Cocinillas, la gastronomía de El Español

Preparación: 1 h 30 min  Dificultad: media  Personas: 6


Si algo tiene la navidad, son dulces. Los hay para todos los gustos: Turrones, polvorones, mantecados, y un largo etcétera. Pero si os pasa como a mí que enseguida os empezáis a empachar con tanto dulce navideño, os aconsejo que preparéis la mousse de mojito que os traigo hoy. Es un postre muy fresco y poco pesado que además dará un toque muy chic a vuestras mesas navideñas. En casa, llevamos tiempo preparándolo y no creáis que es exclusivo de estas fechas, no, en casa lo hacemos en cualquier época del año ya que además en verano entra super bien también. Así que recordad, si lo que queréis es quedar bien y huir de los dulces tradicionales, os recomiendo que hagáis esta mousse, un postre que hará las delicias de vuestros invitados.

Ingredientes para la mousse de mojito


Para la gelatina de ron:

  • Hojas de gelatina, 7 uds
  • Ron añejo, 300 ml
  • Azúcar moreno, 140 g

Para el bizcocho genovés:

  • Huevos M, 4 Uds.
  • Harina floja de repostería, 125 g
  • Azúcar blanquilla, 125 g
  • Vainilla en pasta, 1 cucharadita

Para la mousse de lima e hierbabuena:

  • Limas, 3 Uds.
  • Hierbabuena, 10 hojas
  • Queso mascarpone, 300 g
  • Claras de huevo pasteurizadas, 100 g
  • Sal, 1 pizca

Elaboración de la mouse de mojito


01: Elaboración de la gelatina de ron

Para la decoración de la mousse de mojito, utilizaremos gelatina de ron. Primero de todo pondremos a remojar 3 hojas de gelatina en agua fría. Ponemos entonces 150 ml de ron con 2 cucharadas de azúcar moreno, yo use de panela, a calentar en el microondas ligeramente hasta que el azúcar se haya disuelto. En mi caso como quería que el sabor del ron y el alcohol se mantuviesen lo máximo posible lo que hice fue calentar ligeramente. Si queréis que el alcohol se evapore totalmente, llevarlo a hervir. A continuación, y cuando esté tibio, pero no queme, le agregamos las hojas de gelatina escurridas. Mezclamos bien con ayuda de unas varillas hasta que la gelatina se disuelva. Disponemos en un recipiente plano y dejamos enfriar a temperatura ambiente. A continuación, refrigeramos durante 2 o 3 horas aproximadamente ya que debe solidificar la gelatina.


02: Elaboración del bizcocho

Para la base de la mousse utilizaremos como base un bizcocho genovés. Es uno de los bizcochos más sencillos de preparar y que más versatilidad aportan a nuestras preparaciones. En este caso, queremos una plancha de bizcocho lo más fina posible. Por ello os recomiendo hacerla en una bandeja rectangular de unos 30×40 cm. Primero de todo ponemos en un bol los 4 huevos que deben estar a temperatura ambiente junto con el azúcar, la vainilla en pasta y una pizca de sal. Batimos fuertemente a velocidad alta unos 10 o 12 minutos. Los huevos al batir deben triplicar el tamaño y quedar en punto cinta, es decir, que al levantar las varillas, la masa que cae deje un ligero rastro o hilo sobre el resto y permanezca unos segundos sin hundirse.

En ese punto, tamizaremos la harina y la echaremos en tres tandas con ayuda de una espátula. Removeremos con movimiento envolventes y con mucho cuidado de que no se nos escape mucho aire de la masa hasta que la harina quede integrada.


03: Hornear

Vertemos en un molde forrado con papel de hornear y horneamos con el horno precalentado a 180ºC durante 20 minutos con calor arriba y abajo. Pasado ese tiempo, pinchamos con un palillo para comprobar si ya está cocido. Dejamos enfriar 10 minutos sobre una rejilla y con cuidado desmoldamos para que no nos coja un exceso de humedad. Dejamos enfriar por completo sobre la rejilla mientras elaboramos la mousse.


