Wellbourne Salardú, alta cocina en el Valle de Arán - Cocinillas
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Wellbourne Salardú, alta cocina en el Valle de Arán

Wellbourne Salardú, alta cocina en el Valle de Arán

Wellbourne Salardú es un restaurante de alta cocina en el que puedes reponer fuerzas después de tus jornadas de esquí en el Valle de Arán.
En:

Viajar al Valle de Arán promete enamorarnos. Enamorarnos de sus paisajes, de sus tradiciones, de su gente y de su modo de vida. De esa naturaleza pura y de la desconexión de encontrarnos en un rincón único del planeta donde disfrutar de una de las mejores estaciones de esquí del mundo durante la temporada blanca. Pero también nos enamoraremos de su gastronomía, de esas recetas de toda la vida cocinadas a fuego lento, con productos locales y mucho cariño. Guisos de antaño repletos de sabor que reconfortan cuerpo y alma después de un día esquiando, en los que la caza y los productos de la tierra son protagonistas.

Wellbourne

Ficha y detalles del restaurante Wellbourne (Salardú)


  • Wellbourne aterriza en el Valle de Arán con un concepto culinario propio. Su innovador menú combina productos locales de los Pirineos con otros foráneos.
  • Lo mejor: Sus diferentes opciones. El menú Charles Packe para una experiencia gastronómica única; su espacio casual con cocina ininterrumpida para compartir propuestas a cualquier hora; y su espacio con chimenea para relajarse con un gin tonic y un picoteo informal.
  • DirecciónCarrer dera Mòla, 5. 25598 Salardú (Valle de Arán)
  • Horario: L a D 13:00 a 1:00 h.
  • Reservas: En los teléfonos (+34) 973 644 686 y (+34) 680 835 727
  • Precio: 35 euros a la carta / Menú Charles Packe 90 euros
  • Nota: 4/5

Wellbourne, cocina de innovación que no olvida sus raíces

Wellbourne

Como novedad de esta temporada, el pueblo de Salardú da la bienvenida a Wellbourne, un nuevo restaurante situado en el antiguo chalet de golf. En un enclave de ensueño, al lado del río Garona e inmerso en plena naturaleza, el silencio y el aire puro se apoderan de este bucólico rincón que acaba de aterrizar con una oferta innovadora de gastronomía aranesa con toques vanguardistas.

Wellbourne cuenta con tres espacios en los que desconectar y relajarse después de una jornada de esquí, descubriendo una cocina diferente a la que podemos encontrar en la mayoría de los restaurantes del Valle. En la sala Charles Packe, con cocina a la vista donde disfrutar del trabajo de los chefs en primera fila, se ofrece un menú degustación (90 euros/persona) de excepción en el que degustar propuestas como los irresistibles calçots a la brasa, champiñones y praliné de avellana y trufa; unas sorprendentes cebollitas braseadas con puré de cebolla caramelizada y caldo de cebolla y pino; o el exquisito confit de trucha, puerros tiernos, fresas verdes avinagradas, mejillón y zumo de perejil.

Wellbourne

Todas las propuestas cuentan con materias primas propias del Valle, que en cocina quieren destacar y dar “una vuelta de tuerca” con elaboraciones más sofisticadas e incluyendo otros ingredientes foráneos. El menú irá variando según temporada y teniendo en cuenta el mejor producto disponible cada día en los mercados.

Wellbourne

El segundo espacio de Wellbourne es su restaurante après-ski, con una oferta más extensa que propone platos y raciones para compartir en un ambiente más distendido y relajado. Las verduras, las carnes y los pescados continúan siendo protagonistas de una carta variada que se adapta a todos los gustos. Remolacha a la brasa, queso de oveja, avellanas y balsámico añejo; sopa rústica de butifarra negra, judía blanca y tomate; salmonete, pimienta d’espelette, alioli y sopa bullabesa; ternera rubia gallega ahumada a la brasa sobre enebro, puré de patata, cebolla caramelizada y hojas de invierno… son sólo algunas de las delicias que pueden saborearse en horario ininterrumpido de 13h a 23h.

Wellbourne

En este mismo espacio se encuentra el rincón de la chimenea, en el que relajarse después de comer o cenar con un gin tonic. También se convierte en el lugar ideal para picar algo después de bajar de pistas, visitas que sin duda apetece alargar entre sabrosas raciones y una bodega de lo más interesante.

Por último, en su planta de arriba, Wellbourne cuenta con diferentes espacios reservados a cenas privadas, eventos, fiestas o visitas en las que se busca más intimidad. La zona cuenta con barra propia y unas vistas al bosque de Salardú que merece la pena disfrutar a través de sus inmensas cristaleras. Para los pequeños de la casa, nada como dejar que disfruten en la planta baja mientras los mayores alargan la sobremesa. Allí cuentan con un espacio preparado para ellos con diferentes juegos y actividades, del que muchos de ellos seguro que no quieren salir.

30 años de experiencia, 12 estrellas Michelin

Al frente de los fogones de Wellbourne se encuentran los chefs Ross Gibbens, Michael Kennedy y James Goodyear, quienes se conocieron en las cocinas de Dabbous, restaurante londinense con una estrella Michelin. Gibbens ha pasado además por equipos de restaurantes y hoteles muy destacados de Reino Unido entre los que están Le Manoir aux Quat’Saisons de Raymond Blanc, The Vineyard, The Square en Mayfair y Launceston Place en Kensington.

Wellbourne

Por su parte, Kennedy, originario de Nueva Zelanda, ha formado su carrera en Mayfair, Launceston Place, donde conoció a Ross, Dabbous y  Wallfish Bistro, para finalmente unirse a Wellbourne junto a sus compañeros.

En cuanto a Goodyear, cuenta con experiencia en cocinas de la talla de Mugaritz, con dos estrellas Michelin, en San Sebastián, además de un engrosado recorrido por importantes restaurantes de Dinamarca, Australia y Noruega. En Reino Unico trabajó en Peels Restaurant (una estrella Michelin), Dabbous, Le Manoir aux Quat’Saisons (2 estrellas Michelin) y The Fat Duck (3 estrellas Michelin). Su regreso a España le ha permitido ponerse al frente de los fuegos de Wellbourne.