Pan de hamburguesa de espelta con y sin Thermomix
Cocinillas, la gastronomía de El Español

Cocinillas

Pan de hamburguesa de espelta con y sin Thermomix

Pan de hamburguesa de espelta con y sin Thermomix

Aprende esta receta de pan de hamburguesa de espelta con y sin Thermomix, unos panecillos tiernos y sabrosos perfectos para tus burgers.

Preparación: 30 min     Horneado: 20-25 min     Dificultad: fácil     Unidades: 8


Es todo un gustazo preparar nuestro propio pan casero para elaborar unas deliciosas hamburguesas caseras, y aunque no seas un cocinillas muy mañoso estos panes de hamburguesa te van a salir deliciosos sí o sí porque son muy fáciles de elaborar. Como suele pasar cuando elaboramos pan, el principal “pero” es el tiempo de espera entre levados de la masa, pero el real tiempo de trabajo es bastante reducido.

Para elaborar estos panes hemos combinado harina de espelta blanca con harina de fuerza y hemos decorado la parte superior de algunos con semillas y la de otros con una mezcla de quesos rallados. El resultado ha sido espectacular en todos los casos.

Ingredientes para elaborar 8 unidades de pan de hamburguesa de espelta


  • Harina de fuerza, 250 g
  • Harina de espelta, 250 g
  • Levadura seca de panadería, 3,3 g (*)
  • Sal, 10 g
  • Azúcar, 20 g
  • Huevo L, 1
  • Agua, 125 g
  • Leche entera, 150 g
  • Aceite de oliva virgen extra, 25 g

Para decorar nuestro pan de hamburguesa de espelta

  • Semillas de sésamo
  • Pipas de girasol
  • Queso rallado
  • Agua, para pincelar

(*) Puedes sustituir la levadura seca de panadería por 10 g de levadura fresca de panadero.

Elaboración del pan de hamburguesa de espelta


01: Mezclamos los ingredientes y elaboramos la masa del pan de hamburguesa con harina de espelta. Primer amasado y levado

Ponemos en el vaso de la Thermomix la leche, el agua, el huevo batido, el aceite y la cucharadita de sal y mezclamos programando 2 min /37ºC/vel 3.

Añadimos la harina de espelta, la harina de fuerza, el azúcar y la levadura y programamos 8 seg/vel 3.

Amasamos programando 5 min/ velocidad espiga.

Sacamos la masa de vaso y amasamos ligeramente sobre una superficie ligeramente enharinada hasta darle forma de bola. La colocamos en un bol que previamente habremos aceitado ligeramente y tapamos con un trapo o film transparente. Dejamos reposar la masa en un lugar cálido y sin corrientes hasta que doble su volumen, por lo menos una hora y media.

Si queremos elaborar la masa del pan de las hamburguesas de la manera tradicional, los pasos son los siguientes:

Ponemos la levadura en un cuenco pequeño y añadimos un poco de leche templada. Tenemos que tener cuidado con la temperatura de la leche y no añadirla muy caliente, ya que en ese caso nos podría fallar la levadura.

En un bol aparte, mezclamos la leche restante, el agua tibia, el huevo, el aceite y la sal.

En otro bol amplio, añadimos las dos harinas y el azúcar y hacemos un hueco en el centro, a modo de volcán. Vertemos en el centro el contenido de los otros dos cuencos. Mezclamos bien y amasamos durante varios minutos.

Igualmente en este caso hacemos una bola con la masa, la colocamos en un cuenco aceitado, la tapamos y dejamos reposar.

Tanto si elaboramos la masa con la Thermomix como si lo hacemos de forma tradicional, la masa deberá de quedar lisa y elástica Si está demasiado pegajosa podemos añadir algo más de harina para manejarla bien, pero no debemos pasarnos o los panes de hamburguesa nos quedarán menos esponjosos.


02: Quitamos el aire a la masa de nuestros panes, la cortamos en 8 porciones y boleamos. Segundo amasado y fermentado

Cuando la masa ha doblado su volumen, la depositamos en la encimera espolvoreada ligeramente con harina. Volvemos a amasar para quitar el aire a la masa.

Cortamos la masa en trozos de unos 100 gramos. Damos forma de bola a cada trozo de masa intentando obtener bolas con la superficie bien lisa.

Vamos depositando las bolas de pan en una bandeja de horno cubierta con papel de hornear y las aplastamos ligeramente.

Tapamos con un paño de cocina húmedo y de nuevo dejamos fermentar hasta que doblen su volumen, tardarán una hora más o menos.


03: Pincelamos los panes de hamburguesa con agua y espolvoreamos con semillas y queso a nuestro gusto

Precalentamos el horno a el horno a 220°C, calor arriba y abajo.

Una vez que los panes han aumentado su volumen, pincelamos suavemente con agua cada pan de hamburguesa con ayuda de un pincel de cocina; podemos también pincelar los panes con clara de huevo, o huevo batido, a nuestro gusto.

Espolvoreamos abundantemente con los ingredientes elegidos. En esta ocasión, he añadido por encima sésamo tostado, pipas de girasol y una mezcla de quesos rallados, y así he hecho un surtido de 4 tipos de panes: dos solo con pipas de girasol, otros dos solo con sésamo, otros dos con ambas semillas y otros dos con la mezcla de quesos rallados; de esta forma todo el mundo tendrá su pan perfecto.

Presionamos ligeramente para que las semillas queden perfectamente adheridas y no caigan durante el horneado y la manipulación.


04: Horneamos los panes de hamburguesa

Cuando el horno esté listo, bajamos la temperatura a 200ºC y para favorecer la humedad en el interior del horno pulverizamos con agua o introducimos en la parte baja un recipiente apto para horno con agua caliente. Metemos la bandeja con los panes de hamburguesa en la zona media del horno y horneamos durante unos 20 ó 25 minutos, hasta que veamos los panes ligeramente dorados.

Como siempre, el tiempo de horneado es aproximado y depende en gran medida de nuestro horno. Deberemos vigilar la primera vez y tomar nota para las siguientes ocasiones.

Dejamos enfriar los panes completamente sobre una rejilla para que no suden y no se pongan blandos por la base.


05: Servimos los panes de hamburguesa con harina de espelta

pan de hamburguesa de espelta

Y ya tenemos listos nuestros panes de hamburguesa caseros con harina de espelta, ahora ya nos podemos preparar la mejor hamburguesa casera.

Para abrir nuestros panes de hamburguesa sin que se rompan es aconsejable utilizar un cuchillo especial de cortar el pan, ese con el filo en sierra de grandes dientes, de este modo desgarraremos las fibras del pan fácilmente.

Resultado


Estos panes de hamburguesa caseros con harina de espelta son deliciosos, ligeros y de miga muy esponjosa.

Los podemos personalizar espolvoreando encima las semillas que más nos gusten, por ejemplo semillas de amapola, de sésamo negro, pipas de calabaza, etc. o utilizar quesos rallados fundentes con mayor o menor sabor.

La harina de espelta es una harina de poca fuerza pero es panificable y se puede usar sola o mezclada con otras harinas. En este caso la hemos mezclado con harina de fuerza para evitar que el pan quede demasiado compacto.

Los panes de hamburguesa que no vayamos a consumir en el día los podemos congelar una vez fríos, envueltos en film transparente. Cuando los vayamos a utilizar tan solo tendremos que tostarlos un poco para poder disfrutar de ellos como si fueran recién hechos.