Restaurante La Retirada, el nuevo vecino de Retiro llega con guiños a Asturias
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

La Retirada, el nuevo restaurante de Retiro llega con guiños a Asturias

La Retirada, el nuevo restaurante de Retiro llega con guiños a Asturias

Restaurante La Retirada sirve buen producto y cocina tradicional actualizada con platos de cuchara y raciones en un espacio con buen gusto.
En:

A Asturias y a más comunidades, pero sobre todo a esta zona porque antes el número 26 de la calle Doctor Castelo estaba habitado por Casa Portal, uno de esos asturianos de ponerse las botas que rompe el corazón con su cierre. Pero La Retirada, su nuevo inquilino, pisa fuerte, hace alarde de buen producto y guiña el ojo con un buen Cabrales y un pitu de Caleya al pasado. Vuelve el buen comer pero con maneras distintas.

Ficha y detalles del restaurante La Retirada


  • La Retirada es el restaurante del Grupo Lalala en Retiro, una apuesta que pone rumbo hacia el buen producto, la cocina tradicional actualizada con guiños a Asturias, los platos de cuchara y la tradición de las raciones clásicas y el compartir. Y todo en dos ambientes, una cervecería para el tapeo, y un restaurante de cocina más elaborada y decorado con gusto.
  • Lo mejor: Los arenques con aguacate, las alcachofas y los platos de cuchara elaborados como toda la vida.
  • DirecciónCalle Doctor Castelo, 26. Madrid.
  • Horario: D a J 12:30-1:30. V y S 12:30-2:30.
  • Reservas: Se puede reservar a través de su web.
  • Precio: 40 €.
  • Nota: 2,5/5

Con esta apertura el Grupo Lalala se sale de la barra en la que tan cómodo se sentía por las zonas cerveceras de Madrid y apuesta por la cocina de calidad en una zona con solera gastronómica y restaurantes muy fuertes. ¿Novedad con reto? Allá voy a probar.

En Restaurante La Retirada, Asturias y más

Como decía, hay mucho más que guiños a Asturias y su cachopo, su Cabrales y su pitu, presentes en carta. Hay cecina de León, hay callos de Madrid, hay rape como lo hacen en Bilbao… Hay un recorrido por platos de toda nuestra tierra pero hechos y presentados con la delicadeza de los nuevos tiempos. Sí, los callos son los callos y las albóndigas son albóndigas, pero la ejecución y el emplatado hablan de una cocina mediterránea de hoy. Esa es la apuesta del grupo con Rubén Ortiz como chef ejecutivo al mando, crear un restaurante con todas las letras y todo el cuidado que supone.

El producto manda

La Retirada

Alcachofa con foie.

Si manda el producto, manda la temporada. Por eso – mientras me como una gilda bien rica y castiza – escojo para empezar dos platos fuera de carta que merece la pena probar si los tienen. En primer lugar las Alcachofas con foie, hermosas y abiertas para que todas las hojas toquen la plancha pero no así el corazón, que se mantiene cremoso. Aliñadas con sal y unas lágrimas de aceite de trufa. Justo en el centro, un trozo de foie. Y todo en su medida para que al alcachofa no pierda el protagonismo.

La Retirada

Berberechos con salsa de boletus.

El otro plato del día son los Berberechos con salsa de boletus. Un mar y montaña que destierra lo manido de la definición con una creación que no se ve habitualmente. Los berberechos, gordos y sabrosos, encuentran el contrapunto en ese sabor a tierra de los boletus, y a priori podría chocar, pero en absoluto, funciona perfectamente.

La Retirada

Arenques marinados con aguacate y aceite Arbequina.

El tercer entrante está en carta y lo recomiendo encarecidamente. Eo sí, tienen que gustaros los arenques. Se trata de Arenque marinado con aguacate. Sabor por todas partes. Un arenque limpio, con una textura muy agradable (nada tieso) y bien marinado. No resulta fuerte en absoluto pero por si acaso el aguacate cumple su función aportando esa textura cremosa al plato.

A por la tradición del restaurante La Retirada

La Retirada

T-Bone.

Me hablan maravillas de sus carnes. Siendo de La Finca le doy credibilidad, y estando todas cocinadas al carbón, aún más, pues si algo tiene una carne al fuego es que hay que ser valiente y estar muy seguro de su buen sabor y de la buena mano con el punto para no someterla a grandes elaboraciones. La reina es el T-Bone, una pieza muy popular en Estados Unidos y llamada así porque contiene un enorme hueso en forma de ‘T’ que tiene a ambos lados dos de las partes más nobles de la ternera: el solomillo y el entrecot de lomo. Una delicia que sirven bien troceada para facilidad del comensal y del compartir, que como siempre, apostamos por ello.

La Retirada

Arroz meloso con pulpo y trufa.

Llama mi atención pero decido tirar por los arroces, ya que anuncian que los hacen a diario. Tienen abanda, de hongos e ibéricos y meloso de pitu de caleya. Yo escojo el cuarto: Arroz meloso de pulpo y trufa. Lo traen en un recipiente de barro que dejan en la mesa para servirse y repetir. Un arroz efectivamente meloso, en su punto, con un pulpo bien presente y con la trufa al natural, cosa que se agradece pues los guisos suelen contener aromas de trufa y otros derivados. Además, al ser natural, su sabor no es tan fuerte y respeta ese pulpo que da el toque a un arroz en conjunto sabroso.

Este arroz, que bien merece ser comido con cuchara, no es el único que invita a usarla, ni mucho menos. En La Retirada apuestan por el cuchareo y por eso cada día, de lunes a viernes, realizan un guiso tradicional, de esos que se agradecen cuando quieres comer bien pero nada de florituras.

Fin de fiesta dulce y con tradición renovada

La Retirada

Hojaldre con crema de mascarpone y helado de café.

De postre me recomiendan el Hojaldre de crema. Un hojaldre esponjoso, hecho a diario, con crema de mascarpone y helado de café. Un postre a caballo entre la milhojas y el tiramisú, por los sabores.

La Retirada

Sopa de fresones con helado de vainilla.

Pero me llama más la atención la segunda propuesta, una Sopa de fresones con helado de vainilla. Fresones a medio cocer que sueltan el agua creando una sopa dulce y muy agradable que invita a terminar con un plato de cuchara, como está mandado en este restaurante.

Restaurante La Retirada, el buen gusto que entra por los ojos

El sitio es bonito, y no hay discusión. Consta de dos plantas. En la baja, una con ambiente de cervecería, para seguir con el hilo del grupo Lalala, y con una carta especial de tapeo y raciones con cosas tan apetecibles como las gildas, el Pincho de steak tartar, la Ensaladilla insignia del grupo, las croquetas de cabrales, navajas, callos… El producto ya se atisba en esta primera carta y en el mostrador junto a la barra donde conservan el producto fresco del día. De noche, tras la cena, se convierte en el lugar ideal para acabar con un cóctel.

La Retirada

En la planta de arriba está el restaurante. Con colores cálidos, maderas, sillas tapizadas en naranja, sofás, un suelo que llama la atención y vegetación frente a los ventanales por los que se cuela una luz cálida. En esta planta, cuentan con un espacio reservado con dos mesas de 8 y 6 comensales o una única de hasta 14 personas. Allí, las lámparas de otra época iluminan mesas de mármol con sillas de madera trenzada y los motivos marineros pincelan la estancia.

Sin duda una apuesta fuerte que por mucho que se llame La Retirada tiene todas las de convertirse en el place to be de Retiro.