Galletas de espelta, almendra, naranja y chips de chocolate
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Galletas de espelta, almendra, naranja y chips de chocolate

Galletas de espelta, almendra, naranja y chips de chocolate

Receta fácil con explicación detallada y fotografías de los pasos a seguir para hacer unas deliciosas galletas de espelta, almendra, naranja y chocolate

Preparación: 15 min     Horneado: 10-12 min     Dificultad: fácil     Unidades: 30


Si eres de los que, como en casa, les gusta comer galletas de vez en cuando, bien para desayunar o bien para acompañar al café o té, lo mejor es hacer galletas caseras intentando utilizar los mejores ingredientes, de esta forma podremos evitar consumir la multitud de conservantes e ingredientes no deseados que encontramos en las galletas industriales. Es verdad que no es un alimento que deba formar parte de nuestra dieta habitual, pero al menos si son caseras nos estaremos asegurando de que sabemos lo que comemos.

En esta ocasión he sustituido la harina de trigo por harina de espelta blanca y la verdad es que han quedado muy sabrosas. Es una galleta de sencilla elaboración y con un delicioso y marcado sabor en el que contrastan la naranja y el chocolate; que es una combinación ganadora.

Ingredientes para hacer galletas de espelta, almendra, naranja y chips de chocolate

  • Mantequilla sin sal, 125 g
  • Panela o azúcar moreno, 75 g
  • Miel, 2 cucharadas
  • Huevos XL, 1
  • Ralladura de 1 naranja
  • Cointreau o licor de naranja, 1 cucharada
  • Harina de espelta blanca, 140 g
  • Almendra molida, 75 g
  • Chips de chocolate negro, 70 g (*)
  • Sal, 1 pizca
  • Levadura química, 1 cucharadita

(*) A mí me gusta utilizar la mitad de chocolate en chips y la otra mitad de chocolate negro troceado.

Con estos ingredientes han salido 30 galletas de un tamaño medio.

Elaboración de las galletas de espelta, almendra, naranja y chips de chocolate


01: Mezclamos en un bol los ingredientes húmedos 

Sacamos del frigorífico con antelación la mantequilla, de modo que cuando la vayamos a utilizar esté blanda.

Lavamos muy bien con un cepillo la naranja que vamos a rallar para eliminar cualquier resto de producto químico. La rallamos y reservamos la ralladura. La pulpa de la naranja no la vamos a utilizar en esta receta.

Cortamos la mantequilla blanda en cubos y la vertemos en un bol. Añadimos la panela o el azúcar moreno. Batimos los dos ingredientes; nos podemos ayudar de una batidora de varillas.

Añadimos la miel, la ralladura de naranja, el huevo y la cucharada de Cointreau u otro licor de naranja de tu gusto. Batimos todos los ingredientes hasta que estén bien integrados.


02: Mezclamos en otro bol los ingredientes secos          

Vamos a mezclar en otro bol los ingredientes secos. Comenzaremos tamizando con ayuda de un colador la harina blanca de espelta, la almendra molida, la levadura química y la sal. Añadimos los chips de chocolate. A mí me gusta añadir la mitad de la cantidad de chocolate en chips/perlitas de chocolate y la otra mitad en chocolate troceado. El resultado de las galletas es un poco más rústico.

Reservamos algunos chips de chocolate para poner en la superficie de las galletas antes de hornear.


03: Integramos los ingredientes secos con los húmedos y damos forma a las galletas

Vertemos la mezcla de ingredientes secos en el bol donde teníamos la mezcla de ingredientes húmedos. Mezclamos hasta obtener una masa homogénea.

Dejamos reposar la masa en el frigorífico unos 15 ó 20 minutos. Este paso no es imprescindible pero la masa de las galletas es algo pegajosa y al enfriarse la mantequilla se solidificará y nos resultará más fácil manipular la masa para formar las galletas. Si tienes prisa puedes meter la masa de galletas unos minutos al congelador.

Precalentamos el horno a 180ºC. Preparamos un par de bandejas de horno, para ello las podemos engrasar con mantequilla o bien cubrir con papel de hornear.

Para formar las galletas de espelta, tomamos porciones de masa con una cucharita y les damos forma redondeada con las manos ligeramente humedecidas, de esta forma la masa no se nos quedará pegada a las manos. Las aplastamos ligeramente con la mano y las dejaremos más o menos gruesas en función de si nos gustan más abizcochadas o más crujientes; cuanto más finas más crujientes quedarán.

Opcionalmente podemos poner unos chips de chocolate en la superficie de las galletas una vez aplastadas.


04: Horneamos las galletas en dos tandas

Vamos a tener que hornear las galletas en dos tandas.

Para ellos introducimos la bandeja al horno a media altura y horneamos, con el horno precalentado a 180ºC, durante unos 10 ó 12 minutos, hasta que veamos que los bordes de las galletas se han tostado ligeramente.

Retiramos las galletas cuidadosamente con una espátula de la bandeja a un rejilla y las dejamos enfriar completamente. Aunque en un principio nos parezca que todavía están algo blanditas no hay que preocuparse, endurecerán al enfriarse.


05: Servimos las galletas de espelta, almendra, naranja y chips de chocolate

galletas de espelta

Y ya tenemos listas nuestras galletas de espelta caseras de harina de espelta, almendras, naranja y chocolate. Son perfectas para desayunar y comenzar el día con energía, o para acompañar el café o té de la sobremesa. 

Resultado


Estas sencillas galletas de espelta tienen un marcado sabor a naranja y chocolate, y el licor de naranja me parece que le da un toque delicioso y nos ayuda a intensificar el sabor de la naranja. Todo ello junto con el sabor de la almendra y la espelta hace que el conjunto sea muy sabroso.

Para elaborar estas galletas hemos utilizado harina blanca de espelta en lugar de harina de trigo. La espelta es un cereal altamente energético, ya que sus nutrientes principales son los carbohidratos aunque aporta menos calorías que la harina clásica de trigo. Destaca sobre todo por su alto contenido en proteínas de elevado valor biológico con aminoácidos como la lisina. Es también una estupenda fuente de fibra soluble, minerales; destacando el magnesio, fósforo, hierro y zinc, y vitaminas; sobre todo del grupo B.

Aunque no hay evidencias científicas, la harina de este cereal parece que es más fácil de digerir que la harina de trigo común. Es además más pobre en gluten que otros trigos, pero sigue teniendo gluten por lo que es un cereal que no deben consumir los celíacos.

La harina de espelta molida la podemos encontrar principalmente de dos tipos: integral y blanca. La harina blanca, que es la que hemos empleado en esta receta, es aquella a la que se le ha quitado el salvado y el germen, y aunque tiene un uso similar a la harina de trigo común, las proporciones en las recetas pueden variar ya que la harina de espelta tiene un gluten más frágil en comparación con la de trigo. La harina de espelta integral se asemeja al color y la textura de la harina de trigo común integral.