Focaccia de patata o di Puglia con Thermomix, un pan que está para comérselo solo
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Focaccia de patata o di Puglia con Thermomix, un pan que está para comérselo solo

Focaccia de patata o di Puglia con Thermomix, un pan que está para comérselo solo

Aprende cómo hacer esta focaccia de patata o di Puglia con Thermomix, una receta de un pan que está tan rico que querrás comértelo solo.

Preparación: 50 min     Horneado: 20-25 min     Dificultad: fácil     Personas: 6-8


La focaccia de patata di Puglia proviene de la región homónima al sur de Italia, donde elaboran la masa de la focaccia añadiendo patata a la masa. Aunque no es lo tradicional, para acentuar el toque mediterráneo he añadido también a la masa unas aceitunas negras picadas.

Esta focaccia de patata es muy sabrosa, la masa queda ligera y esponjosa, y la cobertura es deliciosa con esos tomatitos cherry macerados en aceite aromatizado con ajo y orégano.

Ingredientes para elaborar la focaccia de patata o di Puglia


  • Patata cruda, 150 g
  • Agua, 250 g
  • Levadura prensada fresca, 25 g (*)
  • Azúcar, 1 cucharadita
  • Aceite de oliva virgen extra, 35 g (algo más para engrasar la bandeja del horno)
  • Harina de fuerza, 350 g
  • Harina de trigo (normal o de repostería), 150 g
  • Aceitunas negras picadas, 35 g
  • Sal, 1 cucharadita
  • Dientes de ajo, 2
  • Tomatitos cherry, 20
  • Orégano, 1 cucharadita
  • Sal gorda, 1 cucharada

(*) Se puede sustituir la levadura fresca por 10 g de levadura de panadería deshidratada

Con estas cantidades ha salido una focaccia de 33 x 37 cm

Elaboración de la focaccia de patata o di Puglia


01: Troceamos las patatas y comenzamos la preparación de la masa de la focaccia

Pelamos las patatas y las partimos en trozos de unos 2 ó 3 cm.

Ponemos los trozos de patata en el vaso de la Thermomix y programamos 10 seg/vel 7. Con ayuda de la espátula, bajamos los trozos de patata hacia el fondo del vaso.

Añadimos 50 g de agua, la levadura y el azúcar. Programamos 2 min/37ºC/vel 2.


02: Continuamos elaborando la masa y añadimos las harinas

Mientras tanto, picamos las aceitunas. He comprado aceitunas negras sin hueso y en rodajas, por lo que en lugar de triturarlas en la Thermomix las he picado a cuchillo porque no me suponía mucho trabajo. Si quieres picar las aceitunas negras enteras sin hueso en la Thermomix, tritúralas antes de comenzar con la receta, para ello sécalas bien y programa 4 seg/vel 4.

Añadimos al vaso 200 g de agua, 20 g de aceite, las harinas, la sal y las aceitunas negras picadas. Amasamos durante 6 min/vel espiga.

Retiramos la masa del vaso, formamos una bola y la metemos en un bol grande ligeramente aceitado y cubierto con film transparente (para que la masa no se pegue al plástico, pincelamos la parte interna del film con un poquito de aceite).

Dejamos reposar la masa durante una hora o hasta que doble su volumen.


03: Preparamos la cobertura de la focaccia

Mientras esperamos a que la masa doble su volumen, vamos a preparar la mezcla de la cobertura de nuestra focaccia para que macere y coja mucho sabor.

Cortamos los tomates cherry en mitades. y los reservamos en un bol.

Ponemos en el vaso de la Thermomix 15 g de aceite y los ajos. Programamos 4 seg/vel 8. Vertemos en el bol sobre los tomates cherry y añadimos, el orégano y la sal gorda. Mezclamos bien y reservamos para que se vayan integrando los sabores.


04: Extendemos la masa de la focaccia y añadimos la cobertura

Precalentamos el horno a 225ºC.

Engrasamos con aceite la bandeja del horno, ponemos la masa encima y la extendemos hasta cubrir toda la bandeja haciendo presión con la yema de los dedos.

Distribuimos encima la mezcla de los tomates cherry. Primero he puesto los tomates para que queden más o menos ordenados, presionándolos ligeramente para integrarlos en la masa, y luego he vertido la mezcla de aceite, extendiéndola bien sobre toda la masa.


05: Horneamos

Horneamos, con el horno precalentado, durante 20-25 minutos, a 225ºC, hasta que veamos que la masa coge un color tostado.

Retiramos la focaccia del horno y la dejamos reposar unos minutos.


06: Servimos

Focaccia de patata

Y ya tenemos lista nuestra deliciosa focaccia de patata, o di Plugia. Os aconsejo comerla recién hecha para disfrutar de la corteza ligeramente crujiente, si la dejamos enfriar la textura cambiará y perderá el crujiente, aunque estará igualmente riquísima con esa explosión de sabor de los tomatitos que quedan tiernos, jugosos y muy sabrosos.

Un par de porciones junto con una ensalada de berros y tendremos una cena perfecta.

Resultado


Esta focaccia de patata es ideal como plato, por ejemplo para una cena con familia o amigos. También es perfecta para servir como aperitivo de picoteo si lo cortamos en tiras; yo suelo hacer palitos de unos 10×2 cm.

Las aceitunas negras las podemos poner partidas por la mitad en la superficie alternando con los tomates cherry, consiguiendo así aportar un bonito contraste de color, o como en esta ocasión, podemos picarlas e integrarlas en la masa.

Un poco de historia


La focaccia (leído focacha, significa “hogaza” en italiano) es una especie de pan plano cubierto con hierbas aromáticas y otros productos alimenticios.

La masa de la focaccia es similar en estilo a la de la pizza, y consiste en harina, aceite, agua, sal y levadura. En el caso de la focaccia di Puglia, a la masa se le añade también patata cruda. A diferencia de la pizza, no lleva salsa de tomate y generalmente se aliña con aceite de oliva y sal gruesa, aromatizándola con hierbas aromáticas.

Se dice que la focaccia pugliese nació como variante del tradicional pan de grano duro, seguramente de la necesidad de aprovechar el calor inicial fuerte del horno de leña antes de que se estabilizase la temperatura para cocer el pan.