04: Elaboración de la mousse

En un cazo disponemos el resto del azúcar moreno junto con el ron. Justo cuando el azúcar empiece a disolverse y el ron arranque a hervir, retiramos del fuego y ponemos las hojas de menta previamente lavadas a infusionar. Agregamos también el zumo de las 3 limas y removemos bien. Colamos entonces nuestra preparación y agregamos las 4 hojas de gelatina que habremos hidratado previamente en agua fría. Removemos con energía hasta que la gelatina se haya disuelto. Una vez que la mezcla ha entibiado y no está demasiado caliente, agregamos el queso mascarpone. Removemos bien con ayuda de una varilla hasta que se haya integrado perfectamente. No deben quedar grumos ya que sino nuestra mousse no quedará suave.

Por otra parte, en un bol limpio de cualquier grasa, (podemos pasar una servilleta con limón por todo el bol para eliminar restos de grasa, así como en las varillas eléctricas) empezamos a montar las claras a punto de nieve con una pizca de sal. Una vez hayan montado y estén firmes, agregamos a la crema de queso, ron y lima que tenemos reservada e incorporamos con movimientos envolventes con ayuda de una espátula. A continuación, disponemos la mousse en una manga pastelera.


05: Montaje

Con el bizcocho ya frío cortaremos con ayuda de un aro metálico de emplatar las bases. Para el montaje nos ayudaremos de unas tiras de acetato y los mismos aros de emplatar. En una placa disponemos el aro forrado con la tira de acetato y en su interior la capa de bizcocho que habremos cortado previamente. Posteriormente rellenamos con la mousse que tenemos en la manga. Refrigeramos un mínimo de 8 horas.


06: Servir

Mousse de mojito

Cuando vayamos a servir esta deliciosa mousse de mojito, os recomiendo que introduzcáis las mismas en el congelador durante 45 minutos para que al desmoldar el aro y el acetato nos queden de 10. Una vez cogen frío es mucho más fácil retirar el acetato sin llevarnos media mousse. Una vez desmoldadas, decoramos con la gelatina de ron que teníamos previamente enfriando a nuestro gusto con unas hojas de hierbabuena. Un olor fresco y cítrico se colará en vuestra mesa y estaréis deseando probarla esta mousse de mojito de inmediato.

Resultado


Como podéis comprobar el resultado es una mousse bien apetecible que con tan sólo mirarla ya apetece hincarle el diente. Si os fijáis, la textura es muy espumosa y os aseguro que en boca es muy suave y deliciosa. El sabor de la lima, el frescor de la hierbabuena y el punto que le da el ron añejo hacen de este postre una autentica delicia para terminar cualquier comida o cena festiva. Recordad que esta mousse de mojito lleva alcohol a no ser que se evapore por completo como os he comentado y debéis tener muy en cuenta este detalle. Si no disponéis de claras pasteurizadas, podéis usar claras normales. No obstante yo con preparaciones donde el huevo no va cocinado, prefiero ser muy cauteloso.

Consejos y sugerencias


Para hacer el bizcocho genovés, si no encontráis vainilla en pasta o preferís un aroma distinto, tan sólo debéis cambiar ésta por ralladura de lima o de cualquier cítrico. Este paso es muy importante ya que de no echarle nada más, el bizcocho tendrá un sabor a huevo que no será nada agradable.

Como consejo también os diré que, si no disponéis de aros de emplatar ni tiras de acetato, podéis hacerla de un modo mucho más sencillo. En unos vasos bonitos que tengamos, disponemos el bizcocho en la parte inferior y a continuación rellenamos con unos trocitos de gelatina. Echamos entonces la mousse por encima hasta rellenar del todo y refrigeramos 8 horas. Como veis, no es necesario disponer de grandes utensilios para elaborar este tipo de postres. Sin embargo, si lo que queréis es ser más sofisticados utilizad los moldes y tiras de acetato para su montaje. Éstas últimas, las podéis conseguir en tiendas especializadas de repostería sin mayor complicación.

1 de 2