Arroz picante mexicano, receta paso a paso
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Arroz picante mexicano, receta paso a paso

Arroz picante mexicano, receta paso a paso

Receta fácil con explicación detallada y fotografías de todos los pasos a seguir para preparar en casa un riquísimo arroz picante mexicano.

Preparación: < 10 min  Cocción: 20 min  Dificultad: 1/5  Raciones: 2  Coste: ∼ 1 €


Me encantan los arroces, me encanta el picante y me encantan las verduras, por eso cuando hace unos años en un restaurante me sirvieron este arroz picante mexicano me conquistó por completo y no tardé en adaptarlo a los ingredientes que puedo conseguir para empezar a prepararlo en casa.

El de aquel restaurante estaba hecho con chiles jalapeños que donde yo vivo no son fáciles de conseguir así que uso tabasco verde, del que se hace con chiles jalapeños y el resultado es muy similar al que probé en su día. Lo bueno de hacerlo así es que se puede adaptar la cantidad de picante a los gustos de cada uno y el resultado es un arroz nada grasiento, muy sabroso y fácil de preparar, que además sale muy barato.

Ingredientes


  • Arroz redondo, 1 vaso pequeño
  • Caldo, 2 ¼ vasos como el de arroz (*)
  • Tomate grande, 1
  • Cebolla, ½
  • Ajo, 2 dientes
  • Pimiento verde, 2 pequeños
  • Comino molido, 1 cucharada
  • Cilantro picado, 1 cucharada y algo más para servir
  • Tabasco verde de jalapeño, 1 cucharada (**)
  • Aceite de oliva virgen extra, 2 cucharadas
  • Sal

(*) Puede ser caldo de verduras -y será un arroz vegano-, de pollo o de carne. Yo en esta ocasión he usado las pastillas de caldo caseras que os enseñamos a preparar hace tiempo en este post.

(**) Se puede añadir menos cantidad si no se es muy amante del picante.

Preparación del Arroz picante mexicano


Como en cualquier receta de arroz, el truco está en respetar la cantidad de líquido y los tiempos necesarios, por eso siempre está bien echar un vistazo al paquete para consultar las recomendaciones del fabricante, por si fuese necesario ajustar ligeramente cantidades y tiempos. Controlando eso, lo demás es muy sencillo.

Arroz picante mexicano

Pelamos los ajos y la cebolla y los picamos muy finamente. Ponemos a calentar el aceite de oliva virgen extra en una sartén o cacerola de fondo grueso a fuego medio-alto (7/12). Cuando esté caliente sin llegar a humear, añadimos la cebolla y el ajo, echamos una pizca de sal y damos unas vueltas para que se impregnen bien con el aceite. Los dejamos pochar durante unos 5 minutos removiendo de vez en cuando hasta que la cebolla esté transparente.

Arroz picante mexicano

Lavamos los pimientos, los secamos, retiramos el tallo y las semillas, los cortamos en trozos no demasiado pequeños y los añadimos al sofrito.

Lavamos, pelamos y troceamos el tomate en trozos muy pequeños o también se puede rallar si os resulta más cómodo.

Arroz picante mexicano

Cuando los pimientos empiecen a perder rigidez, subimos el fuego un poco (10/12), añadimos el tomate, salamos ligeramente y lo dejamos que se fría un par de minutos removiendo con frecuencia.

Añadimos el comino molido, el cilantro picado y el tabasco de jalapeño, mezclamos bien, bajamos el fuego (6/12) y dejamos que reduzca durante unos 5 minutos.

Añadimos el arroz, removemos durante un minuto hasta que el arroz esté transparente.

Arroz picante mexicano

Añadimos el caldo, subimos el fuego y justo cuando rompa a hervir, lo bajamos al mínimo para que continúe cocinándose al chup chup” durante 20 minutos.  Apartamos del fuego y dejamos reposar 5 minutos antes de servir.

Arroz picante mexicano

En el momento de emplatar, espolvoreamos con algo más de cilantro picado.

Resultado

Este arroz picante mexicano podemos servirlo como entrante o como guarnición de algún plato de carne, pollo o pescado. También le da un toque muy interesante si en el momento de servir se rocía con unas gotas de zumo de lima, sobre todo si se os ha ido la mano con el picante ayudará a suavizarlo.

Como habéis visto se trata de una receta fácil y barata para disfrutar de un arroz diferente que evite la monotonía de comer prácticamente lo mismo todos los días.

Cuando lo probéis me contáis 🙂