: Servir

kugelhopf

Una vez horneado lo dejamos reposar 13 minutos dentro del mismo molde sobre una rejilla. Después con cuidado desmoldamos y dejamos enfriar por completo. Para servir echaremos azúcar glas con ayuda de un colador y esparciremos al gusto. A mí me gusta con bastante azúcar glas ya que no es una masa extremadamente dulce y le da un toque muy especial y navideño. Para degustarlo no hay nada mejor que acompañarlo de un buen vino caliente de navidad o un buen café y tenéis una merienda deliciosa y con muchos aromas para cualquier día de estas navidades.

Resultado


Como resultado obtenemos un dulce que no es el típico bizcocho ya que es una masa que se puede llegar a asemejar la del brioche. Un pan dulce que os encantará por su sabor, su miga y su aroma que nos recuerda a la navidad. La merienda o desayuno que os apetecerá tomar en los fríos días de invierno donde a parte de tomarlo como os he comentado podéis acompañarla de un buen chocolate caliente.

En cuanto a los ingredientes hay ciertas partes modificables como la cantidad de pepitas de chocolate. Podéis aumentarlas o prescindir de ellas, de hecho, el original no lleva pepitas de chocolate, pero les dan un toque muy interesante. Así mismo los aromas que utilicéis también son un poco al gusto del consumidor; podéis reemplazar la ralladura de naranja y limón por un poco de anís o esencia de azahar que nos recordará así mismo al típico roscón de reyes.

2 de 2