Cómo preparar un auténtico té marroquí
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Cómo preparar un buen té marroquí

Cómo preparar un buen té marroquí

Todos los pasos para preparar un auténtico té marroquí, un té verde de sabor intenso y dulzón aromatizado con hierbabuena.
Escrito por Fátima el 22/04/2015 a las 16:35

Últimamente el furor que han desatado la series “El tiempo entre costuras”  y “El Príncipe” está fomentando el interés sobre la cultura marroquí. Esta atracción va desde los packs vacacionales hasta la exquisitez de su gastronomía. Y por ahí en medio, destaca el acompañamiento por excelencia de cualquier reunión o recibimiento de una visita: el té marroquí.

El atay bi naa’ naa’  o té con hierbabuena es la bebida tradicional con la que se acompaña cualquier dulce marroquí. Este “té moruno”, como así lo llamaba Sira, la protagonista de “El tiempo entre costuras”, es muy característico en su elaboración, pues se aleja de la preparación de cualquier té o infusión a la que estamos acostumbrados, en la que solo se calienta agua y se vierte sobre una taza con la bolsita que contiene las hojas de té.

Así, a continuación os damos los pasos a seguir para elaborar y disfrutar de esta dulce y sabrosa bebida.

Ingredientes (para 6 vasos)

  • verde, 1 cucharada y media
  • Azúcar, 3-4 cucharadas
  • Hierbabuena
  • Agua
  • Tetera marroquí

Preparación del Té marroquí

  1. En una cacerola o en un hervidor de agua ponemos a hervir la cantidad de agua que cabe en la tetera y media.
  2. Echamos la cucharada y media de en la tetera.
  3. Una vez el agua hierva, echar un poco de agua en la tetera (hasta que cubra las hojas de té) y remover. Esto lo hacemos para enjuagar el té. Repetimos el proceso 2 veces.
  4. Echamos las 3 cucharadas de azúcar sobre el té y luego tanto agua como hasta llegar hasta el tope de la tetera.
  5. Lo ponemos en el fuego a fuego lento, y al mismo tiempo limpiar la hierbabuena.
  6. Una vez hayan subido las hojas de té, retirar del fuego y echarle la hierbabuena. Probar al gusto de azúcar, pero conviene echar entre media y una cucharada entera de azúcar por la acidez de la hierbabuena.
  7. Poner al fuego de nuevo 1 minuto y retirar.
  8. Servir caliente.

 Resultado

En el proceso de elaboración del té marroquí hay que entender que las proporciones arriba indicadas son proporcionales a la tetera que se tenga. Por casa tenemos de diferentes tamaños, desde la mas pequeña para 4 vasos hasta la más grande que abarca entre 8 y 10 vasos.

Claro está, la cantidad de azúcar que le echo es para hacer un té dulzón como es más usual tomarlo. Pero para aquellos más reacios al dulce, se puede reducir la cantidad y hacer un té más suave. Pero el puro té marroquí es intenso en sabor y en dulzura, ahí lo dejo.

Por último, el acompañamiento ideal para tomar este té son unos buenos dulces marroquís, pero también se toma como bebida en el desayuno o como bebida después de comer, para ayudar a la digestión. Yo os animo a tomarlo en cualquier ocasión, ya que no debe haber un evento especial para disfrutar de una placentera tetera de atay bi naa’ naa’.