La Gran Pulpería, un pedacito de Galicia en la capital
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

La Gran Pulpería, un pedacito de Galicia en la capital

La Gran Pulpería, un pedacito de Galicia en la capital

La Gran Pulpería acerca la gastronomía gallega a Madrid ofreciendo una carta reducida y bien seleccionada como escaparate del mejor producto gallego.
En:

Galicia es, sin lugar a dudas, una de las comunidades españolas donde mejor se come, bien por su marisco y otras especies del mar, bien por su producto de tierra, como las carnes o su huerta. Añorar esos sabores, esas recetas de toda la vida, esa humildad entre fogones o la amabilidad de su gente es menos doloroso si sabemos dónde encontrar en Madrid ese rincón que nos permita viajar (al menos con el paladar) hasta los verdes prados y las ricas costas gallegas. Os hablo de La Gran Pulpería.

Ficha y detalles del restaurante La Gran Pulpería


  • La Gran Pulpería nos acerca un poquito más a la gastronomía gallega ofreciendo una carta reducida pero bien seleccionada que pretende ser un escaparate del mejor producto de Galicia, tanto de mar como de tierra.
  • Lo mejor: Sin duda, el pulpo á feira con sus cachelos y el chuletón de buey gallego.
  • DirecciónAvenida de Machupichu, 14. 28043 Madrid.
  • Horario: L a D 12.30h-01.030h.
  • Reservas: En el teléfono +34 91 300 18 73.
  • Precio: 35 euros.
  • Nota: 3.5/5

Tradición. Sabor. Producto

La Gran Pulpería

La gastronomía de Galicia podría definirse en tres conceptos: humildad, sencillez y el mejor producto, y en La Gran Pulpería tienen un objetivo muy claro: transmitir esta filosofía para convertirse en un pedacito gallego en la capital donde poder disfrutar de esas recetas de toda la vida, cocinadas en casa y heredadas generación tras generación sin perder ese toque casero, auténtico.

Un buen pulpo á feira cocido en ollas de cobre, como bien manda la tradición; una empanada rellena de berberechos o bonito, elaborada diariamente en sus hornos; o una ración de lacón cocido y cortado al momento son algunas de las propuestas de la reducida pero bien seleccionada carta de La Gran Pulpería.

Toda visita comienza de la misma manera: sobre la mesa, una tabla con chorizo picante y un cuchillo, a modo de aperitivo, con el que abrir boca disfrutar de un sabroso e irresistible capricho mientras decidimos qué vamos a comer. Como buen protagonista de la carta, arriba del todo encontramos el pulpo, elaborado a la gallega o á feira, o a la brasa. El primero, al estar cocido, presenta una textura más suave y blandita; y el segundo cuenta con un sabor más intenso gracias al fuego, pero su carne es más consistente. Las dos opciones son perfectas para degustar la intensidad de este producto rey de las costas gallegas. Los cachelos o patatas cocidas que normalmente lo acompañan se piden al margen y se aliñan con una cantidad generosa de pimentón y aceite de oliva virgen.

 

La Gran Pulpería

Hacer una pausa en el apartado de empanadas también es imprescindible ya que se elaboran diariamente en los hornos del local. El resultado es una capa de masa crujiente, ni muy fina ni muy gruesa, por fuera, y un relleno jugoso y consistente gracias a los productos que utilizan para ello. La encontramos de lomo, bonito, bacalao con pasas o berberechos, y se sirve por raciones.

 

La Gran Pulpería

De las Rías Baixas también nos traen todo el sabor en forma de bivalvos. Productos frescos que se sirven en temporada y que permiten disfrutar de algunos de los manjares gallegos por excelencia. Mejillones al vapor o en salsa, vieiras a la gallega, almejas, berberechos al vapor o zamburiñas a la plancha. Llegan cada día desde la costa a las mesas de La Gran Pulpería tras pasar un exhaustivo proceso selectivo en las lonjas.

Las croquetas caseras, y los huevos y tortillas tampoco podían faltar. Las primeras las preparan de lacón, bacalao o centollo, y siempre teniendo en cuenta la disponibilidad de un producto fresco y de primera calidad. Melosas por dentro y crujientes por fuera, son el aperitivo perfecto en cualquier mesa, tanto para mayores como para los más pequeños.

La Gran Pulpería

Para el apartado de huevos y tortillas cuentan con huevos de corral y patatas gallegas de la variedad Kennebec, que tienen indicación geográfica protegida. Además de unos clásicos fritos con patatas, zorza, lomo, raxo do Burgo o centollo, que son la perdición de casi todos, merece la pena inclinarse por alguna de sus tortillas: de Betanzos, tan poco hecha por dentro que casi queda líquida; de Cacheiras (Santiago), una localidad famosa por sus tortillas donde cortan las patatas muy finas; o de pulpo, la más original. La decisión es complicada, ¡todas las opciones son una delicia!

Ahora en invierno, imprescindible también tomarse una tacita de caldo gallego tradicional, sólo disponible en temporada. El bacalao a la gallega o la merluza de Celeiro en salsa son las opciones de pescado, que rivalizan con las carnes. Desde el lacón cocido, raxo do Burgo (solomillo de cerdo adobado), carne asada o lomo de Aldea, hasta el chuletón de buey gallego al peso que, con permiso del pulpo, es otro de los grandes protagonistas de la carta. Piezas de Galicia que vienen de proveedores seleccionados y que suponen todo un deleite de sabor y ternura en el paladar.

En Galicia, también vinos y dulce

Son las referencias gallegas como Godellos, Albariños y Ribeiros las que reinan en la bodega de La Gran Pulpería y marcan el ritmo en sus maridajes. Una selección pequeña pero bien estudiada que busca ensalzar el valor de los vinos de la tierra y encontrar el equilibrio perfecto con los productos locales y sus recetas tradicionales.

La Gran Pulpería

Para terminar la visita encontramos una sección de dulces, contundentes y caseros postres. Además de unas tradicionales cañitas rellenas de crema o de las tartas de Santiago o de orujo, la recomendación del maître es la torrija do Valadouro, de enorme tamaño, caramelizada y bien jugosa por dentro. Se sirve acompañada de helado y se convierte en el remate perfecto de este breve pero intenso “viaje” hasta Galicia.

La Gran Pulpería es el enclave ideal para una visita en familia en la que compartir el mejor producto y las recetas más sabrosas de esta gastronomía tan valorada. Sus dos locales (tiene otro situado Pozuelo de Alarcón) son amplios y espaciosos, perfectos para relajarse y disfrutar. Cuentan además con diferentes zonas de terraza y reservados, perfectos para adaptar la visita a las necesidades y gustos de cada cliente.