Albóndigas de bonito con salsa teriyaki casera, una receta para ponerte las botas
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Albóndigas de bonito con salsa teriyaki casera, una receta para ponerte las botas

Albóndigas de bonito con salsa teriyaki casera, una receta para ponerte las botas

Si no sabes cómo comer pescado porque no puedes con las espinas toma nota de estas albóndigas de bonito con salsa teriyaki

Preparación: 40 min     Dificultad: fácil     Unidades: 18


Hoy vamos a preparar unas albóndigas de bonito que están realmente deliciosas. En la receta original que me pasó una amiga las albóndigas eran de atún, pero a falta de este pez en el mercado estos días, las he elaborado de bonito y el resultado ha sido igualmente buenísimo.

Vamos a acompañar estas albóndigas de una salsa teriyaki casera que combina estupendamente con el sabor de nuestras albóndigas. Esta salsa es una de las más utilizadas en la cocina japonesa. Básicamente se elabora mezclando y cociendo cuatro ingredientes: mirin, sake (aunque se puede utilizar otro alcohol), salsa de soja y azúcar. Nosotros hemos añadido también vinagre de arroz, que le da un punto. Hay quien añade y también un poco de jengibre.

Ingredientes para elaborar las albóndigas de bonito con salsa teriyaki casera


  • Perejil fresco, 5 ó 6 ramitas (solo las hojas)
  • Ajo, 1 diente
  • Cebolleta, 80 g
  • Bonito fresco, 1 rueda de 500 g
  • Huevo, 1
  • Pan rallado, 2 cucharadas
  • Sal, 1 cucharadita
  • Pimienta recién molida
  • Harina, para enharinar las albóndigas
  • Aceite de oliva virgen extra, para freír las albóndigas

Ingredientes para elaborar la salsa teriyaki casera


  • Salsa de soja, 100 ml
  • Sake, 50 ml (o Jerez seco)
  • Mirin, 75 ml
  • Vinagre de arroz, 30 ml
  • Azúcar moreno, 35 g
  • Maizena, 1 cucharada colmada

Elaboración de las albóndigas de bonito con salsa teriyaki casera


01: Picamos las verduras y el bonito y mezclamos 

Vamos a picar el ajo, las hojas de perejil y la cebolleta. Podemos hacerlo a mano o ayudarnos de un robot de cocina con accesorio picador. Yo he utilizado la Thermomix, para ello he programado 6 seg/vel 4. Bajamos los restos adheridos a las paredes con ayuda de la espátula y si es necesario repetimos la programación una vez más.

Cortamos el bonito en trozos y lo picamos también. Si lo hacemos con la Thermomix programamos 4 seg/vel 4. El atún es una carne muy tierna y no habría ningún problema en picarlo a mano.


02: Añadimos el resto de ingredientes a la masa de las albóndigas

Vertemos la mezcla de bonito, y verduras en un bol amplio y añadimos el huevo, el pan rallado (he utilizado pan rallado de ajo y perejil para añadir más sabor), la sal y la pimienta recién molida. Mezclamos bien con una espátula hasta integrar bien todos los ingredientes.

Tapamos el bol y dejamos reposar la masa de las albóndigas en el frigorífico para que se integren los sabores.

Mientras tanto, vamos a preparar la salsa teriyaki.

03: Preparamos la salsa teriyaki casera

Ponemos en un cazo todos los ingredientes de la salsa teriyaki: la salsa de soja, el vinagre de arroz, el azúcar moreno, el sake (o jerez seco), el mirin y la maizena. Removemos bien para disolver la maizena en los ingredientes líquidos.

Cuando la maizena está completamente disuelta, ponemos el cazo a fuego medio y cocinamos durante unos 5 minutos removiendo continuamente para que se integren los ingredientes y la salsa reduzca; así será más fácil pintar las albóndigas.

Retiramos del fuego cuando haya reducido y alcanzado el espesor deseado. La salsa tendrá un aspecto de caramelo brillante.

Probamos y rectificamos de algún ingrediente si lo vemos necesario. Si te parece demasiado fuerte la puedes rebajar con un poco de agua.

Dejamos enfriar la salsa mientras cocinamos las albóndigas. Para cuando terminemos de freír todas las albóndigas ya la tendremos lista para dar buena cuenta de ella.


04: Damos forma a las albóndigas de bonito y las freímos

Sacamos la masa de las albóndigas del frigorífico. Con una cuchara cogemos porciones de masa y les damos forma redondeada con las manos.

Para rebozar las albóndigas con la harina más fácilmente, yo suelo poner una cucharada de harina en un bol y echar en él las albóndigas de una en una. Luego muevo el bol haciendo círculos y la albóndiga se irá rebozando sola y mantendrá la forma redondeada.

Ponemos una sartén al fuego con aceite de oliva virgen extra y vamos friendo las albóndigas en tandas, sin amontonar. Las vamos haciendo rodar por la sartén, hasta que estén ligeramente doradas por todas sus caras.

Sacamos y reservamos sobre papel de cocina para eliminar el exceso de grasa de la fritura.


05: Servimos las albóndigas de bonito con salsa teriyaki casera

Albóndigas de bonito con salsa teriyaki casera

Servimos las albóndigas de bonito calentitas. En esta ocasión las hemos servido como si fueran un aperitivo. Para ello hemos puesta cada albóndiga sobre un pan de gambas, le hemos añadido una cucharadita de la salsa teriyaki casera y hemos espolvoreado con sésamo tostado por encima.

De esta forma tendremos varias texturas en cada bocado; el crujiente del pan de gambas, el bocado jugoso y blandito de la albóndiga y la textura melosa y densa de la salsa teriyaki.

Resultado


Por supuesto, si no eres amante de los sabores asiáticos y no te gusta la salsa teriyaki, siempre puedes preparar las albóndigas de bonito tal y como hemos hecho, y acompañarlas de una tradicional salsa de tomate.

Si quieres preparar una deliciosa salsa de tomate rápida y al microondas, toma nota:

Igualmente podrías presentarlas como aperitivo tal y como hemos hecho más arriba, o bien utilizando unas cucharitas de aperitivo sobre las que pondríamos una cucharada de salsa de tomate y sobre ella la albóndiga.

Pero te recomiendo que pruebes esta salsa teriyaki casera, porque es mucho más sabrosa que la que podemos encontrar en cualquier tienda y sin conservantes. Además, siempre la puedes tunear a tu gusto y poner y quitar ingredientes.

Esta salsa es perfecta para acompañar carnes, sobre todo pollo, verduras y pasta. Si la queremos utilizar para acompañar unos noodles, necesitaremos la salsa más ligera, por lo que no será necesario añadir la maizena, o añadiremos la mitad de la cantidad, y cuando la pongamos al fuego no será necesario que hierva y reduzca tanto.

Si te sobran albóndigas, las puedes congelar sin problema. Y la salsa la puedes conservar durante varias semanas en un bote hermético en el frigorífico.

Te dejo dos propuestas para que disfrutes de la salsa teriyaki casera que te sobre: