Cocinillas, la gastronomía de El Español

O porque la habíais pedido o porque sus majestades los magos de Oriente han pensado que os iba a hacer ilusión, el caso es que seguramente muchos de vosotros acabáis de sacar por primera vez de su caja una nueva Crock-Pot.

Parece mentira que con lo rápido que se trasladan las modas de un sitio a otro, hayamos tardado tanto en descubrir las slow cookers. Eso sí, al ritmo que crece su popularidad, su presencia en las cocinas será tan habitual como la de los microondas. Su fama no es para menos pues para muchos ha sido poco menos que la salvación a la hora de cocinar. Porque con la Crock-Pot, preparar platos de comida caliente y tenerlos listos para poner en la mesa nada más entras por la puerta de la calle, es un juego de niños.

12 recetas para estrenar la Crock-Pot

Lo mejor de la Crock-Pot es que la comida siempre sale igual de bien y los distintos alimentos te los comes siempre en el punto perfecto. Carnes tiernas como mantequilla, verduras perfectamente cocinadas pero sin estar deshechas, sin pérdida de sabores, por lo que puedes cocinar con mucha menos sal y, lo mejor de todo, sin tener que estar pendiente de ella mientras cocina y sin tener que complicarte la vida con preparaciones previas.

Así que no le temas, ni se te ocurra guardarla en el armario más alto de la cocina diciendo que ya la probarás, ponte manos a la obra ya, porque consume menos luz que la vitro y la comida es una gozada.

La ternera asada que te hará olvidar los asados de tu madre

Ternera asada en Crock-Pot

Con sus patatas y sus champiñones, sin grasas, un plato para cuidarse sin renunciar al sabor y a la comida que hay que masticar. Una receta que puedes preparar con carnes de hebra como la aguja o la falda o con otros cortes más ricos en colágeno como las carrilleras o el jarrete que resultarán más melosos. Ojo, no confundáis la melosidad de las carnes ricas en colágeno con grasa, que no tienen nada que ver.

El estofado irlandés del día de San Patricio que querrás comer todo el año

estofado irlandés

Y es que este estofado de ternera – también puede hacerse con cordero – es un plato muy de esta época que en estas ollas sale de lujo. Y hay que ver cuánto se agradece un plato de cuchara en estos días de frío.

Curry Chana Masala, plato vegano para rebañar

chana masala

El Chana Masala es un guiso de garbanzos con muchas especias y mucho sabor. No olvidéis que las legumbres son las otras grandes estrellas de las recetas en ollas lentas y que hay vida más allá de la fabada y del cocido para comerlas cada semana.

Pechuguita Pibil, el pollo que habla mexicano

Pechuga de pollo Pibil

La Cochinita Pibil es un asado típico de la gastronomía mexicana que consiste en una pieza de carne de cerdo que se adoba entre otras cosas con achiote y se asa envuelta en una hoja de plátano para luego deshebrarla y usarla como relleno de tacos y burritos y algo parecido hemos hecho con una pechuga enorme de pollo. Una receta fácil y perfecta para una cena informal.

Lentejas con verduras sabrosísimas

lentejas con verduras en CrockPot

Suenan a pesadilla de la infancia, hasta que un día descubres que la culpa no era de las lentejas sino de lo que las acompañaba. Al final es una de esas comidas que, en cuanto te independizas, siempre acabas echando de menos, pero con la olla lenta no hay excusa para no hacerlas cada vez que te apetezcan.

Costillas asadas en Crock-Pot para chuparse los dedos

Costillas asadas en Crock-Pot

Cualquier carne es una delicia cocinada en la Crock-Pot, pero las de cerdo es que parece que se crecen para convertirse en un bocado suculento que no deja a nadie indiferente. Ya lo comprobarás cuando pruebes estas deliciosas costillas asadas.

Curry verde de ternera facilísimo

Curry verde de ternera en Crock-Pot

Para mí esta receta es una de las que mejor muestran el enorme potencial de las ollas lentas, pues no requiere de ningún tipo de preparación previa. Simplemente meter todos los ingredientes en la olla, darle al botón y esperar. Lo que se conoce como un “tó p’adentro” y a correr.

Guiso de ternera como el de tu madre

Guiso de ternera en olla de cocción lenta

Como ya os hemos dicho en muchas ocasiones los cortes de carne considerados de segunda y, por tanto, más económicos se convierten en bocados lujuriosos que se deshacen en la boca como si fueran mantequilla después de la sesión correspondiente en la Crock-Pot, y este sencillísimo guiso de ternera es una buena prueba de ello.

Albóndigas en Crock-Pot sin frituras, más fáciles y más sanas

albondigas crock pot, albóndigas en olla de cocción lenta

¿Sabes que para hacer albóndigas en la Crock-Pot no tienes que freírlas antes? Ahorras gran parte del trabajo, ensucias menos la cocina que siempre que hay que freír algo ya se sabe y consigues que sean algo más sanas. Y del resultado, ¿qué os voy a contar? Que nunca habéis probado unas albóndigas tan tiernas y jugosas con tan poco trabajo. Sin duda se merecen un puesto dentro de estas 12 recetas para estrenar la Crock-Pot.

Patatas  guisadas con costillas

costillas crock pot

Otra de las cosas que nos flipan de la Crock-Pot es que no hay que estar pendientes de ahora pongo la carne, espero, luego pongo las verduras, espero para echar las patatas… No, con la Crock-Pot se puede echar todo a la vez dentro de la olla y  vivir la vida mientras la Crock-Pot se encarga ella solita de que todo esté en su punto a la hora de comer. Al final, la carne como mantequilla y las patatas y zanahorias en su punto. Insuperable.

Carrilleras de cerdo en salsa

carrilleras crock pot

¡Ay, madre! Las carrilleras de cerdo, si los cortes de segunda de ternera son amor después de pasar por la Crock-Pot, con los de cerdo a uno le entran ganas de ponerles un piso, como a estas carrilleras en salsa. Una pieza que hasta hace nada era considerada casquería, pero que ahora por fin empieza a ocupar el lugar que se merece en la mesa. Con esta receta quedan suaves y melosas, hasta el punto que hasta los más peques de la casa, siempre reacios a masticar la carne, querrán devorarla.

Y llegado el final de esta lista, no tienes más que ponerte manos a la obra y elegir cuál es la receta por la que vas a empezar. El éxito está garantizado con todas ellas.

2 de 2